Momentos de la planificación estratégica

 

Buenas noches!

En la clase de hoy comenzamos profundizando sobre los momentos de la planificación estratégica, detallando categorías y conceptos centrales incluidos en cada una de las instancias del proceso. Vale destacar que acá se analizan los momentos de la planificación estratégica según Carlos Matus y Mario Rovere, quien ha escrito siguiendo al primero de los autores. Pero existen otros procedimientos, con mayores o menores diferencias en cuanto a pasos y momentos, pero similares en el ‘espíritu’ del enfoque. Pueden utilizar otros si les resulta más simple. Acá les dejamos varias opciones (hacer click en cada una para acceder a la bibliografía específica): opción 1, opción 2, opción 3   

Momentos de planificacionSe señaló que los momentos se ordenan bajo una secuencia que transita desde los aspectos generales a los particulares de la realidad donde se desarrolle la intervención. Esto permite enriquecer el proceso de planificación en tanto se identifican aspectos del contexto, de los actores, los problemas, los recursos, etc., los cuales deben ser considerados al momento de tomar decisiones y desarrollar acciones que marquen el rumbo del proyecto.

A continuación, se desarrolla cada uno de los momentos.

Análisis de la situación

Ubicado en el campo lógico ‘analítico’, cuya distancia al objeto de intervención es de ‘mayor globalidad’, este es un momento donde se obtiene un análisis panorámico de la realidad que se busca transformar, caracterizando la misma. Aquí se pretende responder ¿qué está pasando? ¿porqué y por quiénes está pasando? de modo que sea posible delimitar la situación problemática.

Resulta importante reconocer que las respuestas a dichos interrogantes, se construyen desde las representaciones de los actores que intervienen en la planificación. Esto, no es menor si se considera que los actores configuran tales representaciones de acuerdo al lugar y al rol que desempeñan en su realidad.

Este momento enfrenta ciertas complejidades a considerar. Por un lado, las ‘coordenadas’ de trabajo, que suponen identificar ‘¿quiénes somos nosotros?’ (los actores que planifican), ‘¿cuál es el espacio?’ (donde se va a intervenir) y ‘¿quiénes son los otros?’ (actores a considerar en la planificación). Delimitar el espacio de intervención implica definir su naturaleza, que puede ser, ‘geográfica'(trabajar con un municipio, una ONG, unión vecinal, hospital, por ejemplo), ‘simbólica’ (se define la instancia de gobierno que debe responsabilizarse del problema social identificado, por ejemplo una campaña de prevención sobre determinada patología) o puede tratarse de un espacio ‘mixto’ (supone definir simultáneamente un territorio y un espacio simbólico de responsabilidad, por ejemplo promover estrategias de Atención Primaria de la Salud en el Centro Integrado Comunitario del departamento de Zonda).

Cabe aclarar que la definición de los espacios es provisoria y puede modificarse en la medida que las condiciones del contexto se modifican. Una vez que se define el espacio, resulta más sencillo identificar a los ‘otros’ actores relevantes, reales o potenciales, que intervienen en el territorio y que voluntariamente pueden favorecer o perjudicar el logro de los objetivos de acuerdo a los recursos de poder que poseen y controlan.

Otra de las complejidades tiene que ver con la ‘subjetividad’; rasgo que interviene en el proceso de construcción y reconstrucción de la realidad según la ‘posición’ que ocupan los actores. También es importante identificar el ‘sistema de valores’ que estos poseen, el cual opera como una lente que sobrevalora determinadas situaciones, a la vez que reduce la importancia de otras. Asimismo, tener en cuenta la ‘experiencia’ de quienes participan y la ‘intencionalidad’ de ser parte del proceso de planificación.

La ‘opacidad’ en la construcción e interpretación de la realidad es otra de las complejidades de este momento. Cuando surgen ciertos hechos o acontecimientos que no pueden ser explicados respecto a su constitución, allí se advierte la opacidad, que en ocasiones resulta ser un acto intencional cuando la transparencia pone en peligro el poder de quienes informan. Por otro lado, el ‘devenir’ de las situaciones que se gestan y desarrollan en escenarios dinámicos, es otra de las complejidades; frente a lo cual es necesario realizar un análisis histórico para comprender la manifestación de los acontecimientos en el presente, y un análisis tendencial que posibilite obtener una previsión de la realidad.

Investigación del problema

imagesUbicado en el campo lógico ‘analítico’ cuya distancia al objeto de intervención es de mayor especificidad. Es un momento en el que se estudia de forma detallada una porción de la situación que fue problematizada, identificando el problema que explicita la brecha entre la situación actual y la situación deseada a la que se pretende llegar.

El tipo de problema que se trate, puede definirse en función de ciertos criterios a saber:

  • Ubicación del problema en el espacio. Los actores que planifican tienen la percepción de estar trabajando desde un ‘afuera’ (la realidad) y un ‘adentro’ (la organización). Ante esto, hay problemas que se presentan, o se perciben, en el afuera y son llamados ‘problemas terminales’; como así también hay problemas que surgen en el adentro y son llamados ‘problemas intermedios’.
  • Ubicación del problema en el tiempo. La preocupación por encontrar una respuesta puede surgir a partir de problemas ‘actuales’ o problemas ‘potenciales’ los cuales pueden manifestarse en el futuro.
  • Grado de ‘estructuración’ del problema. Los problemas ‘estructurados’, reconocen una estructura explicativa que explicita las causas que lo generan (por ejemplo, aumento de casos de cáncer de cuello uterino debido a la baja cantidad de controles ginecológicos en la zona X –existe una relación determinista entre la causa y el problema). Los problemas ‘inestructurados’, reconocen una red explicativa que no define claramente cuáles son las causas del problema, lo que dificulta definir el curso de la intervención (por ejemplo, escasez de obras barriales debido a la corrupción del municipio de la comuna no hay una relación determinista entre la causa y el problema). El grado de estructura de un problema no es estático, puede variar de acuerdo a la ocurrencia de los hechos. En lo que respecta a la ‘explicación’ del problema , se puede configurar una estructura o red explicativa que expliciten la profundidad, desde los planos , o la extensión del problema, desde el espacio

Los ‘planos de explicación de un problema’ se distinguen en:

Un plano funcional (es la manifestación del problema ante los sentidos, de la cual surgen las primeras explicaciones más funcionales del mismo), un plano estructural (es el problema propiamente dicho, que refleja los recursos o elementos que lo generan) y un plano genoestructural (son las causas que dan explicación al problema).

En cuanto a los ‘espacios de explicación de un problema’, puede darse en un espacio singular (el problema puede explicarse desde las decisiones o responsabilidades del actor que planifica; por ejemplo, la gente de la comunidad plantea que la escasez de controles ginecológicos se debe a la ausencia de un centro de salud en el lugar), en un espacio particular (el problema es de la misma naturaleza que en el espacio anterior pero excede las decisiones de quien planifica; por ejemplo, los escasos controles se deben a la falta de campañas de prevención en la zona), y un espacio general (intervienen otros campos de explicación al problema; por ejemplo, el nivel cultural de la población contribuye a la gestación del problema).

Identificación de la Visión

visiónUbicado en el campo lógico ‘proyectivo’, del deber ser, cuya distancia al objeto de intervención es de ‘mayor globalidad’. Este momento se caracteriza por movilizar valores, deseos y compromisos de los involucrados en la planificación, quienes identifican y expresan con la mayor precisión posible lo que quieren lograr en el futuro.

La visión es una descripción del futuro deseable, realista, creíble y comunicable; y su nivel de abstracción varía en función de los intereses y deseos de los actores que planifican.

En la gráfica que presentáramos en párrafos anteriores sobre pensamiento estratégico (desde una situación actual hacia una utopía concreta)  se explicita cómo la construcción de la visión es lo que contribuye a direccionar la trayectoria a seguir para poner el objetivo al alcance.

La ‘utopía concreta’ refiere a todas las expectativas que por más difícil e inaccesible que parezca lograrlas, existe alguna trayectoria posible para alcanzarlas. La imagen permite advertir cómo desde la situación actual, definida en el momento de análisis de la situación, se construyen tres caminos posibles a corto, mediano y largo plazo; los que pueden gestarse en un escenario probable, pesimista u optimista, de acuerdo a las variantes que se presenten a la planificación.

La trayectoria ideal, representada en las flechas que unen las situaciones objetivos de los diferentes plazos establecidos, sería seguida en el caso que no existieran obstáculos o actores con intereses opuestos a los definidos inicialmente.

Las flechas en sentido inverso, reflejan cómo las representaciones del futuro influyen en las representaciones que configura en las prácticas cotidianas del presente. Para ello resulta útil realizar un ‘análisis prospectivo’ que, una vez definido ese futuro al que se quiere llegar, nos permite establecer qué hay que hacer para lograrlo.

Diseño de Programas

diseñoUbicado en el campo lógico ‘proyectivo’ cuya distancia al objeto de intervención es de ‘mayor especificidad’. Es un momento en el que se establece una relación entre medios y fines, definiendo actividades concretas, identificando recursos disponibles y potenciales. En esta instancia se diseña la estructura general y detallada de los programas a través de los cuales se va a ejecutar la intervención planificada, mediante operaciones definidas y organizadas de forma modular, constituyendo un sistema de relaciones entre recursos, productos y resultados.

De acuerdo a la tipología que adquieren los programas, se advierte la respuesta que brindan a las demandas de la población. Estos pueden distinguirse en programas verticales, horizontales, universales o focalizados. Por ello es que resulta importante sustentar el diseño de los programas en la investigación de los problemas, lo que otorga precisión a las decisiones orientadas al alcance de los objetivos.

Otra de las características de la planificación que contribuye al diseño de programas, tiene que ver con la ‘apertura programática’ que favorece la convergencia entre programas, los cuales se agrupan a los fines de lograr resultados más globales.

Respecto a los criterios considerados al momento de seleccionar un programa, se tiene en cuenta el ‘potencia direccional’ del programa para lograr la situación objetivo, también la consistencia del mismo respecto a las políticas sociales vigentes, el grado de transferencia de recursos que se logre hacia los sectores desfavorecidos, el grado de autonomía posible desde las operaciones diseñadas, entre otros.

Construcción de Viabilidad

viabilidadUbicado en el campo lógico ‘constructivo’, del poder ser, cuya distancia al objeto de intervención es de ‘mayor globalidad’. En este momento se identifican, se definen y diseñan las estrategias apropiadas que le otorgarán viabilidad a los programas diseñados, de modo que aporten al logro de los objetivos seleccionados.

La lógica del momento responde a la construcción de viabilidad sobre aquello que se considere como imprescindible, ya sea que se trate de la Visión identificada o de un programa, a través del diseño de estrategias. Como vimos anteriormente, la estrategia es el uso de los movimientos tácticos que direccionan los esfuerzos hacia el objetivo que se pretende alcanzar.

Ahora bien, en este momento es importante definir el desarrollo instrumental de la planificación estratégica a desarrollar. Por un lado, referir a la ‘instrumentación de los objetivos’ definiendo cómo éstos se van a lograr; también tener en cuenta el ‘aprovechamiento de las coyunturas’, es decir, detectar obstáculos y facilidades en el ambiente al momento de intervenir. Asimismo, considerar que surgen actores relevantes en el campo de intervención, y que éstos actores se interrelacionan en espacios donde las reglas que regulan el intercambio no están claramente establecidas, o bien están en disputa.

Las relaciones de poder que desarrollan estos actores pueden caracterizarse como relaciones de coacción (el poder circula de forma vertical), de confrontación (surge la competencia y el conflicto de acuerdo a la existencia o no de reglas), y de cooperación (se construyen acuerdos, se establecen alianzas, se negocia).

Este tema será profundizado en la Unidad II y Unidad III, cuando aborden tema de Ciclo de Vida de los Proyectos.

Programa Táctico Operativo

ptoUbicado en el campo lógico ‘constructivo’, del poder ser,  cuya distancia al objeto de intervención es de ‘mayor especificidad’.

Este momento se caracteriza como ‘Táctico’ porque debe instrumentar las estrategias identificadas en la construcción de viabilidad. Es ‘Operativo’ en la medida que operacionaliza los programa diseñados.

En esta instancia se pretende obtener herramientas que posibiliten la intervención directa sobre la realidad, no sólo desde operaciones precisas que indiquen qué hacer sino también desplegando estrategias concretas en espacios poco previsibles y en problemas poco estructurados.

Respecto a las complejidades que pueden presentarse en esta instancia, es necesario considerar el nivel de estructuración o desestructuración de los problemas que se enfrentan, lo que condiciona el impacto de la intervención, la escala, el tamaño y diversidad de las variables de los programas que se desarrollen, a medida que los programas se amplifican se requiere de herramientas más complejas que aborden las nuevas manifestaciones, y el nivel de presión en la toma de decisiones, que ejercen algunos actores o circunstancias y que incrementan el riesgo de cometer errores en nuestras intervenciones.

Para abordar o contener este nivel de complejidad, es posible acudir a ciertas herramientas que permitan amortiguar el impacto de las dificultades.

La organización por resultados permite distribuir los recursos disponibles para lograr los resultados establecidos.  El presupuesto por resultado tiene la finalidad de clarificar cuántos recursos se asignan para alcanzar los resultados previstos, evaluando el costo que ello implica en la intervención. La evaluación por resultados brinda información confiable, comparable y comunicable respecto a las actividades desarrolladas, el uso de los recursos y los resultados obtenidos.

Para concluir con este tema, planteamos la necesidad de trabajar sobre el desarrollo del pensamiento estratégico -que busca alcanzar un fin (utopía concreta) identificando diferentes caminos posibles que le permitan lograrlo- destacando sus aportes para las intervenciones que suelen reinventarse ante las demandas cada vez más complejas.

 

Acto mecánicoCompartimos un gráfico que intenta ilustrar un comportamiento ´monótono´, ´automático´, ´por imitación´, a partir del cual reflexionamos acerca de la importancia de experimentar la curiosidad, la creatividad, la motivación, más allá de las herramientas o métodos que pueden orientarnos ante determinadas situaciones.

 

Para finaliza la clase, se planteó que las instancias de la planificación, para contribuir con intervenciones de real impacto, requieren de profesionales  formados, comprometidos, capaces de articular recursos para afrontar las dificultades propias de los escenarios donde confluyen diferentes fuerzas. Esto implica desarrollar el rol de gestores sociales, el cual nos permite optimizar el esfuerzos de los actores y materializar en transformaciones concretas la inversión que se haga en capital humano. También este proceso constructivo, mediado por la motivación y la creatividad, implica promover una fuerza al interior de las organizaciones que busque la mayor y mejor productividad de las acciones, la eficiencia y eficacia en cuanto al logro de los resultados, buscando generar, a su vez, un desarrollo personal y colectivo a través de calidad de las intervenciones.

Este último tema se desarrollará completamente en el próximo encuentro.

Recuerden comenzar a interactuar con las lecturas recomendadas para ir apropiándose de los conceptos y las herramientas que los ayudarán a trabajar los temas a través de los ejemplos.

Saludos,

Equipo cátedra.-

Caja de herramientas sobre PLANIFICACIÓN ESTRATÉGICA

 

Buenas, qué tal?

En esta entrada queremos compartir una serie de materiales sobre planificación estratégica, los que son de lectura optativa. En el desarrollo de la clase hemos indicado los documentos centrales sobre esta temática, básicamente los escritos por Carlos Matus y Mario Rovere. Estos están disponibles sólo en versión impresa, por lo que deben acceder mediante fotocopias, ya que estos libros están agotados y no se consiguen en las librerías.

Hemos realizado un exhaustiva búsqueda de materiales, tan buenos como los mencionados, incluso que citan y se valen de los anteriores, y que bien podrían ser el instrumento de acceso y estudio a este enfoque de planificación. En consecuencia, la lista de libros de libre acceso (pdf) que a continuación compartimos es para quienes prefieran estudiar de manera virtual y no gastar en fotocopias. Pueden elegir el material que les resulte más accesible para preparar este tema (hacer click sobre el libro para bajar pdf). Este es un tema de central importancia de la unidad I.

Saludos!

Equipo Cátedra.

 

 

 

 

 

 

 

Esperamos este material les resulte de utilidad!

Saludos cordiales del Equipo Cátedra!

 

Planificación Normativa y el Enfoque Estratégico

 

Hola, qué tal?

En esta ‘entrada’ compartimos la síntesis de la clase sobre los enfoques de planificación más mencionados en el campo del desarrollo social: el enfoque de planificación normativa (tradicional) y el enfoque de planificación estratégica.

Con este tema, nos proponemos descubrir y comprender las fortalezas y debilidades de los modelos y formas de planificar presentes en diferentes niveles de formulación y ejecución de políticas sociales y de los gestores y operadores de programas destinados a la situación de pobreza. En principio se intenta descubrir, caracterizar, los elementos centrales de una intervención planificada, para luego rescatar elementos valiosos de un enfoque estratégico de planificación, entendiendo que este enfoque permite acortar la distancia que media entre la reflexión y la acción, entre la investigación y la práctica. Estas dos clases han profundizado sobre uno de los temas centrales de la unidad I del programa de estudio, el de la Planificación Estratégica. Este enfoque se lo compara con la Planificación Normativa o ‘tradicional’, la cual generalmente demarca un límite artificial entre lo técnico y lo político, genera pasividad y bajo compromiso, entre otras desventajas. Se presenta al pensamiento estratégico y su estilo de planificación, como un proceso que se construye colectivamente, orientado a mejorar la cantidad, calidad y cobertura de servicios y bienes para revertir o compensar las carencias estructurales y funcionales de la población y, que en última instancia, apunten a remover las causas que las originan.

¿Qué es planificar y cuáles son los elementos principales de una planificación? 

Retomemos primero algunos conceptos generales sobre planificación ya desarrollados en clases anteriores. Se puede decir que la planificación es el procedimiento mediante el cual se seleccionan, ordenan y  diseñan las acciones que deben realizarse para el logro de determinados propósitos, procurando una utilización racional de los recursos disponibles para contribuir al desarrollo económico, social y cultural de un país; enmarcado ésto en diversas estrategias impulsadas por cada Estado en lo que se conoce como políticas públicas y sociales.

Así, la planificación sería un elemento más específico, constitutivo de las políticas públicas. La planificación se constituye como una herramienta de trabajo orientada a anticiparse a los acontecimientos económicos, culturales, sociales, educacionales y de salud que afectan a la población, pero con una relativa ventaja de encauzarlos en una determinada dirección. En relación a este último punto se debe considerar la activa participación de diversos profesionales con conocimientos técnicos y por sobretodo capacitados para visualizar, criticar y encontrar soluciones factibles a los problemas sociales de contingencia que afectan a la sociedad. Planificar es un proceso que introduce previsión y racionalidad a un curso de acción futuro, por lo tanto, es fundamental para el desarrollo de las funciones del Trabajador Social a niveles macro y micro al interior de una organización.

Una intervención Planificada

Procurando simplificar el proceso de planificación, podemos decir que una intervención planificada supone: (a) una clara noción y conocimiento de la situación que se quiere cambiar (diagnóstico social, análisis situacional, etc.); (b) claridad consensuada sobre el propósito, cambios o situación deseada a la que se quiere alcanzar con la intervención; (c) una estrategia o modo de intervención que explique cómo se va a transitar desde la situación inicial a la deseada; y (d) un período de tiempo en el que transcurrirá el proceso, con claridad en cuanto a recursos necesarios, actores intervinientes, supuestos de acción, etc.

La gráfica ilustra este conjunto de elementos necesarios en una intervención planificada. Frente a ella, nos preguntamos ¿cómo encajan estos elementos en diferentes enfoques planificación? Para responder la pregunta, nos imaginamos un cuadrante que postula y combina extremos posibles entre la situación de contexto donde nos toca intervenir (contexto totalmente estable versus contexto totalmente inestable) y los diferentes grados de planificación y, por contra, improvisación. En este esquema, intentamos a priori identificar cómo y con qué características se podrían ubicar los dos grandes enfoques de planificación que analizamos en la clase.

planificacion improvisacionMientras la planificación normativa, como veremos más adelante, es muy útil para contextos estables, en tanto es rígida, supone un pensamiento lineal, causa-efecto y asume que todos los elementos serán posibles de desarrollarse como se han pensado inicialmente; la planificación estratégica, como también veremos más adelante, es más apropiada a contextos dinámicos, fluctuantes, donde la acción de diferentes actores puede modificar no sólo la intervención sino los supuestos y propósitos de la misma, lo cual supone acciones creativas, constructivas y de búsqueda constante para lograr los propósitos iniciales.

Sobre estos aspectos y elementos de la planificación trata toda este capítulo. Pero vamos por parte. Comencemos a ver algunos conceptos y características de estos enfoques.

¿De dónde viene esto de la planificación estratégica?

En la clase se contextualizó el origen de cada uno de los enfoques. Las primeras experiencias de planificación normativa en América Latina surgieron desde la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe -1948, Chile-), que desde sus inicios pretendía coordinar las acciones para promocionar el desarrollo económico de los países latinoamericanos y reforzar las relaciones con las demás naciones del mundo, incorporando posteriormente el objetivo de promover el desarrollo social. En la década del 60 surge el ILPES (Instituto latinoamericano y del Caribe de Planificación Económica y Social), dependiente de la CEPAL,  con el fin de apoyar a los Gobiernos de la región en el campo de la planificación y gestión pública, mediante la prestación de servicios de capacitación, asesoría e investigación.

Las características del contexto latinoamericano hicieron que los esfuerzos realizados por parte de las políticas públicas, de las gestiones y la planificación de la época, fueran insuficientes para responder a las necesidades de la población, que crecían y se diversificaban cada vez más. Entre estas dificultades mencionamos los siguientes:

  • El tratamiento convencional sobre la incertidumbre genera una planificación desarticulada con la realidad cuando el curso de los acontecimientos no responde a lo que se había predicho.
  • Una restricción de los objetivos que persigue la planificación al progreso económico, con escasa proyección hacia el crecimiento social.
  • La planificación se reduce a planes profundos que se apoyan en el discurso, con escasa aplicabilidad real.
  • Uso de herramientas obsoletas para enfrentar las complejidades del sistema social.
  • La incapacidad intelectual y técnica para identificar y definir los problemas que originan los conflictos.

Es a partir de la crisis de planificación manifestada, que a fines de los años 70 se comienza a proponer un proceso de ´des estructuración´ de supuestos y conceptos que venían sostenido el enfoque teórico-metodológico de la planificación tradicional, para comenzar a incluir el enfoque estratégico en las propuestas de planificación y gestión de los programas públicos.

Comparando enfoques:  planificación normativa y el enfoque estratégico

Las características mencionadas con anterioridad, y otras que encontrarán en la bibliografía recomendada, dejaron entrever que la Planificación Normativa, desde su encuadre teórico-práctico, no logró desarrollos relevantes; muy por el contrario, los problemas se agudizaban cada vez más y las políticas que se diseñaban carecían de la capacidad suficiente para dirigir procesos de cambios estructurales en las sociedades desfavorecidas. Es sobre esta realidad que se gesta la Planificación Estratégica, desde las críticas que alza sobre los supuestos de la Planificación Normativa que no podía dar respuestas concretas a los problemas reales que experimentaba la sociedad producto de las transformaciones aceleradas de la época. En el próximo apartado resumimos estas diferencias.

Con la intención de diferenciar los enfoques de Planificación Tradicional o Normativa, respecto del Enfoque Estratégico, se utilizó el análisis de “rupturas” y “rearticulaciones” presentado originalmente por Carlos Matus y luego por Mario Robere (ver bibliografía específica en la biblioteca virtual de Planificación Social). Para entender el enfoque estratégico, es importante comprender el pensamiento de su autor, Carlos Matus. Por ello, compartimos acá una introducción  a su mirada sobre la cuestión política y social del contexto chileno, en el cual surge. Bien vale esta entrevista realizada a Matus poco antes de su muerte, organizada en tres videos cortos!

rupturasEn cuanto a las rupturas entre los enfoques de planificación, se priorizan las diferencias en cuanto a su visión de: sujeto; relación entre poder y saber; noción de espacio y tiempo, tal como se visualiza en el siguiente esquema:

Las “rupturas” analizadas, no se presentaron en sentido absoluto y acabado, siempre pueden surgir excepciones según el contexto donde se presenten. Asimismo, si bien acá se presentan las rupturas como actuales, su desarrollo se corresponde con el momento histórico en que surge cada uno de los enfoques.

Teniendo en cuenta lo explicitado en la síntesis del cuadro anterior, se analizó la importancia de poder re-articular lo que la estructura teórico-metodológica del enfoque normativo ha mantenido por separado.

Para ello, se presentó la propuesta de Mario Robere, inspirado en Carlos Matus, respecto a las re-articulaciones entre la Planificación Normativa y la Planificación Estratégica.

Estas re-articulaciones se expresan en tres “pilares”, como menciona Robere, que contribuyen a “refundar” la planificación. como podemos observar en el cuadro comparativo a continuación:

re articulaciones

Finalmente, también con la intención de sintetizar las grandes diferencias entre estos dos enfoques, imaginamos dos trayectorias posibles de una misma intervención. Una planteada desde el imaginario de una planificación normativa o tradicional y otra imaginada desde un enfoque estratégico. A cada tipo de intervención la caracterizamos, intentando con ello destacar las diferencias sustanciales en ambos enfoques. La imágenes debajo, sintetizan estos diferentes enfoques.

pt

pe

¿Qué es entonces la Planificación Estratégica?

La planificación estratégica, como herramienta para el Trabajo Social, puede definirse como un proceso colectivo orientado a la construcción de una imagen de futuro capaz de comprometer a la acción que le permita proveerle de viabilidad, manteniendo un continuo proceso de aprendizaje. A continuación se presentaron conceptos de lo que significa Planificación Estratégica, según distintos autores:

DibujoEstas definiciones permite consignar algunas estimaciones a tener en cuenta cuando se decide planificar desde este enfoque:

  • Puede existir más de una explicación verdadera respecto a la situación sobre la que se planifica, teniendo en cuenta que todos los actores involucrados pueden participar en la construcción del espacio, y lo hacen desde el lugar que ocupan en el mismo.
  • Está claro que el ‘Saber’ y el ‘Hacer’ tienen autonomía relativa y se entraman estrechamente al momento de construir sobre esa realidad que se planifica.
  • Quien planifica estratégicamente, ante la posibilidad de lograr objetivos inmediatos buenos, prioriza el alcance de objetivos mediatos más importantes y significativos para el logro de los objetivos planteados.
  • Se toma conciencia que las acciones que se desarrollan llevan implícita la relación de los diferentes actores que intervienen (Gobierno, ONGs, Unión Vecinal, otros programas, etc.). Se construye un ‘mapa’ de actores involucrados en situaciones que pueden ser de confrontación, cooperación, negociación, etc.
  • Se entiende que lo ‘estratégico’ del enfoque es generar movilizaciones que pongan el objetivo planeado al alcance.

Hay dos términos en este enfoque que son centrales. nos referimos a ‘estrategia’ y ‘táctica’, los que suelen confundirse y utilizarse como sinónimos. La estrategia es concebida, según M. Robere, como “un conjunto de decisiones fijadas en un determinado contexto o plano que proceden del proceso organizacional”. Ese curso de acción que se elige parte de la premisa de que es posible lograr una posición futura diferente, que brinde beneficios y ventajas respecto a la situación actual. La táctica, en cambio, es entendida “…como el método para ejecutar o conseguir algo, un algo que tienda a poner los objetivos al alcance”. La táctica pierde sentido si no está inserta en una estructura determinada.

Más allá de la planificación, importa el ‘cómo se piensa en este enfoque’.

Para comprender la diferencia central entre ambos enfoques, y la especificidad de la planificación estratégica, es necesario destacar que más allá del método utilizado, lo que importa es pensar estratégicamente. ¿Qué significa pensar estratégicamente? 

Analizamos diversos ejemplos de la vida real, que nos permiten comprender la idea que subyace al pensamiento estratégico. Utilizamos el siguiente esquema para ilustrar  la idea que subyace en el pensamiento estratégico. Esto es, la búsqueda de un fin (utopía concreta) identificando diferentes caminos posibles, en el corto, mediano y largo plazo, ya sea que se enfrente un escenario optimista, probable o pesimista. En el fondo, el pensamiento estratégico supone diferentes caminos y no simplemente la trayectoria ideal para poner el objetivo al alcance.

pensamiento

Para comprender mejor esto del pensamiento estratégico, que en definitiva le da sentido al enfoque, sugerimos leer la Parte 1 del libro de Carlos Matus, denominada Teoría Social y Teoría de la Planificación. Para acceder a una lectura de fondo, sobre las tesis que dan sustento al enfoque, recomendamos leer el trabajo de Carlos Matus denominado Planificación y Gobierno, del libro ‘Adiós Señor Presidente’, escrito por el autor luego de renunciar al máximo cargo de planificación del Gobierno de Chile.

Finalmente, les compartimos tres videos con una de las últimas entrevistas brindadas por el Dr. Carlos Matus, el autor del libro “Política, Planificación y Gobierno” que ya hemos citado. Este autor, como hemos mencionado en clase, es el ideólogo de la teórica y metodológica de la Planificación Estratégica Situacional, enfoque que fue popularizado en nuestro país por Mario Rovere bajo el nombre de Planificación Estratégica. En esta entrevista el autor toma puntos centrales para entender el enfoque estratégico y situacional. En el primer video, Matus reflexiona críticamente sobre su participación en el gobierno de Salvador Allende en Chile y luego se concentra sobre 5 causas del descrédito de la política, por su incapacidad para asociarla capacidad técnica a la hora de resolver los problemas de la gente mediante intervenciones planificadas desde la política. En el segundo video, el autor señala cómo la falta de sistemas y técnicos capaces contribuyen e incentivan a la corrupción y la mediocridad de los sistemas planificados. El tercer video, destaca la necesidad de acción e involucramiento de la gente en el gobierno y los sistemas de control y seguimiento. También resalta la diferencia entre los sistemas tradicionales de planificación y la planificación estratégica para la acción, así como la idea de planificar desde el enfoque de los escenarios y la construcción de la viabilidad. Una entrevista interesante para repensar la planificación desde el rol del trabajo social y la política. Una entrevista que invita a discutir con este profesor tan crítico como controvertido.

Momentos de la planificación estratégica

Por último, presentamos a modo general los momentos de la planificación estratégica, relacionándolo con el esquema inicial de una intervención planificada.

momentos

Como se ve en la ilustración, el enfoque ofrece la posibilidad de planificar en función de dos distancias al objeto de intervención, una de mayor globalidad el cual permite obtener una visión más panorámica de la realidad y otra de mayor especificidad lo que otorga una visión más específica de la misma. Al mismo tiempo, la secuencia básica de planificación (no necesariamente rígida ni lineal) supone comenzar con un campo lógico analítico (del ver y el ser), luego llegar a un campo proyectivo (del deber ser) y finalmente, un campo constructivo (del poder ser).

El proceso de planificación que propone Mario Rovere, quien toma los aportes de Carlos Matus, se organiza en seis momentos articulados e interdependientes, los cuales se presentan en una matriz que explicita dos ejes de análisis respecto al proceso de planificación construido; la distancia hacia al objeto de intervención y los campos lógicos que orientan el desarrollo de dicho proceso.

Estos momentos serán detallados en el próximo encuentro. Para profundizar sobre el tema recuerden acudir a la bibliografía específica contenida en la Biblioteca Digital del Blog ya que lo plasmado aquí constituye una síntesis del mismo. Así mismo, recuerden que esta página ofrece un espacio para plantear Preguntas Frecuentes que surjan a medida que van profundizando en la lectura.

Saludos,

Equipo cátedra.

¿Para qué planificamos? (parte 2)

 

Buenas tardes!

En la clase de hoy destacamos algunos aspectos que habían quedado pendientes de la clase anterior, y dejamos el ‘campo’ abierto para introducir los dos principales enfoques de planificación que veremos en esta unidad.

Comenzamos la clase retomando los elementos centrales presentes en toda intervención que se jacte de planificada. Además de volver a caracterizar la importancia de definir y conocer con profundidad la situación inicial  y el cambio deseado en el largo plazo, o la situación final a la que se quiere llegar con la intervención, revisamos los postulados centrales detrás de una intervención planificada. Vale destacar, citando a Olga Nirenberg (2014), que “[…] una intervención planificada es un conjunto de actividades entrelazadas y orientadas a un mismo propósito, que reúne las siguientes características básicas:

  • se realiza de manera formal u organizada, es decir, programada, acorde con supuestos conceptuales (o teoría del cambio);
  • responde a las necesidades, disconformidades o situaciones problemáticas, priorizadas y definidas socialmente, que no pueden ser satisfechas o superadas en forma individual;
  • se orientan al cambio, a transformar situaciones insatisfactorias hacia modelos deseables, y
  • aspira a una legitimación pública social”.

Luego, volvimos a caracterizar los elementos básicos de una intervención, entiendo y destacando la importancia de observar los ‘efectos’ de las acciones que realizamos en una intervención y no sólo las ‘acciones’ que realizamos. Es decir, importan comprender el resultado o efectos en diferentes niveles y la relación causal que existe entre estos diferentes niveles. La noción de resultado, en un sentido amplio, refiere a aquellos cambios que pueden atribuirse como una consecuencia de la acción ejecutada por una programa o proyecto. No es suficiente, como señala la OCDE-DAC (2002), la simple existencia de un cambio, para que éste sea considerado como resultado de una intervención, aunque dicho cambio haya formado parte de la planificación del programa o proyecto y de las consecuencias buscadas por el mismo. Solamente en el caso de que exista una relación causal evidente, o al menos plausible, podrá catalogarse el cambio observado como ‘resultado’.  Para muchos autores, los resultados pueden clasificarse en voluntarios, involuntarios, esperados o inesperados, positivos o negativos. Los mismos pueden afectar no solamente al grupo meta, sino también a las contrapartes y a los intermediarios, y éstos no surgen recién cuando ha finalizado un proyecto, sino que pueden presentarse desde su comienzo y a lo largo de todo el periodo de duración del mismo.

Si bien veremos el término con más precisión cuando analicemos el Enfoque del Marco Lógico, vale destacar acá, como lo hicimos en clase, que los distintos niveles de cambio se suceden como una ‘cadena de resultados’. ¿Qué es esto? “Una cadena de resultados es una manera sistemática y sintética de presentar un modelo lógico que relaciona los insumos y las actividades planeadas para su transformación en productos; y los resultados e impactos que se espera lograr como consecuencia de la generación de dichos productos” (Mesa SUIN: Informe IIN). Es decir, un intervención planificada pone en juego variables que dependen de la acción directa de entidades responsables (insumos, actividades y productos), y variables que no están bajo el control de las mismas (resultados e impactos), pero que se espera lograr a partir de la disposición adecuada de las primeras. La ‘cadena de resultados’, en síntesis, busca articular un conjunto de elementos para contribuir a una transformación o cambio de una realidad que se percibe como no deseada construyendo una realidad o situación diferente, supuestamente mejor.

A partir del documental de Misereor ofrecido en la clase anterior , “Los ‘efectos’ en el trabajo de cooperación al desarrollo“, se realizó un análisis, identificando los ejemplos de este caso donde claramente se evidencia esta relación entre actividades que se valen de insumos para lograr productos, los que a su vez contribuyen a un efecto o resultado, y -en el largo plazo- con un cambio de mayor nivel u objetivos generales. No todos había analizado el video, por lo que se insistió en realizar esta actividad para comprender más fácilmente los temas que desarrollaremos más adelante. En la gráfica podemos observar una síntesis de los elementos de una planificación analizados en clase, simulando una ‘cadena de resultados’. Sobre estos elementos volveremos más adelante cuando analicemos la Teoría del Cambio y el Enfoque del Marco Lógico.

Luego de revisar estos conceptos, señalamos que hay dos aspectos que juegan papeles determinantes en una intervención planificada. Por un lado planteamos que existen condiciones que deben darse o supuestos de éxito de una intervención para que sea posible desarrollar la cadena de resultados prevista, es decir, que el conjunto de productos generados por las actividades permita alcanzar el objetivo específico de la intervención o el logro de los resultados y que éstos contribuyan con el cambio global o impacto. Esto no siempre sucede, ya que las condiciones como la disponibilidad de recursos previstos, la real participación de los actores sociales, la metodología ideada y la capacidad de las partes intervinientes, entre otros aspectos, no siempre es la esperada. Por otro lado, en toda intervención existe una amplia gama de factores externos que obstaculizan el desarrollo de los proyectos o programas. El contexto político, social, económico, las emergencias climáticas y tantos otros factores pueden afectar el desarrollo de nuestras acciones, desvirtuando la intervención o afectando el logro causal de los diferentes niveles de cambio. La imagen ilustra esta noción de condiciones y supuestos, así como factores externos, que condicionan una intervención.

Este análisis sirvió para destacar que hay diferentes enfoques de planificación, algunos de los cuales tienen más en cuenta que otros estos factores y condicionantes. Para profundizar este análisis, sugerimos leer el capítulo I del libro “LA GESTIÓN PARA RESULTADOS EN EL DESARROLLO. Avances y desafíos en América Latina y el Caribe“. Este capítulo, denominado ‘La Gestión para resultados en el desarrollo’, aborda la temática en relación con la Crisis y Reforma del Estado en diferentes países de la región, e introduce la noción de Gestión para Resultados en el Desarrollo (GpRD), ofreciendo una suerte de modelo conceptual de la GpRD y una metodología para su comprensión. Si bien puede resultar algo complejo, el trabajo indicado ayudará a comprender las discusiones en torno a la complejidad que supone una intervención planificada en contextos complejos como el de la región latinoamericana. Al respecto de esta discusión, en la segunda parte de esta clase (publicado en el siguiente post), se realizó una introducción a los enfoques de planificación normativa y el enfoque de planificación estratégica. Los mismos serán desarrollados con más profundidad en la próxima clase.

Saludos,

El equipo cátedra.

de planificacionsocialunsj Publicado en Clases

Evaluación parcial mediante ‘ensayo’ o ‘paper’

 

Estimados/as, como ya saben, existen dos modalidades posibles (optativas) para la evaluación parcial. Una de ellas es la elaboración de un ensayo (‘paper’),  el cual consiste en la redacción de un documento de no más de 8 páginas, que vincula los conceptos teóricos de la materia con experiencias o situaciones reales detectadas en la práctica. También puede abordarse de manera conceptual, comparando o analizando dos o más fuentes bibliográficas sobre un determinado tema. Se trata de una evaluación más creativa, donde el participante puede descubrir o aplicar conceptos de la materia con situaciones o experiencias reales, criticando o recreando los aportes teóricos. El alumno recibe asesoramiento y una detallada devolución sobre el ensayo realizado, lo que convierte a esta opción en un nuevo aprendizaje. Esta instancia de evaluación reemplaza a la instancia de parcial convencional.

Como hemos dicho, esta instancia reemplaza la instancia de evaluación parcial convencional. En caso de no aprobar el ensayo, el/la alumno/a tiene derecho a realizar el recuperatorio y el extraordinario como el resto de los alumnos que no aprobaron la instancia parcial en la modalidad convencional.

El día miércoles 16 de agosto, luego de la clase de Planificación Social, realizaremos una consulta especial para quienes tengan interés en realizar esta modalidad de examen.

Para optar por esta instancia de evaluación, deben leer y utilizar la guía “¿Cómo escribir un paper? Recomendaciones básicas para estudiantes universitarios” 

Saludos desde el equipo cátedra!

¿Para qué planificamos? (parte 1)

 

Hola gente!

En la clase de ayer miércoles intentamos resumir los puntos centrales tratados con anterioridad respecto a los conceptos de Política Social, Estado y Sociedad Civil. Analizamos también, brevemente y de forma introductoria, los tres tipos de política social que veremos en la materia: focalización, universalismo y políticas de transferencia de ingreso; destacando que sobre estos puntos volveremos con más profundidad más adelante. Hecho este resumen, comenzamos con los temas de la clase, en la cual intentamos responder a las siguientes preguntas: ¿para qué estudiamos trabajo social?, ¿para qué planificamos? ¿qué nos motiva a hacer lo que hacemos? ¿cuáles son los elementos centrales y básicos de una intervención planificada?, entre otras.

En el intento de responder estas preguntas, destacamos que no había una única forma de hacerlo, y explicamos que diferentes tipos de políticas implican diferentes tipos de intervención y, en consecuencia, suponen diferentes enfoques de planificación. Mencionamos, al pasar, los distintos enfoques de planificación que veremos a lo largo de las próximas clases, así como algunos términos clave que nos acompañarán el resto de la materia y a lo largo de nuestras intervenciones profesionales.

Intentamos responder a partir de ejemplos cotidianos a la pregunta ¿para qué planificamos?, abordando las múltiples respuestas y nuevas preguntas que fueron surgiendo. El tema giró en torno a lo que implica una intervención que se jacte de planificada.

Con frases como “No podemos saber dónde vamos, si no sabemos dónde hemos estado” (Proverbio Chino) o  “No es suficiente con imaginar el futuro, tenemos también que construirlo”   (C.K Prajalad), resaltamos la importancia de la planificación en toda intervención social. Como esquema general para ‘entrarle’ al tema, trabajamos sobre los elementos clave que supone una intervención planificada, reflejados en las siguientes imágenes…

Una intervención Planificada

Una intervención Planificada

Esta imagen ilustra la importancia de entender que toda intervención supone un proceso multi-actoral de cambio y transformación, basado en un profundo conocimiento de la situación inicial (que se desea cambiar) y un claro consenso sobre la situación final (que se desea alcanzar); proceso que implica el desarrollo de un conjunto de actividades lógicamente vinculadas y articuladas entre sí en un espacio y tiempo determinado.

Así, empezamos a plantear algunos de los elementos clave que una intervención planificada necesariamente debe tener. Hablamos de los conceptos ‘insumos’, ‘actividades’, ‘productos’, ‘resultados’ e ‘impactos’. Explicamos cómo cada uno de estos elementos está relacionado a determinados niveles de cambio. Dichos cambios los identificamos como de 1º nivel; 2º nivel, y 3º nivel.

Comprender la importancia y la especificidad de cada uno de los niveles de cambio de una intervención es central. Más allá del nombre, resulta clave identificar a qué refiere cada tipo de cambio y la relación que entre ellos existe en un lenguaje lógico de planificación. Si bien en algunas intervenciones los niveles de cambio se desagregan en cuatro y más niveles, la mayoría de los programas y proyectos contemplan estos tres: (a) cambios de primer nivel, referidos básicamente a los productos que son logrados directamente por las actividades mediante el uso de determinados insumos/recursos; (b) cambios de segundo nivel, referidos a los resultados, es decir, el logro de los  objetivos específicos de nuestro programa o proyecto; y (c) cambios de tercer nivel,  referidos al impacto, es decir, al alcance de los objetivos globales/finales de la intervención, o -dicho de otra manera- aquellos logros para los cuales nuestro proyecto o programa contribuye pero no es enteramente responsable.

Las intervenciones no se dan en el vacío sino que están situadas en un tiempo y espacio determinado, lo que las hace singulares y particulares. Al mismo tiempo, una intervención planificada supone un proceso, con diferentes tiempos, de corto, mediano y largo plazo, donde podemos situar cada uno de los elementos descritos y sus niveles de cambios, tal y como muestra la siguiente imagen.

 

Para comprender la relación y coherencia lógica entre los tres niveles de cambio destacamos la importancia de usar dos preguntas claves, a saber: ¿para qué? y ¿a través de qué? Si revisamos una planificación a partir del primer nivel de cambio, y -en consecuencia- pensamos actividades que se valen de insumos/recursos para lograr productos, la pregunta que nos ayudará a pensar es el ‘¿para qué?’ de estas actividades, y su respuesta nos ayudará a saber si las mismas apuntan o no al objetivo específico. De igual modo, con la misma pregunta, pero ahora sobre el objetivo específico o cambio de segundo nivel, podremos revisar si el logro de ellos contribuye o no al impacto o cambio general deseado (3º nivel de cambio). Si, por el contrario, revisamos la planificación partiendo de los niveles de cambio general, es decir el impacto deseado, entonces la pregunta que nos ayudará a construir una intervención lógica será ‘a través de qué’ resultados es posible contribuir a ese impacto. De igual modo, podemos relacionar los resultados (objetivos específicos) con los productos, preguntando a través de qué productos sería posible lograr el resultado deseado o el objetivo específico del proyecto.

Para ejemplificar esto, aprovechamos la experiencia impulsada por la Agencia para la Acción Social y la Cooperación Internacional de Colombia, en una de sus iniciativas para superar la pobreza extrema. Volvimos a analizar el caso presentado en la clase anterior referido al proyecto Red de Seguridad Alimentaria (ReSA), cuyo propósito fue el de impulsar proyectos de generación de alimentos para el autoconsumo de la población radicada en asentamientos marginales de los centros urbanos. El proyecto focalizó sobre la población más vulnerable de estos centros urbanos, donde se concentra la población más pobre del país. El documental caracteriza el desarrollo de este proyecto, donde todo el grupo familiar participa de manera activa en la dinámica productiva, fortaleciendo sus destrezas y articulando diferentes grupos familiares para contribuir al desarrollo de la comunidad. Una experiencia interesante para aprender de esta particular iniciativa para enfrentar la pobreza urbana.

Como se muestra en la gráfica de abajo, pudimos identificar de la experiencia analizada los diferentes niveles de cambio y su relación. Esto, que inicialmente suena complejo y difícil, resulta más sencillo cuando diferenciamos los niveles de cambio teniendo en cuenta lo siguiente. Los cambios de primer nivel, son los generados directamente por las actividades, lo que podríamos denominar productos (semillas entregadas, capacitación realizada, asesoramiento técnico brindado, huertas realizadas, conservas elaboradas, mejor organización comunitaria, etc.). Los cambios de segundo nivel son aquellos que son responsabilidad del proyecto, aquellos objetivos que son la razón de ser el mismo, los que responden al problema central que da sentido a la intervención. En este ejemplo, lograr un mejor nivel nutricional, ahorrar dinero a partir de una mayor autoproducción de alimentos y reducir el estrés o lograr una ocupación en personas adulto-mayores.  Finalmente, el tercer nivel de cambio refiere a aquellos cambios a los que la intervención contribuye pero no es enteramente responsable de lograr, es decir, los cambios a largo plazo, objetivos generales del proyecto o programa. Dicho de otra manera, son los efectos que los resultados de la intervención (cambios de segundo nivel) tienen en la zona y las familias en el largo plazo comparando la situación ‘sin’ intervención con la situación ‘con’ intervención. En el ejemplo, identificamos mejor calidad de vida y organización social, mayor sostenibilidad y autodependencia de las familias que participaron de la experiencia.

niveles de cambio ejemplo seguridad alimentaria

Esta clase comenzó preguntando el porqué de nuestra vocación de Trabajadores Sociales, y el para qué de este tipo de intervención en lo social. La mayoría de las respuestas iniciales hacían referencia a ‘ayudar’, ‘asesorar’, ‘informar’, ‘educar’, ‘concientizar’, etc, es decir actividades o acciones, pero no los resultados de las mismas. Inicialmente costó identificar el ‘por qué’ (justificación) y el ‘para qué’ (fundamentación) de estas actividades. De a poco fue surgiendo en la reflexión colectiva la importancia de visualizar los niveles de cambio, los diferentes tipos de efectos a corto, mediano y largo plazo que nuestra intervención puede tener. Comenzamos entonces a hablar de ‘lograr mayor equidad’, ‘distribuir riqueza’, ‘lograr sujetos de derecho’, ‘empoderar a las comunidades’, y ‘satisfacer necesidades básicas’ (educación, vivienda, trabajo), etc.

Este tema, y estas dificultades de identificar no sólo lo que hacemos sino el resultado que queremos lograr, dificultades que son recurrentes en el campo de las políticas y programas sociales, se ilustra de manera precisa en la experiencia de la Agencia de Cooperación Alemana Misereor, una de las agencias que mayor cantidad de programas y proyectos sociales desarrollo en África, Asia y América Latina. El video que compartimos acá desarrolla lo que entiende MISEREOR por ‘efectos’ en el trabajo de cooperación al desarrollo y cómo se pueden analizar los mismos. Tomando como base ejemplos concretos del trabajo en proyectos, la película ofrece explicaciones al respecto.

Sugerimos analicen, para la próxima clase, este video documental, identificando ejemplos donde claramente se evidencia esta relación entre actividades que se valen de insumos para lograr productos, los que a su vez contribuyen a un efecto o resultado, y -en el largo plazo- con un cambio de mayor nivel u objetivos generales. En la próxima clase reflexionaremos acerca de aquellos elementos identificados en el video, las dudas que nos generó y nos adentraremos en los tipos de planificación más usados, así como sus ventajas y desventajas.

Saludos…!

El equipo cátedra.

de planificacionsocialunsj Publicado en Clases

POLÍTICA SOCIAL Y PLANIFICACIÓN

 

Hola a tod@s!

En la clase de hoy lunes, primera clase del ciclo lectivo 2017, intentamos introducir el tema central de la unidad IPOLÍTICAS SOCIALES Y PLANIFICACIÓN. Revisión de los principales enfoques contemporáneos sobre las políticas sociales: universalismo, focalización y políticas de transferencias de ingresos.

Si bien la Asignatura Planificación Social es de carácter metodológico-instrumental en tanto se ubica en el Área Técnico Operativa del Plan de Estudios y tiene como propósito principal la capacitación en el manejo de conocimiento instrumental para la intervención profesional, creemos necesario partir del supuesto de que toda planificación se enmarca en una mirada o visión de lo social. Es decir, no se trata solamente de “aprender a aplicar enfoques o modelos de planificación” sino además contextualizar y ubicar esa planificación en el escenario de la política social, definida por un tipo de Estado particular que, a su vez, impulsa  determinado modelo de desarrollo en un momento histórico.

Siendo esta una clase introductoria, comenzaremos con una breve noción de Políticas Públicas y Sociales, las que iremos profundizando durante el desarrollo de la materia. Comenzamos analizando un breve video animado que intenta responder a la pregunta ¿Qué son las Políticas Públicas?

Luego, los participantes generaron preguntas, comentarios, y tomaron nota de términos clave usados en el video. A partir de esta primer ronda de intercambio, analizamos un segundo video, que profundiza un poco más en las Criterios básicos las Políticas Públicas, el que compartimos a continuación.

A partir de analizar estos dos videos, las preguntas y comentarios de los participantes, ofrecimos un simple concepto, como punto de partida, según lo presenta Ernesto Aldo isuani (2007). Comenzamos por una lluvia de ideas/nociones que tenían los participantes respecto a qué es una política social. En la discusión, apareció desdibujada la noción de Estado, Sociedad Civil y Políticas sociales. usamos el siguiente gráfico para comprender la relación entre estos términos, y dar sentido al concepto utilizado de Isuani.

A partir de este concepto, brindamos muchos ejemplos, relacionando las preguntas de los participantes y los elementos que ofrecen los dos videos analizado con anterioridad.

Abordar el tema de las políticas sociales es partir de la tensión entre  el principio de igualdad como reconocimiento de derechos sociales universales y expansión de la ciudadanía y la desigualdad producida por el capitalismo. Una distinción que es necesario realizar es la que existe entre los conceptos de pobreza y el de desigualdad social. Pobreza refiere a la definición de un estado en el que se encuentra grupo poblacional en relación a indicadores: NBI, Línea de pobreza y otros. Desigualdad es un concepto relacional que refiere a la distribución de la riqueza y oportunidades en el acceso a bienes y servicios. Ambas problemáticas sociales no pueden abordarse sólo desde la política social sino también desde la política económica (política tributaria, de empleo, salarial). A su vez, no existe sólo una forma de definir y de explicar estos fenómenos sociales. Las diferentes miradas sobre los mismos se traducen luego en distintas formas de abordarlo, es decir en distintas políticas económicas y sociales definidas en ese sentido.

Destacamos que, en el fondo, son dos grandes principios que giran en torno a la forma en que se deciden e implementan las políticas sociales: principios de igualdad y de equidad. Mediante la siguiente gráfica, intentamos ilustrar cómo juegan estos principios mediante la siguiente gráfica. Por un lado analizamos cómo el modelo capitalista y la economía de mercado han ido sesgando una realidad caracterizada por las grandes desigualdades sociales (una mayor brecha entre pobres y ricos). Luego, imaginamos qué ofrecería en esta situación (a la izquierda de la gráfica) una política que privilegia principios de igualdad y qué una que privilegie principios de equidad.

Analizamos, siguiendo la analogía de la gráfica, situaciones y tipos de política en Argentina que podrían privilegiar ambos principios. En torno a ello, introducimos brevemente la noción de políticas universales, políticas focalizadas y políticas de transferencia de ingresos, a saber:

  • UNIVERSALISMO: se funda en la necesidad de obtener diferentes resultados en la relación entre política social y ciudadanía, contribuyendo a transformar positivamente aquello que representa posiblemente la mayor debilidad respecto a las reformas de los veinte años recientes, esto es, la reducción de las desigualdades y la construcción de ciudadanía.
  • FOCALIZACIÓN: las políticas sociales focalizadas son aquellas que se proponen beneficiar exclusivamente a sectores poblacionales que se hallan por debajo de cierto umbral de pobreza o riesgo social. Es decir, tiene como objetivo fundamental concentrar los recursos disponibles en una población de beneficiarios potenciales, claramente identificada, y luego diseñar el programa o proyecto con que se pretende atender un determinado problema o necesidad insatisfecha, teniendo en cuenta las características de esa población, a fin de elevar el impacto o beneficio potencial per cápita. Se formulan pensando en un grupo o categoría social específica como beneficiario.
  • POLÍTICAS SOCIALES DE TRANSFERENCIA DE INGRESOS: Se trata de políticas sociales cuya modalidad característica es la transferencia de ingresos, por lo general también focalizada en determinados grupos sociales. Esta denominación —adoptada en sentido genérico—, alude a un sistema de protección social pensado para hacer frente al aumento del desempleo y de la pobreza. El mismo consiste en la transferencia de una determinada cantidad de remuneración para que sea utilizada por el ciudadano en el mercado para la resolución de sus necesidades. En este sentido se diferencia de la transferencia de un bien o servicio, característica de las políticas sociales tradicionales.

En futuras clases volveremos sobre estos temas. Analizaremos entonces las ventajas y desventajas de los distintos enfoques, los contextos en los que surgen, enfatizando en la consideración de la política social como una síntesis de la lucha entre las fuerzas políticas y sociales de la Sociedad Civil y del aparato del Estado. En esta primera clase básicamente nos detuvimos en la caracterización de los principales enfoques actuales sobre las políticas sociales: universalismo, focalización [1] y políticas sociales de transferencias de ingresos [2].

Para profundizar en estos temas se recomienda leer los siguientes trabajos:

Universalismo, ciudadanía y Estado en la política social latinoamericana de Luciano Andrenacci y Fabián Repetto.

“Ciudadanía y capacidad estatal: dilemas presentes en la reconstrucción de la política social Argentina”, de Fabián Repetto y Luciano Andrenacci.

¿Quiénes deciden la Política Social? Economía Política de Programas Sociales en América Latina (capítulo 1 y 6), de Boncecchi, Johannsen y Scartassini.

Luego de esta presentación, como se dijo introductoria, analizamos un programa en concreto, como una forma de ir visualizando la llegada a terreno de una política social, en este caso dentro de las conocidas como de Seguridad Alimentaria. Con la intención de ampliar  el horizonte de los alumnos, usamos un caso de colombia:  Red de Seguridad Alimentaria ReSA. Este documental refleja la experiencia de la Agencia para la Acción Social y la Cooperación Internacional de Colombia, en una de sus iniciativas para superar la pobreza extrema. El propósito de la Red de Seguridad Alimentaria ReSA fue impulsar proyectos de generación de alimentos para el autoconsumo de la población radicada en asentamientos marginales de los centros urbanos. El proyecto focalizó sobre la población más vulnerable de estos centros urbanos, donde se concentra la población más pobre del país. El documental caracteriza el desarrollo de estos proyectos, donde todo el grupo familiar participa de manera activa en la dinámica productiva, fortaleciendo sus destrezas y articulando diferentes grupos familiares para contribuir al desarrollo de la comunidad. Una experiencia interesante para aprender de esta particular iniciativa para enfrentar la pobreza urbana.

Este caso, y otros que analizaremos en las próximas clases, la intención de vincular conceptos y nociones teóricas sobre políticas sociales, planificación y evaluación con experiencias prácticas reales. Ojalá sirva para ir comprendiendo mejor los temas centrales de la cátedra. por favor, no dejen de leer las lecturas indicadas!

Hasta la próxima clase! Saludos del equipo cátedra!

———-

Notas:

[1] Enlaces relacionados para ver distintos modelos de programas sociales focalizados en Argentina: (a) documento anlítico sobre el Plan Jefes y Jefas de Hogar desocupados y video documental sobre el Programa Familias por la Inclusión Social

[2] Enlaces relacionados para incursionar sobre casos de políticas sociales de transferencias de ingresos: (a) Análisis de la experiencia argentina en políticas de transferencias monetarias durante la última década, y (b) el Modelo Francés de transferencias de ingresos: principios, organización y funcionamiento del RMI

de planificacionsocialunsj Publicado en Clases

Bienvenidas y bienvenidos a Planificación Social

 

El día de hoy comenzamos el cursado de Planificación Social correspondiente al año 2017.

Como es ya una costumbre de la cátedra, usaremos este medio para compartir una síntesis de cada clase, destacando en ella los principales temas desarrollados.

Comenzamos compartiendo las expectativas del equipo cátedra respecto al año lectivo y clarificando el objetivo de las clases que desarrollaremos a lo largo del cuatrimestre.

bienvenidos 2014

Luego presentamos los contenidos centrales de la materia. Se señaló que el programa de estudio de Planificación Social ha sido diseñado en función de la formación profesional y experiencia en gestión y evaluación de programas y proyectos del equipo cátedra, respondiendo a su vez a lo estipulado en el Plan de Estudio de la Licenciatura en Trabajo Social, siendo esta materia principalmente instrumental y operativa.

Los contenidos y metodología de esta cátedra están orientados a formar a los futuros Trabajadores Sociales principalmente en torno a la formulación, ejecución y evaluación de las programas y proyectos sociales. Este es el Programa Analítico 2017. Los principales objetivos de la asignatura son:

  • Reconocer y comprender las tendencias y estilos de política social y planificación con relación a los modelos de Estado históricos y actuales.
  • Incorporar marcos analíticos que permitan ampliar la comprensión sobre la especificidad de la gerencia social y la planificación estratégica en la implementación de las nuevas políticas sociales.
  • Conocer y manejar los principios metodológicos y técnicos básicos de la planificación, como insumo crítico para el diseño, gestión, seguimiento, evaluación y sistematización de programas y proyectos sociales.

Luego de introducir los principales contenidos, se destacó aquellos aspectos centrales a la hora de cursar y preparar la materia. Los cuales se ilustran en el siguiente cuadro:prepara la materiaPosteriormente se explicó el uso del blog, el cual se creó con el propósito de generar un espacio en el que l@s y los alumn@s de Planificación Social puedan acceder a todo el material digital y los contenidos de la asignatura, así como otros documentos, experiencias y videos vinculados a la planificación social. El blog es también una herramienta para facilitar la participación y el debate sobre los temas de planificación, seguimiento, evaluación y sistematización, así como un espacio de intercambio e información sobre temas de actualidad relacionados con las políticas sociales y la planificación social. Para facilitar su acceso, se ha escrito la guía paso a paso, la que les  permitirá sacar el mejor provecho de nuestro blog.

También se explicaron las dos modalidades posibles (optativas) para la evaluación parcial. Por un lado, la elaboración de un ensayo (‘paper’) consiste en la redacción de un documento de no más de 8 páginas, que vincula los conceptos teóricos de la materia con experiencias o situaciones reales detectadas en la práctica. Se trata de una evaluación más creativa, donde el participante puede descubrir o aplicar conceptos de la materia con situaciones o experiencias reales, criticando o recreando los aportes teóricos. El alumno recibe asesoramiento y una detallada devolución sobre el ensayo realizado, lo que convierte a esta opción en un nuevo aprendizaje. Para realizar el trabajo pueden usar la guía “¿Cómo escribir un paper?”.Por otro lado, la evaluación escrita, es una instancia ‘tradicional’ de evaluación, donde el alumno responde una serie de preguntas sobre todos los temas desarrollados durante el cuatrimestre. En ambos casos los alumnos tienen derecho a recuperatorio y extraordinario.

Finalizamos así la introducción a la materia, para dar lugar a la primera clase de la Unidad Nº 1, la cual se desarrolla en una nueva entrada del blog.

Saludos, y nos estamos viendo….!
Equipo cátedra.