Curso gratuito GESTIÓN PROYECTOS DE DESARROLLO

 

Estimad@s, les comparto esta información para tod@s aquell@s que, habiendo cursado y aprobado la materia Planificación Social, desean actualizarse y seguir aprendiendo sobre la gestión de proyectos de desarrollo social. Es un excelente curso, gratuito, y con certificación final!

Acá una breve presentación del curso!

 

Puedes acceder a toda la información referida al curso en este enlace.

Saludos cordiales!

Esteban Tapella

Clase de consulta

Estimados/as!

En el día de hoy, miércoles 07/12, a las 16: 30 Hs.  se dará clase de consulta en sala de profesores del Dpto. de T.S.

Los/as espero!

Mariana

Así funciona el mundo…!

 

Estimadas/os, qué tal?

Ayer, en clase de consulta, charlábamos sobre el tema de la pobreza, la desigualdad, la falta de equidad y la distribución de la riqueza, temas vinculados a las políticas públicas y sociales de nuestra materia. Alguien preguntó sobre la situación en otros países y  a nivel global. Es un gran tema, difícil de abordar en pocos minutos… Creo que este video explica bastante bien cómo funciona el mundo, y destaca este tema que preocupaba a algunas en la clase de ayer. Espero sirva y las motive a seguir investigando…!

Saludos!

Esteban

Sistematización de Experiencias o Evaluacion orientada al Aprendizaje

 

Estimadas/os, en esta ‘entrada’ al blog de planificación, compartimos los principales conceptos del este interesante enfoque de evaluación orientado al aprendizaje.

Luego de haber realizado una breve introducción a los diferentes tipos de Evaluación de Programas y Proyectos en clases anteriores, en esta ocasión nos concentramos sobre La Sistematización de Experiencias. Como hemos comentado en clase, aún cuando en muchos casos existe mayor ayuda al desarrollo social (esto es, más recursos para programas de desarrollo y políticas sociales, más técnicos e infraestructura, más programas de extensión y transferencia tecnológica) persisten dificultades a la hora de convertir estos esfuerzos en resultados positivos, es decir, en un mayor desarrollo social. Al respecto, destacamos que muchas veces -aún con más recursos- se siguen cometiendo los mismos errores. Esto se debe, en gran medida, a la escasa cultura de evaluación y revisión de la práctica, lo cual nos lleva a persistir en los mismos errores.

Sistematizar, práctica poco frecuente…
Muchas veces existe el mito de que la sistematización es una tarea muy compleja, y que su bibliografía es poco difundida, así como sus metodologías poco claras, costosas o de difícil aplicación. Por otro lado, con frecuencia se piensa -erróneamente- que es necesario contar con especialistas externos, una suerte de ‘sistematozoides’…! Así mismo, mencionamos que una de las razones por las cuales se realizan pocas sistematizaciones es que este enfoque de evaluación suele no estar incluido dentro de la estrategia de aprendizaje institucional. Muchas veces, además, no se comprende la diferencia entre sistematización y evaluación, o se confunde la sistematización con un registro o memoria de la experiencia. Como hay pocas experiencias sistematizadas, y los resultados no siempre son buenos, en muchos casos se menosprecia la utilidad de esta herramienta metodológica.

¿Qué supone una sistematización de experiencias?

grafico 1La sistematización es un proceso de reflexión participativa sobre una experiencia para construir aprendizajes y generar lecciones a partir de ella. Este enfoque busca reconstruir y ordenar la experiencia para interpretarla críticamente y poder explicitar la lógica del proceso vivido, los factores que han intervenido en dicho proceso, cómo se han relacionado entre sí, y por qué lo han hecho de ese modo. Puede abarcar diferentes áreas, por ejemplo, la metodología utilizada, el contexto institucional y socio-histórico, las relaciones entre el agente externo y los pobladores, el proceso organizativo, los obstáculos y facilitadores, y los resultados e impactos de la experiencia.

Existen diferentes formas o métodos para realizar una sistematización. Uno de los más sencillos y claros es el siguiente: La sistematización: una nueva mirada a nuestras prácticas

Dicen que “el que hace, sabe. Pero el que piensa lo que hace, hace mejor”. Acá, la organización chilena Caracol, el apañe de los piños, nos cuenta cómo la sistematización es un aporte a la construcción del movimiento popular. Para comprender un poco más sobre el tema, vale escuchar los siguientes testimonios de la experiencia de sistematización de programas educativos.

¿Cuáles son las preguntas típicas de la sistematización?
Para hacer alusión a las preguntas que pueden orientar una sistematización, presentamos la siguiente gráfica, la cual intenta destacar, a modo de esquema general, los principales interrogantes que hay detrás de una sistematización de experiencias. La gráfica también ilustra las principales características que cruzan transversalmente estas preguntas y la manera de realizarlas durante el proceso de construcción colectiva del conocimiento que supone este enfoque de evaluación.

preguntas y enfasis de la sistematizacion

En tanto proceso dinámico y reflexión crítica, diversos autores señalan que las preguntas principales son:

 ¿Cuál fue la naturaleza del proyecto o experiencia?
 ¿Qué se realizó, cómo, por qué y para quién/es?
 ¿Cómo influyeron las dimensiones culturales, económicas, geográficas, institucionales, políticas y psicosociales en el diseño e implementación del proyecto?
 ¿Qué procesos se dieron durante el proyecto, previstos y no previstos inicialmente?
 ¿Cuáles fueron los resultados del proyecto y cuál el impacto generado por ellos? ¿Cómo y por qué se produjeron?
 ¿Qué problemas se encontraron en el proyecto y cómo se resolvieron?
 ¿Cuáles fueron los factores que facilitaron y/o dificultaron el desarrollo del proyecto?
 ¿Cuál fue la calidad de las relaciones que se dieron entre el(los) facilitador(es) o entidades de apoyo y los beneficiarios o usuarios del proyecto?
 ¿Qué aprendieron los participantes en la experiencia?
 ¿Cómo se produjo el aprendizaje?
 ¿Qué lecciones pueden ser comunicadas y replicadas en otros casos?

Por supuesto, el tipo de pregunta y la mayor diversidad y/o profundidad de las mismas cambiará según sea el propósito de cada experiencia y su respectivo proceso de sistematización. Además, variarán según el momento del ciclo de la sistematización. Buscando clarificar algunas prácticas que parecieran ser similares, presentamos un cuadro con las características principales que diferencian de la Investigación, Evaluación y Sistematización.

Metodología de la sistematización

La sistematización es un proceso, el cual supone el tránsito por diferentes momentos o ejes de análisis, aunque no siempre de forma lineal o secuencial. Estos momentos, aspectos o elementos a ser documentados y analizados durante el proceso de sistematización, constituyen variables que debieran ser observadas en la experiencia a partir de la combinación de diferentes instrumentos de recolección de datos (entrevistas a los responsables del proyecto y población beneficiaria, observación de la operación del proyecto en terreno, análisis de documentos, informes y otras
fuentes de información, etcétera).

El punto de partida es la selección de la experiencia o proyecto que se desea sistematizar.

Este primer momento se lo conoce como identificación o construcción del objemomentosto de conocimiento, y el principal propósito del mismo es definir el alcance de la experiencia, los aspectos o ejes que sobre los que se desea generar lecciones y aprendizaje.
El segundo momento consiste en la identificación de los actores claves o de relevancia para la experiencia, priorizando todos aquellas personas o instituciones que se involucraron de una u otra forma en el proceso o intervención.
El tercer momento tiene que ver con la descripción y análisis de la situación inicial y el contexto donde se desarrolló la experiencia.
En el cuarto momento, la sistematización se concentra en la recuperación de lo que fueron los principales objetivos y propósitos de la experiencia (explícitos e implícitos) y la descripción y análisis de la intervención.
El quinto momento de este proceso, refiere a la descripción de los resultados e impacto del proyecto, si los hubiere, o –dicho en otros términos- el análisis de la situación final o la situación al momento de realizar la sistematización.
Finalmente, en el sexto momento, la sistematización se concentra en lo que podría denominarse la producción de conocimiento, o la síntesis de lo que fueron las lecciones y aprendizajes fruto de la intervención.

Para profundizar sobre los momentos, pueden revisar “¿Cómo aprender de la Práctica?, un trabajo algo viejito, pero vigente; o bien, “la sistematización, una mirada a nuestras prácticas“, otro de los clásicos en la materia. Como vemos, la sistematización es, de alguna manera, el arte de hacerse y hacerle preguntas a un proyecto o experiencia… Para ello debemos estar abiertos a lo inesperado, ser críticos y autocríticos, estar dispuestos a preguntas incómodas y respuestas incluso más incómodas… Como suele decirse, para aprender de la experiencia nada mejor que cuestionarse y preguntarse sobre ella… Una buena pregunta es mejor que muchas respuestas equivocadas, no?

Para profundizar y ver ejemplos, pueden visitar la página del Curso Libre de Sistematización de Experiencias que damos cada dos años en la Facultad. En la sección ‘bibliografía básica’ encontrarán un apartado con manuales sobre este enfoque de evaluación y otro apartado con ‘experiencias de sistematización’. En el primero podrán abordar diferentes cuestiones conceptuales y metodológicas, mientras que en el segundo encontrarán una lista de informes de diferentes experiencias sistematizadas. Para quienes quieren conocer la sistematización de experiencias cercanas a nuestra provincia, les sugiero leer el informe La Dimensión Humana de la Conservación, el que presenta un caso comparado de San Juan y Córdoba con proyectos de desarrollo sustentable en comunidades aledañas al Parque Nacional San Guillermo en el departamento Iglesia. Fruto de este trabajo se editó un video, el que denominamos Gente de Tierras Altas, y que refleja los aprendizajes de la experiencia así como los valores de este tipo de intervención (ver debajo)

Espero les haya servido esta clase.  Saludos cordiales!

El equipo cátedra!

de planificacionsocialunsj Publicado en Clases

ÚLTIMA CLASE DEL AÑO 2016

 

 

Estimados y estimadas, les recuerdo que mañana miércoles realizaremos la última clase del 2016, abordando uno de los tres principales enfoques de evaluación ex-post: LA SISTEMATIZACIÓN DE EXPERIENCIAS.

la-curiosidadLa clase se realizará a las 17.00 en el aula de tercer año o la sala de lectura de Trabajo Social. Los esperamos!

Luego de la clase, alrededor de las 19 hs, habrá consulta tanto para quienes les interesa saber cómo preparar la materia, como para quienes ya la están preparando.

Saludos!

Esteban

 

Atención: Furque, Yamila

Estimados/as,

Solicitamos su colaboración URGENTE.

La alumna FURQUE, YAMILA, MATRICULA Nro 7881 ha obtenido la Regularidad de la asignatura pero NO FIGURA INSCRIPTA EN EL SIU.

Por favor, acercarse al Departamento Alumnos con su comprobante de inscripción para reclamar su carga y avisarnos inmediatamente. De otro modo, quedará LIBRE al no estar registrada en el sistema.

Muchas gracias.

Saludos,

El equipo

Condición Académica del cursado 2016.

Estimados/as!

Solicitamos que controlen la condición académica lograda de acuerdo a los resultados obtenidos en el parcial y trabajo práctico.

Tienen tiempo hasta el día lunes 21/11 para contactarnos en caso de detectar algún error de carga. En dicho caso, solicitaremos la documentación correspondiente que avale su observación (parcial-trabajo práctico corregidos). Por favor, contactarse al e  mail de la cátedra.

Apellido y Nombre MU Nº CONDICIÓN
ALDECO KATYA 3469 REGULAR
ALLENDEZ ANDREA 8409 LIBRE
ALVAREZ ROMINA DAIANA 6347 LIBRE
ARACENA EVA 7065 REGULAR
ARANCIBIA YANINA 18193 REGULAR
ASTUDILLO FLORENCIA 7727 LIBRE
BAEZ, PAUL 8236 LIBRE
BAEZ MARTIN CAROLA 6891 LIBRE
BALDERRAMO ROSA 8494 LIBRE
BALMACEDA PAULA 5510 LIBRE
BARRERA FABIANA 8243 LIBRE
BELEN MARIA 8301 LIBRE
BUSTELO ROCIO 7282 LIBRE
BUSTOS JOFRE MELISA GABRIELA 5702 REGULAR
BUSTOS LUCIANA 8740 LIBRE
CARBAJAL JIMENA DAIANA 2022 REGULAR
CARMONA LEONOR 7758 REGULAR
CASADEMONT JULIETA 6918 REGULAR
CASTRO EVELIN MARA FLORENCIA 5416 LIBRE
CHIRINO YESICA ELIZABETH 8229 LIBRE
COLQUE FERNANDA 8122 LIBRE
COLQUE NORMA 8045 LIBRE
CONEJERO NATALIA 6334 LIBRE
DÁVILA JOHANA 20769 LIBRE
DÍAZ MARIA LORENA 20633 REGULAR
DIEZ CARLA 6590 REGULAR
DOMINGUEZ MAIRA 7820 LIBRE
DOMINGUEZ ROMINA 1075 LIBRE
ESPINOSA LILIANA BEATRIZ 25488 LIBRE
ESPINOZA ANTÚNEZ MARIA FERNANDA 4804 LIBRE
FABREGAS FRANCO NICOLAS 7043 REGULAR
FERNANDEZ FATIMA NAIR 8152 LIBRE
FERNANDEZ ROCIO 7728 REGULAR
FERREYRA SOLEDAD 7700 REGULAR
FLEITA MARIA VICTORIA 3504 REGULAR
FONZALIDA ROCIO BELEN 9244 REGULAR
FORTE CINTHYA CECILIA 6337 REGULAR
FURQUE YAMILA 7881 REGULAR
GALLARDO MARISEL LIBRE
GIMENEZ KAREN 6377 LIBRE
GOMEZ CINTIA 7759 LIBRE
GOMEZ MAILEN 7654 LIBRE
GOMEZ YESICA MARIANELA 22151 REGULAR
GONZALEZ T MARTHA SOLEDAD 2279 LIBRE
GONZALEZ YAMILA 8233 LIBRE
GUTIERREZ DAIANA DEL ROSARIO 2131 LIBRE
GUTIERREZ SILVANA BEATRIZ 18831 REGULAR
IVANOFF ANA FERNANDA 8630 REGULAR
JOAO, FLORENCIA 23094 LIBRE
LACIAR ANGELA 6358 REGULAR
LUNA DAYANA 7134 LIBRE
MADRID BRIZUELA LUCIANA N 5701 LIBRE
MALLA SILVANA YOHANA 5468 REGULAR
MAMONE MARIA BELEN 7540 REGULAR
MANGUÉ ETÓO LUISA 7512 LIBRE
MANRIQUE FLAVIA 8238 LIBRE
MARIN MARIELA ANAHI 6032 LIBRE
MARQUEZ ROXANA VANESA 8682 LIBRE
MARTIN MARIELA ANAHI 6032 REGULAR
MARTINEZ BALMACEDA ANA LAURA 3457 REGULAR
MARTINEZ, ROMINA 582 LIBRE
MELIAN MARISA 3856 LIBRE
MERCADO MARIANA 7729 LIBRE
MERCADO MENENDEZ MAYRA 2028 LIBRE
MERCADO PATRICIA EDITH 6100 LIBRE
MESSINA GEORGINA 8125 REGULAR
MONARDEZ KAREN AYELEN 7655 LIBRE
MOLINA ROMINA 4631 LIBRE
MORAN MARLENE 8235 LIBRE
MORILLA MARIA LAURA 6332 LIBRE
MUÑOZ MARISOL 6958 REGULAR
MUÑOZ RUBIA, IDANIA 7762 REGULAR
NACH ANA ESTHER 7518 REGULAR
NAVEDA MICAELA 8457 LIBRE
NUÑEZ IVANA 21532 LIBRE
OLIVERA CECILIA 6562 LIBRE
OLIVERA MELINA 3441 LIBRE
OLIVIERES MARIA NATALIA 8537 LIBRE
OLMOS GEMA 8778 LIBRE
ORMEÑO CELINA GISELL 7880 REGULAR
ORO SARA 4809 LIBRE
ORTEGA CONSTANZA 8610 LIBRE
ORTIZ MARTIN CARLA DANIELA 7539 REGULAR
PAEZ BARBARITA 7637 REGULAR
PAEZ ZARATE CAROLINA 8130 LIBRE
PAREDES MARIA ESTEFANIS 7614 REGULAR
PELAYTAY JANET 8026 LIBRE
PELOZO BEATRIZ 7843 REGULAR
PEREZ CARLA 3619 LIBRE
PEREZ TORRES JUAN IGNACIO 8357 REGULAR
PORTUGAL PAULA FLORENCIA 7192 LIBRE
QUIROGA AYELEN 8240 REGULAR
QUIROGA BETIANA 672 LIBRE
REIG SALINAS PAULA DANIELA 8493 LIBRE
RIVERO YANINA ISABEL 3630 REGULAR
ROBLEDO MICAELA 8025 LIBRE
RODIGUEZ ANDREA AGOSTINA 9245 LIBRE
RODIGUEZ MARISA 20753 LIBRE
RODRIGUEZ AGOSTINA 9245 REGULAR
RODRIGUEZ DANIA FLORENCIA 8048 REGULAR
ROJAS MICAELA JANET 6557 REGULAR
ROSALES DANIELA VANESA 4905 LIBRE
RUARTE CINTIA LIBRE
SANCHEZ AMELIA SOLEDAD 6592 REGULAR
SANCHEZ EMANUEL 5373 REGULAR
SANCHEZ GONZALO 6376 REGULAR
SEMERARO YULIANA 2534 REGULAR
SILLERO MARTIN 8034 REGULAR
SORIA CAROLINA 8028 LIBRE
SOSA MEGLIOLI MARIANELA 2533 REGULAR
SOSA PAULA 9242 REGULAR
TAPIA SILVANA BELÉN 6378 LIBRE
TELLO CECILIA 7656 REGULAR
TORÉS FABRICIO 8025 REGULAR
TORRES AGUILERA ELIANA DANIELA 3602 REGULAR
TORRES DIAZ AIMARA 8306 REGULAR
TORRES JULIETA 3380 REGULAR
TRONCOSO PAULA 6981 LIBRE
VILLEGAS YESICA 22043 REGULAR
VINCENTELA DAYANA 8023 LIBRE
ZARATE KAREN 8414 REGULAR

Agradecemos su disposición.

Saludos.-

Equipo Cátedra

Resultados Extraordinario Trabajo Práctico

Estimados/as,

Compartimos los resultados de la evaluación extraordinaria del Trabajo Práctico. 

Quienes quieran devolución deberán solicitarla al equipo.Se realizará el miércoles 23 en horario de clase. 

REPROBADOS:

  • Pelaytay, Janet
  • Bustos, Luciana
  • Domínguez, Maira
  • Gómez, Cintia
  • Baez, Paul
  • Álvarez, Dayana
  • Olivera, Melina
  • Quiroga, Betiana
  • Morán, Marlene
  • Etoó, Maria Luisa

APROBADOS:

  • Rodríguez, Dania
  • Tello, Cecilia
  • Muñoz, Marisol
  • Sosa, Paula
  • Laciar, Ángela 
  • Nach, Ana 

Saludos,

El equipo

Clase opcional complementaria. Confirmar participación!

1502569_729596300394717_1862630608_n

 

Estimadas/os participantes de Planificación Social 2016.

En virtud de los diferentes feriados que hemos tenido en este segundo semestre, los que lamentablemente caen o se corren al día Lunes, este año nos ha faltado tiempo para desarrollar uno de los temas centrales de la Unidad IV: Sistematización de Experiencias.

Como otros años, nos interesa que cada unidad y todos los temas de la materia se desarrollen. Por ello, aún cuando el ciclo académico 2016 ya finalizó, ofrecemos una clase opcional y complementaria para desarrollar este tema. La misma se realizará el día miércoles 23 de Noviembre, en el horario habitual de clases.

NOTA. En otras ocasiones, cuando hemos ofrecido este tipo de clases complementarias, no hemos tenido concurrencia. A los efectos de evitar esto, solicitamos a quienes quieran y puedan participar, lo hagan saber comentando esta entrada con un “sí, voy…!”. Esto nos permitirá planificar la clase, y saber que contaremos con participantes.

Saludos cordiales!

Equipo cátedra.

 

Resultados Trabajo Practico

Estimados /as,

En el día de hoy el equipo terminó de evaluar los trabajos prácticos en su instancia de recuperación. Mientras algunos grupos lograron mejorar el trabajo anterior,otros no están en condiciones de aprobar el mismo. 

Los alumnos que aprobaron recibirán una devolución por escrito el miercoles 16 en horario de clase.Vale destacar que, aun estando aprobados, los trabajos presentan distintos tipos de errores.Les pedimos revisar los comentarios para no reincidir en los mismos en el futuro.

Los alumnos que no aprobaron esta instancia (los que se mencionan debajo) deberán presentarse el miércoles 16 a extraordinario. Consistirá en una evalución teórico-práctica sobre Enfoque de Marco Lógico.

Debido a la finalización del ciclo lectivo, no es posible fijar una fecha posterior a la indicada bajo ningún concepto.

  • ORO,SARA
  • BAEZ,PAUL
  • BUSTOS,LUCIANA
  • DOMINGUEZ,MAIRA
  • OLMOS,GEMA
  • PELAYTAY,JANET
  • MUÑOZ,MARISOL
  • NACH,ANA ESTHER
  • RODRIGUEZ,DANIA
  • SOSA,PAULA
  • TELLO,CECILIA
  • ÁLVAREZ ,ROMINA DAIANA
  • CONEJERO,NATALIA
  • LACIAR,ÁNGELA 
  • MORILLA,MARÍA LAURA
  • OLIVERA,MELINA
  • ETOO,MARIA LUISA
  • GOMEZ,CINTIA
  • QUIROGA, BETIANA

Se tomará en la sala de lectura de Trabajo Social.

Saludos

Próximas clases de consulta 

Estimados/as,

Les informamos que las próximas clases de consultar serán:

  • Viernes 11 a las 9hs con Laura
  • Lunes 14 a las 16hs con Esteban y Mariana

Las clases serán en el Box 4

Saludos

I Conferencia Virtual para Jóvenes y Emergentes Evaluadores

Estimados/as,

Para quienes tengan interés en profundizar conocimientos sobre temas de evaluación de intervenciones para el desarrollo les cuento que hay una serie de iniciativas internacionales de las cuales varios de la cátedra participamos. En este caso, la iniciativa ‘EvalYouth’ es una de ellas, vinculada al fortalecimiento de capacidades y oportunidades para quienes comienzan una carrera en el campo de la evaluación.

El próximo 2 de diciembre la iniciativa realizará su primera conferencia virtual, a la cual están invitados/as a sumarse.  es un evento gratuito a partir de las 9AM EST (hora de Nueva York ).

14925404_553109454884706_3722604273096339290_nEl tema principal es “Construir puentes hacia la práctica de la evaluación” y se divide en 2 sub-temas:
1) cómo construir tu carrera en evaluación
2) habilidades y métodos para realizar evaluaciones de calidad.

Algunos de los presentadores incluyen: Kathryn Newcomer (presidenta de la AEA), Ziad Moussa (presidente de la IOCE), y Nick York (Director de Desarrollo y Administración Económica del Independent Evaluation Group, Banco Mundial), Anne Thibault (J-PAL LAC), entre otros.

La conferencia es en inglés y tendrá traducción simultánea a español y francés a través de la plataforma VoiceBoxer.
El formulario de registro para la conferencia puede ser accedido a través del siguiente link: https://goo.gl/forms/e4fpWqYVag7C30V02

Más información sobre la programación de la conferencia, los presentadores y horario puede ser encontrada en la página web de la conferencia: http://www.evalpartners.org/evalyouth/virtual-conference

Información sobre el grupo de Latinoamérica trabajando en la iniciativa puede encontrarse en este link. Si les interesa sumarse, pueden contactar al mail de referencia o consultarme directamente. Es una buena oportunidad para involucrarse en actividades de capacitación y empezar a construir carrera desde su formación de grado.

Saludos,

Alejandra

RESULTADOS EVALUACIÓN PARCIAL (EXTRAORDINARIO)

Estimadas/os estudiantes, adjuntamos los resultados de la evaluación parcial realizada ayer 2 de noviembre, 2016.

recuperatorio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como se informó, quienes deseen recibir una devolución detallada sobre el resultado, deben solicitar una consulta para la semana 14 de noviembre.

Los parciales serán entregados el lunes 7 de noviembre, durante el horario de clases, cuando se tomará el recuperatorio del práctico.

Saludos!

Equipo Cátedra.

Seguimiento y Evaluación de Resultados e Impacto

 

Hola, qué tal?

En la clase de hoy se continuó desarrollando la Unidad IV de la materia. En esta ocasión se profundizó sobre criterios de Evaluación y los siguientes tres tipos de evaluación: SEGUIMIENTO, EVALUACIÓN DE RESULTADOS Y EVALUACIÓN DE IMPACTO.

Luego de un repaso sobre los elementos claves que forman parte de una intervención planificada, y los conceptos generales de evaluación (temas ya desarrollados en clases anteriores), se introdujo y desarrolló el tema de los criterios y variables típicos de una evaluación.

Criterios de Evaluación e indicadores de Evaluación

Estos criterios, como señalamos en clase, responden a diferentes puntos de vista o variables sobre las que se puede tener interés a la hora de evaluar una intervención. La Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OCDE) ha formalizado 5 criterios que hoy son de uso común a nivel internacional y siempre pueden ser usados como un punto de partida, aun cuando se decida enfocar la evaluación hacia criterios más específicos. En muchos organismos internacionales, cada evaluación debe hacer referencia a los cinco criterios, pero también es posible priorizar solamente los particulares, según lo que sirva al propósito de la evaluación en curso. Los cinco criterios de la OCDE son: Pertinencia, Eficacia, Impacto, Eficiencia y Sostenibilidad. La figura sintetiza a qué refiere cada uno de ellos.

sin-titulo-1

Pero, más allá del criterio, interesa pensar en el tipo de preguntas que le hacemos a la intervención (programa o proyecto) cuando abordamos cada criterio. A modo de ejemplo, acá van las principales preguntas para cada criterio o variable a estudiar.

Cuando queremos analizar la pertinencia de una intervención, podemos preguntar:

  • ¿En qué medida resulta adecuada la intervención para contribuir a la solución del problema central hacia el cual se dirige esa  intervención?
  • ¿En qué medida existe un consenso social (población objetivo, otros involucrados) respecto a los objetivos de la intervención?
  • ¿En qué medida existe una coherencia entre los objetivos de la intervención y la política del país o es que se presentan contradicciones?
  • ¿Los bienes y los servicios son accesibles de igual manera para toda la población beneficiaria (accesibilidad) o se observan patrones de exclusión?
  • ¿En qué medida la intervención contribuye a temas transversales definidos por parte del gobierno (por ejemplo Igualdad de género, sostenibilidad ecológica)?

Cuando queremos analizar la eficacia de una intervención, podemos preguntar:

  • ¿Qué cobertura (propuesta vs. alcanzada) ha logrado la intervención? ( relación entre el tamaño de la población objetivo y la población efectivamente beneficiada).
  • ¿Hasta qué punto los resultados alcanzados coinciden con las metas propuestas?
  • ¿Cuáles son los factores centrales que determinan el logro o no logro de los objetivos?
  • ¿Qué involucrados han contribuido en el logro de los resultados?
  • ¿Qué resultados no planeados, positivos o negativos, se han presentado? ¿Cómo se valoran dichos resultados en términos del éxito de la intervención?

Cuando queremos analizar la eficiencia de una intervención, podemos preguntar:

  • ¿Quién aplica qué recursos (humanos, financieros, otros) para la implementación de la intervención?
  • ¿En qué medida es adecuada la relación entre los recursos aplicados y los resultados alcanzados?
  • ¿Qué soluciones alternativas existen / hubieran existido para perseguir el mismo objetivo general?
  • ¿Se ha elegido la solución más apropiada en términos de eficiencia?
  • ¿En qué medida los recursos se han aplicado de una manera que ha maximizado los resultados obtenidos?

Cuando queremos analizar el  impacto de una intervención, podemos preguntar:

  • ¿Qué cambios (positivos o negativos) se observan a nivel de los resultados indirectos, por ejemplo, en la población objetivo, el entorno sectorial?
  • ¿Qué efectos tuvieron los resultados del proyecto?
  • ¿Cuáles de estos cambios pueden atribuirse (de manera plausible o metodológicamente confiable) a la intervención?
  • ¿En qué medida contribuye el programa a logros superiores de la política del país o de la comunidad internacional (por ejemplo Objetivos del Milenio)?

Cuando queremos analizar la sostenibilidad de una intervención, podemos preguntar:

  • ¿Qué resultados obtenidos van a perdurar más allá del final de la intervención?
  • ¿Cómo se valora la sostenibilidad en sus cuatro dimensiones (social, política, económica, ambiental)?
  • ¿Qué factores fomentan o amenazan la sostenibilidad?
  • ¿Qué instrumentos, métodos o conceptos se usan con el  fin de asegurar la sostenibilidad?

Además de los criterios anteriores, es importante prestar atención al tema de indicadores. Los indicadores nos ayudan a responder a la pregunta ¿cómo sabemos que los objetivos fueron o están siendo alcanzados?

indicadoresEste tema ya lo hemos desarrollado cuando analizamos el Enfoque del Marco Lógico, en el momento de formulación o diseño de un proyecto o programa. Acá adquieren relevancia, en tanto a través de ellos podremos observar el desempeño y los resultados de nuestra intervención. Sólo a modo de repaso, vale señalar que los indicadores son un medio de información específico que ofrece evidencia objetiva acerca de los logros de una intervención planeada. Ellos sirven para verificar si se están originando los cambios previstos tanto en cantidad como calidad para cada uno de los niveles de la intervención (productos, resultados, impacto).

Los indicadores, vistos desde la evaluación, son un medio para medir hechos en comparación con lo planificado en términos de calidad, cantidad y puntualidad. Deben ofrecer una evidencia objetiva (verificada independientemente) sobre el desempeño de una intervención. En términos generales, podríamos clasificar los indicadores en tres grandes grupos: (a) indicadores de realización o desempeño, (b) indicadores de resultados, y (c) indicadores de impacto (ver imagen).

Existe una gran variedad de indicadores. Hay indicadores cuantitativos (medido y contados), cualitativos (sentimientos, percepciones, juicios de valor), directos (por ejemplo, el porcentaje de empleo o el nivel de ingreso) e indirectos o proxi (medida que se obtiene a partir de varios indicadores, por ejemplo la cohesión grupal). La selección de uno u otro dependerá de los criterios y variables sobre los que pondremos énfasis en la evaluación que nos toque realizar, pero también sobre el tipo de intervención (programa o proyecto) y el momento en que realicemos la evaluación. A la hora de definir indicadores, podemos realizar preguntas como: ¿cómo sabremos (o demostraremos a otros) que los cambios anunciados en los resultados se han alcanzado satisfactoriamente?, ¿quién cambió como consecuencia de los resultados de las actividades del proyecto? y ¿qué cambió a causa del proyecto?. Para elegir buenos indicadores es necesario tener en cuenta, entre otros, los siguiente aspectos: (a) que sean ‘medibles’, (b) que sean ‘relevantes’ para los productos y objetivos identificados, (c) que sean suficientemente ‘específicos’ para cada nivel de resultados, y (d) que existan datos e información disponible a costos y esfuerzo razonable.

Una experiencia para ponerle algo de ‘realidad’ a los conceptos.

Una vez desarrollos los criterios de evaluación e indicadores, presentamos el caso ‘AGUA EN ARROYO BLANCO’ de Rivera, Uruguay. Se trata de una iniciativa de la repartición de Agricultura y Ganadería de Uruguay, la cual decide flexibilizar sus prioridades institucionales para atender necesidades centrales y sentidas por los pobladores de una comunidad rural del vecino país. La experiencia narra la historia y el desarrollo organizativo de una comunidad rural para acceder a una necesidad básica como es el agua potable, destacando todo el proceso de intervención (pasado, presente y perspectivas futuras de la comunidad). Es un caso interesante para identificar elementos básicos de un proyecto, así como el alcance y limitaciones de este tipo de intervención.

sin-titulo-2En esta ocasión utilizamos el caso para ejemplificar la ‘mirada’ particular que los tres tipos de evaluación (desarrollados más adelante) podrían tener sobre una misma experiencia. Una vez compartido el caso, comenzamos con el desarrollo conceptual de los tres tipos de evaluación analizados en esta clase.

Pero, volviendo al tema de los tipos de evaluación, vale recordar que mientras algunos de los enfoques se orientan hacia los resultados (en sus diferentes niveles de cambio) otros ponen énfasis en el proceso. Los primeros se ubican en el grupo conocido como evaluación sumativa, aquellas evaluaciones que se concentran sobre distintos aspectos y niveles de los resultados esperados o alcanzados por una intervención. Las evaluaciones de tipo sumativa tienen como finalidad comprobar si se han alcanzado los diferentes niveles de cambio, o si se han efectuado beneficios para la población objetivo y otros impactos deseados o no deseados. Este tipo de evaluaciones está principalmente destinado a quienes toman decisiones. En esta materia analizaremos tres enfoques de evaluación del tipo sumativa: el seguimiento o evaluación durante, la evaluación de resultados y la evaluación de impacto.

En la mayoría de los enfoques de evaluación orientada por resultados, como hemos visto, el énfasis central es la medición de los resultados e impacto del proyecto. Ahí, lo esencial de la evaluación es la valorización de las acciones emprendidas en una práctica, como el cumplimiento de metas y objetivos, la relación costo-beneficio en el uso de los fondos, la adecuación de los métodos a los objetivos, etcétera.

Otros enfoques de evaluación, como la sistematización de experiencias que veremos en una próxima clase, se orientan al aprendizaje y se conocen como evaluaciones de tipo formativas. Ellos pueden incluir elementos como ‘resultados’, ‘desempeño’ e ‘impacto’, pero lo esencial es su intento por captar el desarrollo de la experiencia. En estos enfoques, como la sistematización, interesa principalmente la comprensión de los procesos que se desarrollan en un determinado contexto para poder mejorar su implementación y rescatar los aprendizajes. A los efectos de resaltar lo específico de cada tipo de evaluación, y comprender cuáles son los tipos de evaluación de grupo sumativa que veremos en la materia, presentamos una figura que re-edita la gráfica de una intervención básica. En este caso incluimos ahí los diferentes tipos de evaluación y cómo cada uno de ellos pone una singular atención sobre diferentes aspectos de la intervención. Vale destacar que este gráfico no pretende ser exhaustivo, sino -simplemente- marcar, a modo de ‘trazo grueso`, las principales diferencias entre los abordajes que se pueden realizar sobre una experiencia (proyecto, programa o política).

sin-titulo-3

Ahora sí, hechas estas aclaraciones, nos concentramos en los principales aspectos de cada tipo de evaluación.

Evaluación Durante, Seguimiento o Monitoreo.

image001Continuando con la clase, desarrollamos primero este tipo de evaluación, conocida  como seguimiento, monitoreo o evaluación durante.  Comenzamos explicando que este tipo de evaluación consiste en “un proceso continuo y sistemático de recolección, análisis y uso de información sobre la ejecución del plan de trabajo para la toma de decisiones que permitan realizar ajustes y contribuya al logro de los objetivos priorizados” (Tapella, 2011).

Luego de ofrecer algunos elementos conceptuales, se enfatizó sobre el ‘por qué’ de este tipo de evaluación, destacando que el seguimiento:

  • permite tomar decisiones oportunas y fundamentadas para redireccionar o reprogramar las acciones, resignar recursos, modificar estrategias para alcanzar más y mejores logros;
  • permite saber si las metodologías de trabajo y las actividades son las adecuadas y si su implementación se desarrolla según lo esperado;
  • en escenarios sociales y culturales como los actuales, caracterizados por la alta incertidumbre y rápida velocidad de los cambios, el seguimiento nos permite estar alerta de los posibles riegos y/o problemas para evitar efectos negativos en la ejecución;
  • porque proporciona la información en tiempo real, necesaria para la gestión y sirve de insumos fundamentales para evaluaciones de resultados, impacto y sistematización.

El seguimiento abarca el uso de información sobre la marcha de un proyecto o programa. Se trata de rastrear la implementación, progreso, productos y resultados parciales de una intervención. El seguimiento se propone generar información oportuna para tomar decisiones o realizar ajustes respecto del plan original. Este tipo de evaluación focaliza en recursos, actividades, productos y resultados parciales, y sirve también para motivar a los actores claves a continuar la ejecución y reorientar el proyecto hacia los objetivos primariamente establecidos.

preguntas de seguimientoEl seguimiento de proyectos de pequeña escala o escala local debe prestar especial atención a: (1) las actividades principales y sus productos/resultados (indicadores), (2) comparar constantemente lo planeado con lo realizado, (c) el contexto y los supuestos sobre los que se basa el plan de trabajo, y (d) los recursos previstos para ser usados por el proyecto.

Como todo tipo de evaluación, el seguimiento implica realizar preguntas sobre la marcha de un proyecto o programa. ¿Tenemos suficientemente claro hacia dónde va nuestra intervención?, ¿El objetivo del plan de trabajo describe los cambios que se esperan alcanzar?, ¿Tenemos ‘hitos’, ‘indicadores de camino’ y ‘metas intermedias’ para reconocer la ‘trayectoria de nuestra intervención’?, ¿Quién los ha establecido?, ¿Intercambiamos opiniones sobre los indicadores elegidos, sobre si son adecuados o no? Estos tipos de preguntas son básicas e iniciales, aunque las mismas pueden ser complementadas con las preguntas que figuran en la siguiente gráfica.

Finalmente, se hizo referencia sobre aquellos aspectos que se deben tener en cuenta en cuanto la socialización de los hallazgos evaluativo. Se destacó que en todo tipo de evaluación, en cualquier momento que se realice, se deben efectuar socializaciones (devoluciones) apropiadas y oportunas a los interesados. Son las personas que están en terreno, donde tienen lugar las acciones, quienes primordialmente deben recibir tales devoluciones y tener la oportunidad de criticarlas y corregirlas. Los informes de seguimiento deben ser comprensibles para todos los involucrados y tener en claro que el hecho de brindar información garantiza  la transparencia de la gestión. Además, estos informes son la base para el aprendizaje organizacional y  la mejora institucional y social de quienes se desempeñan en este tipo de intervenciones.

Para profundizar sobre este tipo de evaluación y prepararse para el examen final, es necesario acceder a la bibliografía básica sobre el tema. Para acceder a conceptos prácticos y simples, revisen esta guía. Para profundizar sobre el diseño de un sistema de seguimiento de proyectos pueden acceder a este manual. Para profundizar sobre instrumentos, métodos y enfoques diversos de seguimiento y evaluación, acceder a este manual.  Para comprender la dimensión participativa del seguimiento, acceda a este documento.

Evaluación de Resultados e Impacto.

Estos dos tipos de evaluación, sobre los que suele haber confusión, se ubican luego de la ejecución de un programa o proyecto. Por ellos se los conoce también como Evaluación Ex – Post.  Aunque vale destacar que hay muchos otros tipos de evaluación ex – post, una de ellas la sistematización de experiencias, que veremos más adelante en la materia. Como decíamos, tanto la evaluación de resultados como de impacto, son realizadas una vez que el proyecto ha concluido su ejecución.

La evaluación de resultados tiene la finalidad de realizar un análisis valorativo del proyecto para determinar la medida en que el mismo alcanza sus objetivos, particularmente los cambios de segundo nivel, que son responsabilidad directa del proyecto.

La evaluación de resultados tiene, por lo general, dos dimensiones, el análisis de la efectividad y el análisis de la eficiencia. El análisis de la efectividad, muchas veces usado como sinónimo de eficacia, mide el grado en que los resultados han sido alcanzados, es decir, en qué medida un proyecto o plan de trabajo alcanza sus objetivos en un período determinado, independientemente de los costos que ello implique. Se concentra principalmente sobre el análisis de los productos y resultados alcanzados comparados con los objetivos y metas expresados en el diseño del proyecto/programa. Por su parte, el análisis de la eficiencia procura determinar de qué manera un proyecto hace uso de los medios disponibles, cómo se realizan las actividades y de qué modo se alcanzan los resultados previstos. La eficiencia valora la forma en la que se utilizan los recursos que se consumen durante la ejecución, procurando así medir el rendimiento del proceso de ejecución. Se concentra principalmente sobre el análisis de las actividades y sus costos y los productos y resultados del proyecto.

L evaluación de impacto, por su parte, presta especial atención al cambio en la vida de las poblaciones como consecuencia de los resultados de una intervención. Es decir, analiza los efectos que los resultados del proyecto o plan de trabajo han generado respecto de la situación inicial. Estos cambios pueden ser positivos o negativos, deliberados o involuntarios, directos o indirectos, esperados o inesperados. Este tipo de evaluación compara principalmente la situación inicial (sin intervención) y la situación final (luego de un tiempo de finalizado el proyecto/programa).

La evaluación de impacto, según la define la OCDE, se concentra sobre “los efectos a largo plazo, positivos y negativos, primarios y secundarios, producidos por una intervención de desarrollo, sean directos o indirectos, esperados o no. Estos efectos pueden ser económicos, socioculturales, institucionales, ambientales o de otro tipo” (OECD, 2002). Acá, en lugar de comparar los objetivos y los resultados de un proyecto o programa, se presta especial atención al cambio en la vida de las poblaciones como consecuencia de los resultados de una intervención. Es decir, analiza los efectos que los resultados del proyecto o plan de trabajo han generado respecto de la situación inicial. Como se evidencia en la imagen, estos dos tipos de evaluación tienen en común el momento en tanto ambas son evaluaciones ex – post. Ambas se concentran sobre lo que podríamos llamar el “para qué” de una intervención planificada.

EVALUACION RESULTADO E IMPACTO

Entonces, ¿qué debiéramos incluir en una “evaluación de resultados e impacto rigurosa”?

sin-titulo-4Tomando la gráfica anterior, podríamos decir que, en torno a los resultados, una evaluación debiera preguntarse principalmente en torno a la relación causa-efecto directa entre un producto (o un limitado número de productos) y un resultado que puede ser medido al final de proyecto. Esto es, encontrar una atribución clara entre las acciones y los resultados. En torno al impacto, una evaluación debiera preguntarse sobre los cambios en el más alto nivel, esto es indicadores sobre mejoras sostenidas en la calidad de vida de la gente (por ejemplo los Objetivos de Desarrollo del Milenio). En la gráfica se ilustra el énfasis de cada tipo de evaluación (resultados e impacto) según el tipo de preguntas que pretende resolver.

Si bien parece relativamente simple, este tema de evaluación suele prestarse a confusión. Muchos confunden evaluación de resultados con evaluación de impacto, y cuáles son sus particulares miradas respecto de una intervención. Recomendamos revisar diferentes documentos disponibles en la biblioteca virtual de la materia para la Unidad IV. Estos documentos, entre otros, les permitirá comprender con más precisión de qué se trata cada tipo de evaluación, a saber: (a) Diseño del sistema de seguimiento y evaluación de los proyectos (b) Términos clave sobre seguimiento y evaluación de proyectos, (c) Manual de evaluación de impacto de programas y proyectos, y (d) Los Estudios de Base o Línea de Base. Para ejemplificar y profundizar, revisar otros materiales de la biblioteca o consultar al equipo cátedra.

Saludos cordiales,

El equipo de planificación.

 

 

de planificacionsocialunsj Publicado en Clases

RESULTADOS RECUPERATORIO PARCIAL

Apellido y Nombre MU Nº Recuperatorio Parcial
ALDECO KATYA 3469 APROBADO
ARANCIBIA YANINA 18193 APROBADO
BAEZ, PAUL 8236 REPROBADO
BAEZ MARTIRN, CAROLA 6891 REPROBADO
BALMACEDA PAULA 5510 REPROBADO
BARRERA FABIANA 8243 REPROBADO
BUSTOS LUCIANA 8740 APROBADO
CARBAJAL JIMENA DAIANA 2022 APROBADO
CHIRINO YESICA ELIZABETH 8229 REPROBADO
COLQUE FERNANDA 8122 REPROBADO
COLQUE NORMA 8045 REPROBADO
DÍAZ MARIA LORENA 20633 APROBADO
DIEZ CARLA 6590 APROBADO
DOMINGUEZ MAIRA 7820 APROBADO
FABREGAS FRANCO NICOLAS 7043 APROBADO
FERNANDEZ FATIMA NAIR 8152 REPROBADO
FERREYRA SOLEDAD 7700 APROBADO
FONZALIDA ROCIO BELEN 9244 APROBADO
FORTE CINTHYA CECILIA 6337 APROBADO
FURQUE YAMILA 7881 APROBADO
GIMENEZ, KAREN 6377 APROBADO
GOMEZ CINTIA 7759 REPROBADO
GOMEZ MAILEN 7654 REPROBADO
GOMEZ YESICA MARIANELA 22151 APROBADO
GUTIERREZ SILVANA BEATRIZ 18831 APROBADO
IVANOFF ANA FERNANDA 8630 REPROBADO
JOAO, FLORENCIA 23094 REPROBADO
LACIAR ANGELA 6358 APROBADO
MAMONE MARIA BELEN 7540 APROBADO
MANGUÉ ETÓO LUISA 7512 APROBADO
MARQUEZ ROXANA VANESA 8682 REPROBADO
MARTINEZ BALMACEDA ANA LAURA 3457 APROBADO
MERCADO PATRICIA EDITH 6100 REPROBADO
MORAN MARLENE 8235 REPROBADO
MORANDEZ, KAREN AYELEN 7655 APROBADO
MUÑOZ MARISOL 6958 APROBADO
MUÑOZ RUBIA, IDANIA 7762 APROBADO
NAVEDA MICAELA 8457 REPROBADO
OLIVIERES MARIA NATALIA 8537 REPROBADO
OLMOS GEMA 8778 REPROBADO
ORO SARA 4809 REPROBADO
PAEZ BARBARITA 7637 APROBADO
PELAYTAY JANET 8026 APROBADO
PELOZO BEATRIZ 7843 APROBADO
PEREZ CARLA 3619 REPROBADO
QUIROGA AYELEN 8240 REPROBADO
REIG SALINAS PAULA DANIELA 8493 REPROBADO
RODIGUEZ MARISA 20753 REPROBADO
RODRIGUEZ AGOSTINA 9245 APROBADO
RODRIGUEZ DANIA FLORENCIA 8048 REPROBADO
ROJAS MICAELA JANET 6557 APROBADO
SOSA PAULA 9242 REPROBADO
TELLO CECILIA 7656 APROBADO
TORÉS FABRICIO 8025 REPROBADO
TORRES AGUILERA ELIANA DANIELA 3602 REPROBADO
TORRES JULIETA 3380 APROBADO
VILLEGAS YESICA 22043 APROBADO

Resultados Trabajo Práctico

Buenos días!

Compartimos los Resultados del Trabajo Práctico. Cada trabajo presentado y corregido tiene las observaciones correspondientes.

A quienes no hayan aprobado en esta oportunidad les pedimos que revisen lo señalado y sobre eso trabajen para la instancia de recuperación. Esta misma, recuerden, que será el día 07/11/2016. Deberán corregir el trabajo, presentarlo el día indicado y hacer la defensa correspondiente, puntualizado en los aspectos que hayan modificado y en el proceso de reelaboración.

Saludos,

El equipo

ATENCIÓN!!!

Estimados/as Estudiantes!

Por razones de fuerza mayor, hoy lunes 24/10 no se dictará la clase prevista.

El día miércoles 26/10 se hará entrega de los Trabajos Prácticos corregidos.

 

Saludos.

Equipo Cátedra

 

 

Introducción a los tipos de evaluación de programas y proyectos

 

Hola gente!

Cuando la primavera ya está avanzada y, de apoco, comenzamos a sentir el calorcito de San Juan, iniciamos lo que podríamos llamar “el principio del final”: la Unidad IV, cuarta y última unidad de aprendizaje del programa. Esta unidad, como hemos comentado, refiere exclusivamente a Evaluación, Seguimiento y Sistematización de Programas y Proyectos. Recuerden que estos aportes son simplemente una síntesis de la clase, y es imprescindible para estudiar la materia ir a la bibliografía de cada tema, la cual se puede acceder en la biblioteca virtual del blog (ver bibliografía de unidad IV).

intervención planificadaComenzamos la clase retomando conceptos básicos de planificación ya analizados en unidades anteriores. Retomamos elementos centrales en toda intervención planificada, los que son relevantes a la hora de evaluar la misma.

Revisamos esta gráfica, la cual ilustra la importancia de entender que toda intervención supone un proceso multi-actoral de cambio y transformación, basado en un profundo conocimiento de la situación inicial (que se desea cambiar) y un claro consenso sobre la situación final (que se desea alcanzar); proceso que implica el desarrollo de un conjunto de actividades lógicamente vinculadas y articuladas entre sí en un espacio y tiempo determinado.

Luego, recordamos los elementos clave que una intervención planificada, tales como ‘insumos’, ‘actividades’, ‘productos’, ‘resultados’ e ‘impactos’. Volvimos a analizar cómo, cada uno de estos elementos, está relacionado a determinados niveles de cambios. Dichos cambios se identifican como de 1º nivel; 2º nivel, y 3º nivel.

nivelesDestacamos nuevamente que estos cambios están situados en un tiempo y espacio determinados. Hablamos entonces de tiempos de corto, mediano y largo plazo en donde podemos situar cada uno de los elementos descritos y sus niveles de cambios, tal y como muestra la imagen debajo la importancia de comprender los diferentes niveles de cambio, radica en que para la valoración de los mismos requeriremos de distintos tipos de evaluación, los que se desarrollan más adelante en esta Unidad IV de la materia.

A modo de repaso, destacamos los tres niveles de cambio básicos de una intervención que se jacte de planificada, a saber: (a) cambios de primer nivel, referidos básicamente a los productos que son logrados directamente por las actividades mediante el uso de determinados insumos; (b) cambios de segundo nivel, referidos a los resultados, es decir, el logro de los objetivos específicos de nuestro programa o proyecto; y (c) cambios de tercer nivel, referidos al impacto, es decir, al alcance de los objetivos globales/finales de la intervención, es decir aquellos logros para los cuales nuestro proyecto o programa contribuye pero no es enteramente responsable.

Hecha esta introducción y repaso, surgieron las preguntas centrales que intenta abordar esta unidad: ¿cómo sabemos si el proyecto o programa sirve o no? ¿cómo sabemos si las actividades se desarrollan de manera adecuada o no? ¿cómo determinamos la contribución al cambio de determinadas acciones del proyecto?, entre otras varias preguntas…, las que sintetizamos en la siguiente gráfica.

preguntas-evaluacion

A partir de estas preguntas, e intentando caracterizar cómo desde diferentes enfoques de evaluación es posible dar respuesta a las mismas, se desarrolló la clase introductoria al tema. Se hizo alusión también a cómo ha venido evolucionando la teoría y la práctica de la evaluación; tema que no es prioritario en el desarrollo de la unidad, pero que sirve para poner en contexto y correcta relevancia la problemática de la evaluación de programas y proyectos a nivel internacional.

¿Qué es una evaluación? 

Comenzamos la parte conceptual, e introductoria la unidad, haciendo referencia al concepto de evaluación. Citamos, en primer lugar, a uno de los autores más renombrados a nivel mundial sobre el tema, Michael Scriven, quien considera que la evaluación tiene que ver, básicamente, con determinar el mérito, el valor y el significado de una intervención. Pueden acceder a una buena síntesis de su pensamiento en torno a la evaluación, en este video. 

En términos generales señalamos que una evaluación supone un estudio o revisión técnica de una intervención para abrir un juicio de valor sobre sus resultados potenciales o reales, directos o indirectos, o sobre la manera como éstos son o no alcanzados. Así, haciendo uso de un conjunto de información ordenada y relacionada, según un marco metodológico, una evaluación tiene por finalidad (a) construir valoraciones de aspectos concretos de un ámbito del quehacer de políticas públicas, como un programa o proyecto, (b) encontrar factores explicativos a estos juicios evaluativos, y (c) hacer recomendaciones respecto a los hallazgos y conclusiones más significativas.

Como mencionamos, además del concepto general de evaluación, en esta clase analizamos la existencia de diferentes tipos de evaluación según el momento en que se realiza la misma respecto del ciclo de vida de un programa o proyecto. En términos generales, aunque podría haber muchos otros tipos, se resaltó la importancia de tres grandes tipos de evaluación según el momento del ciclo de vida del proyecto en el que se lleva a cabo la misma:

1. Evaluación Ex – Ante o Análisis de factibilidad.

Este tipo de evaluación ya fue desarrollado con profundidad en la Unidad III (ver síntesis de la clase). Se trata de una evaluación que se lleva a cabo antes de la puesta en marcha o ejecución del proyecto, y es un momento clave entre la formulación y la intervención. Este tipo de evaluación consiste en el análisis de factibilidad de un proyecto, para determinar si es capaz de responder al problema que le dio origen.

Este tipo de evaluación focaliza sobre diferentes variables para analizar la factibilidad del proyecto, a saber: factibilidad organizacional, técnica, económica, financiera, ambiental y macro-política, entre otras), destacando su importancia en cuanto esta evaluación es la que permite tomar decisiones fundamentales, ya sea para enviar a re-formular el proyecto o crear mecanismos para construirle viabilidad al mismo durante su ejecución.

En la clase desarrollada el 12 de octubre se vieron ejemplos concretos, indicando la importancia de estudiar el tema desde la bibliografía específica.

2. Evaluación Durante. Este tipo de evaluación, conocido también como seguimiento o monitoreo se lleva a cabo durante el proceso de ejecución del proyecto. Se trata de una análisis continuo orientado a determinar si las actividades, los recursos (humanos técnicos y organizacionales), y los productos, se realizan de acuerdo a lo programado, y -como se mencionó en clase-  tiene la finalidad de ratificar o corregir el rumbo del proyecto frente a eventuales desviaciones. Como se destacó en la clase, este tipo de evaluación nos posibilita avanzar (dándonos luz verde) con las actividades del proyecto, o bien nos muestra una luz amarilla que nos alerta y exhorta a realizar modificaciones para tomar decisiones cruciales para poder continuar la ejecución, constituyéndose así en una fuente de retroalimentación constante del proyecto. Se profundizará sobre este tema, y se recomienda estudiar  los siguientes documentos -entre otros- para comprender en profundidad este tema:  Diseño de un Sistema de Seguimiento y Evaluación de Proyectos  y Seguimiento y Evaluación Participativos basados en Resultados.

3. Evaluación Ex – Post. Este tipo de evaluación, conocido también como evaluación final, es realizada una vez que el proyecto ha concluido. En términos generales, este tipo de evaluación tiene la finalidad de realizar un análisis valorativo del proyecto para determinar la medida en que el mismo alcanza sus objetivos y busca determinar la pertinencia, oportunidad, eficacia, eficiencia, impacto y sostenibilidad de un proyecto.

Ahora bien, existen diferentes tipos de evaluación ex post o final de un proyecto, siendo tres los que analizaremos con detenimiento en esta materia: evaluación de resultadosevaluación de procesos o sistematización y evaluación de impacto. Los mismos serán desarrollados con profundidad en las próximas clases. Mientras tanto, se recomienda analizar estos documentos para comprender su especificidad y diferencias en cuanto al enfoque y la metodología de cada tipo. Revisar los siguientes materiales para comprender con más precisión de qué se trata cada tipo de evaluación, a saber: (a)  Términos clave sobre seguimiento y evaluación de proyectos, (b) Manual de evaluación de impacto de programas y proyectos, y (c) Cómo aprender de la práctica.

Una evaluación se hace muchas preguntas, tales como: ¿qué sucedió?, ¿cómo fue que sucedió?, ¿cuánto se logró?, ¿qué faltó? ¿por qué?, ¿qué dificultades hubo?, etc. Diferentes preguntas adquieren mayor o menor relevancia según el tipo de evaluación que realicemos. Para diseñar un sistema de evaluación de un programa o proyecto, es necesario definir primero qué tipo de evaluación queremos hacer y cómo serán usados sus resultados; o -dicho de otra manera- ¿qué necesitamos saber sobre qué cosa y cuándo? En las próximas clases profundizaremos sobre cada tipo de evaluación, pero, por lo pronto, y como venimos diciendo desde el comienzo, por favor lean la bibliografía indicada!

Saludos cordiales!

El equipo cátedra!

Evaluación Ex-ante: Análisis de factibilidades

Hola!

En la primera parte de la clase de hoy Alejandra y Vanesa explicaron las consignas del práctico del lunes 17, repasando las consignas y respondiendo dudas. En la segunda parte de la clase de analizamos el último tema de la Unidad III: EVALUACIÓN EX ANTE O ANÁLISIS DE FACTIBILIDAD DEL PROYECTO

Como se mencionó en clase, los proyectos constituyen herramientas útiles que permiten organizar una secuencia de actividades, articulándolas en forma lógica para alcanzar objetivos previamente determinados. Con la intención de disminuir el riesgo de fracaso de un proyecto, se realiza el análisis este tipo de evaluación o análisis de factibilidades.

Este es un momento clave para el éxito de un proyecto, ya que permite identificar la existencia de posibles factores que podrían obstaculizar el logro de los objetivos. La evaluación ex ante o análisis de factibilidad tiene la finalidad de analizar la coherencia lógica del proyecto, sus debilidades y vacíos antes de poner en marcha el mismo.

Este tipo de evaluación también permite justificar la aceptación del proyecto cuando el mismo brinda las mayores garantías posibles de éxito, o modificar el mismo enviándolo a reformular en caso de que algunos de los aspectos no estén suficientemente claros o no garanticen el alcance de los objetivos.

También es posible que determinados proyecto sean totalmente rechazados cuando no hay posibilidad alguna de reformulación.

En este momento se analiza la viabilidad del proyecto desde el punto de vista social y cultural, técnico, económico, financiero, organizacional, institucional y ambiental, entre otros aspectos…

Diapositiva5Diapositiva6  Diapositiva7 Diapositiva8 Diapositiva9

 

Este tema es central en el estudio de la materia, por lo que recomendamos leer el trabajo ¿por qué fracasan los proyectos?, disponible en la biblioteca virtual del blog. Por tratarse de un tipo de evaluación, este tema se profundiza en la Unidad IV, dedicada exclusivamente a seguimiento, evaluación y sistematización de experiencias.

 

El equipo cátedra

 

de planificacionsocialunsj Publicado en Clases

Resultados del Parcial

Estimados/as estudiantes, compartimos los resultados del examen parcial. Para quienes no aprobaron o no se presentaron en esta instancia, recuerden que el examen recuperatorio está previsto para el próximo miércoles 26 de octubre.

notas-planificacion-2016

Saludos

Equipo cátedra

Unidad III: ¿Qué es un proyecto? Momentos del ciclo de vida de los proyectos

Buenos días!

En la clase de ayer comenzamos con el desarrollo de la Unidad III, cuyos temas centrales tienen que ver con los proyectos sociales y micro proyectos de desarrollo, y el ciclo de vida de los proyectos. 

En primer lugar, presentamos la unidad y su importancia en el programa de estudio.Se indicó la bibliografía básica para profundizar los contenidos, que podrán encontrarla en Biblioteca Digital, Unidad III.

Como punto de partida, se tomó en cuenta el modelo instaurado desde la década del ’90, y hasta cierto punto vigente en el contexto actual, por el cual se desarrollan cierto tipo de programas y proyectos, donde una buena parte de los recursos destinados por las políticas sociales se asignan por la vía de fondos ‘concursables’. En este contexto, contar con ‘buenos’ proyectos se convierte en la condición necesaria para acceder a los recursos. La realidad de muchos municipios pobres de nuestros país y región nos muestra que la limitada capacidad técnica y de gestión de los mismos, los deja -muchas veces- marginados de participar de los programas o acceder a dichos recursos.

Por lo tanto, esta unidad pone el énfasis en la capacidad para formular proyectos sociales y/o microproyectos de desarrollo, resaltando la importancia del vínculo entre teoría y práctica. Es decir, proyectos localizados a nivel territorial que suponen la definición clara de los objetivos y metas, definición de estrategias y procedimientos para lograr tales metas y objetivos, definición de los plazos de ejecución, etc. Se pretende que comprendan la necesidad de conocer sobre gestión y administración de proyectos, desde sus variables financieras y presupuestarias hasta aspectos tales como la coordinación de equipos de trabajo y recursos humanos. Como así también, se prioriza la necesaria búsqueda y permanente optimización de los proyectos, comprendiendo las nociones de eficacia en las acciones y eficiencia en el uso de los recursos, tanto humanos y físicos como financieros para una mejor instrumentación de proyectos y programas sociales. En esta unidad también se introduce a diferentes tipos de evaluación, resaltando con especial énfasis la evaluación de factibilidades o evaluación ex ante.

¿Qué es un proyecto?

Luego de esta introducción discutimos en clase sobre el concepto de “proyecto”, y –con el aporte de todos/as- construimos una suerte de definición. Revisamos también otras definiciones. En términos generales acordamos que “un proyecto es un conjunto de actividades interrelacionadas de manera lógica, ordenadas en un tiempo y un espacio determinado, y orientadas a solucionar un problema y/ o alcanzar uno o varios objetivos, haciendo uso para ello de múltiples recursos (humanos, técnicos, materiales, financieros, naturales, etc)”. Destacamos que pueden existir muchas definiciones y conceptos, pero lo básico es tener en cuenta los elementos principales que conforman un proyecto. Al respecto, desarrollamos brevemente cada uno.

Objetivo General. También llamado ´Impacto´. Refiere a grandes transformaciones, cambios a largo plazo, al que nuestra intervención contribuye pero no es enteramente responsable. Dicho de otra manera, representa una situación ideal en el futuro. Puede también referir a cambios no intencionados, positivos o negativos, esperados o no en la zona respecto de la situación inicial. Vale destacar que el ‘impacto’ refiere a cambios de “conjunto” que puede ser atribuidos a los resultados y productos de la intervención. No son, como se dijo, de total y única responsabilidad de la intervención.

Propósito del Proyecto u Objetivo Inmediato. Responden a los objetivos específicos de un proyecto y suelen ser expresados en tiempo pasado, como “ha mejorado”, “ha fortalecido” o “incrementado”, etc. Los resultados son una declaración de efectos deseados u objetivos, por tanto debiera evitarse frases como ‘asistir’, ‘apoyar’, ‘desarrollar’, ‘monitorear’, ‘identificar’, ‘supervisar’ o ‘preparar X o Y’, las que refieren a acciones/actividades y no a logros. Tampoco es necesario describir cómo se logrará, es decir, frases como “mejorada a través de” o “apoyada por medio de”, las que refieren a acciones o estrategias de una intervención. Es muy importante que los resultados, u objetivos si es que se lo expresa de esa manera, sean específicos (describir una condición futura clara), medibles (cualitativa o cuantitativamente), asequibles (al alcance de la intervención), pertinentes (en función de la situación y el programa), limitados en el tiempo (hay una fecha para alcanzarlos). Un buen objetivo debe ser orientado al impacto, medible, limitado en tiempo, concreto y práctico. Los objetivos pueden ser jerarquizados en dos o más niveles

Productos. Estos son el efecto más inmediato de las actividades y deben contribuir al logro de los resultados. Algunas preguntas clave ayudan a formular o definir los productos: ¿son alcanzables y están bajo nuestro control directo?, ¿hay una relación causa-efecto adecuada?, ¿necesitamos algún otro producto adicional para lograr el resultado?. También, como los resultados, los productos deben ser específicos, medibles, asequibles, pertinentes y estar acotados a un tiempo determinado.

Actividades. Las actividades describen las acciones que se necesitan para obtener los productos planteados. Normalmente, muchas actividades conducen a un producto. Por ejemplo: coordinación, asistencia técnica, reuniones informativas, capacitación, gestión de recursos, difusión, etc. Para facilitar la tarea de definir las actividades de un proyecto, sirven de ayuda las siguientes preguntas: ¿qué acciones necesitamos para obtener ese producto?, ¿conseguirán las diversas acciones combinadas asegurar que se tenga el producto?, ¿qué recursos (insumos) se necesitan para emprender estas actividades?, ¿cuánto tiempo?, ¿quiénes participarán?. Vale destacar que las actividades se expresan con una verbo y describen una acción, la cual debiera ser lo más concreta posible.

Insumos o Recursos.  Quizás es este uno de los elementos más sencillos de caracterizar, aunque el más difícil de conseguir y asegurar su presencia en todo el ciclo de vida de un proyecto. Los insumos son esencialmente lo que debe existir o en lo que hay que invertir para llevar a cabo las actividades. Incluyen el tiempo del personal, las partes interesadas y voluntarios, el dinero, los consultores, los equipamientos, la tecnología y los materiales.

Actores Primarios o Beneficiarios. Individuos, grupos u organizaciones que se benefician directa o indirectamente con la intervención (programa o proyecto específico de desarrollo local). Beneficiarios directos: son aquéllos que participarán directamente en el proyecto, y por consiguiente, se beneficiarán de su implementación. Así, las personas que estarán empleadas en el proyecto, que los suplen con materia prima u otros bienes y servicios, o que usarán de alguna manera el producto del proyecto, se pueden categorizar como beneficiarios directos. Beneficiarios indirectos: son, con frecuencia pero no siempre, las personas que viven al interior de la zona de influencia del proyecto.

Actores Sociales Relevantes. Una agencia, organización, grupo o individuo que tiene un interés directo o indirecto en el proyecto o programa, o que afecta, o es afectado, positiva o negativamente por la implementación o los resultados del mismo.

Expresiones de Planificación. Se planteó que los proyectos surgen y se manfiestan en el marco de niveles de intervención superiores, como el de un programa; éste, a su vez, responde a los fines de un plan, el cual se identifica con algún tipo específico de política gubernamental. Se ejemplificó con el Programa Ellas Hacen, del cual derivan diferentes proyectos de capacitación destinado a las mujeres y proyectos productivos de desarrollo social vinculados al Programa Pro Huerta. Aquí es posible evidenciar la Apertura Programática que propone el enfoque de panificación estratégica visto en la Unidad I.

Tipos de proyectos

Luego de haber tratado el concepto de proyectos y analizado los principales elementos presentes en un proyecto, presentamos una simple y para nada exhaustiva tipología de proyectos. En tanto existen diferentes formas de clasificar y cada autor tiene su propio esquema, acá simplemente destacamos grandes diferencias en una tipología sencilla, a saber:

– Según el tipo de Inversión, los proyectos pueden ser públicos, privados o mixtos

– Según el sector económico en el que se desarrolle, los proyectos pueden ser agrícolas, industriales, energéticos, de transporte, de comunicaciones, etc.

– Según el destino de la inversión, podemos hablar de proyectos de infraestructura, producción, servicios, etc.

– Según la magnitud del proyecto, podemos hablar de megaproyectos, grandes infraestructuras, desarrollo rural integrado, inversión a escala local, etc.

– En el campo del desarrollo social, que es el escenario donde más comúnmente se desempeñan los trabajadores sociales, identificamos dos grandes tipos de proyectos: (a) los proyectos sociales o asistenciales, materializados a través de acciones, bienes o servicios tendientes a satisfacer necesidades urgentes o primarias de pobladores en condición de pobreza, como comedores infantiles, vivienda social, educación, salud, agua potable, etc.; y (b) micro-proyectos productivos o de desarrollo, los que son materializados a través de pequeños emprendimientos generadores de ingresos, proyectos asociativos, redes o cadenas de comercialización a escala local, proyectos de microcrédito o microfinanzas, cooperativas, y otras iniciativas dentro del modelo de economía social o economía informal.

En un segundo momento de la clase desarrollamos los momentos del Ciclo de vida del proyecto. Como hemos visto cuando desarrollamos el tema sobre principios que guían una intervención planificada, la gestión de proyectos se resiste a entender la vida de un proyecto como un proceso lineal pautado en etapas rígidas. Por ello se habla de ciclo de vida.

El ciclo de vida de un proyecto es el conjunto de momentos por los que atraviesa un proyecto desde la idea inicial hasta la ejecución y evaluación final. Los momentos están íntimamente vinculados y articulados entre si; y –aún cuando el proceso sigue una progresión lógica- no se trata de un proceso lineal en un solo sentido. Por el contrario, es común el retorno a momentos previos mientras el proceso se hace más detallado. El ciclo de vida de un proyecto supone un proceso iterativo… O, dicho de otra manera,  es un procesos donde hay repetición de algunos momentos, pero repetición incremental, es decir, se profundiza, se redefine, se mejora, se reformula al volver una y otra vez a cada momento.

Existen diferentes formas de pensar el ciclo. Algunos autores identifican más momentos que otros, ya sea el nivel de detalle o tipo de programa que apoya el proyecto. No obstante, como criterio común, hay que asumir que a medida que se avanza en el ciclo se analizan los diferentes asuntos con distintos niveles de detalle. Para ver diferentes conceptos y maneras de entender el ciclo de vida de un proyecto, véase la Guía de Conceptos Clave en Seguimiento y Evaluación de proyectos en la sección correspondiente. En este caso, como se ve en la imagen, pensamos en el ciclo como un conjunto de cinco momentos básicos.

Al iniciar una intervención planificada, basada en la gestión de proyectos, es necesario tener claridad en los propósitos de la intervención, los grandes cambios que se desean lograr, la intencionalidad en términos de desarrollo. Al mismo tiempo, es imprescindible identificar y acordar (o ‘negociar’) los principales objetivos y prioridades de la institución o agencias que apoyan la intervención. Es fundamental también ‘capitalizar’ o aprovechar las lecciones aprendidas de experiencias pasadas.

A continuación introducimos brevemente los diferentes momentos, para luego profundizar en ellos ya sea en esta unidad como en la unidad IV sobre Evaluación.

El análisis de situación, señalamos, tiene como propósito central conocer y comprender el estado y condiciones en la zona del proyecto, incluyendo las tendencias y respuestas de la gente o potenciales beneficiarios fueron dando al o los problemas priorizados, es decir, su propias estrategias frente a la situación. También acá se identifican los asuntos o temas significativos que influencian a la gente y el contexto local, y –por supuesto- como toda etapa inicial en una intervención, se identifican los principales actores sociales directos (pobladores a beneficiar y organizaciones involucradas) como indirectos (otras instituciones, empresas, partidos políticos, etc. ).

La identificación del problema y diseño del proyecto es un momento proyectivo, donde se identifican y priorizan las principales ideas y actividades a realizar. Estas ideas se plasman en un plan operativo, formulario o documento del proyecto. Es común acá la utilización de los llamados modelos lógicos, los que obligan a diseñar el proyecto utilizando enfoques tales como la teoría del cambio, la cadena de resultados o el marco lógico.

La evaluación ex ante o análisis de factibilidad para la aprobación y financiamiento del proyecto es una paso clave en el ciclo. Este momento consiste en el análisis de la relevancia, factibilidad, oportunidad y potencial sostenibilidad del proyecto. Es un momento de revisión crítica que busca justificar la aceptación o rechazo de la iniciativa. Fruto de este momento, el proyecto puede volver a sus inicios, para ser reformulado, en caso de que en su actual estado el mismo no sea viable, o bien ser aprobado y financiado, iniciando de inmediato su ejecución.

La implementación, también llamada operación o ejecución, refiere a la puesta en marca de las principales acciones del proyecto. Acá es cuando se desarrollan las actividades previstas tendientes a producir los cambios centrales de la iniciativa. Esta etapa está guiada por el plan operativo de trabajo, y suele estar basada en la tabla de actividades de la Matriz Lógica (ML) del proyecto. Si bien durante todo el proceso es importante, es en este momento cuando mayor énfasis adquiere la realización del monitoreo, seguimiento o evaluación concurrente del proyecto.

La evaluación ex post evaluación final es un momento de análisis sistemático y objetivo de la relevancia, oportunidad, efectividad, eficiencia, impacto y sostenibilidad del proyecto en el contexto donde se desarrolló y según sus propósitos y finalidad. Como veremos, existen diferentes tipos de evaluación final (resultados, impacto y de procesos, entre otras), las que analizaremos en detalle en la Unidad IV.

Luego de introducir los principales momentos del ciclo, los que vamos a analizar con más profundidad a continuación, destacamos el rol que le cabe al agente externo, en este caso un trabajador social, en los diferentes momentos del ciclo. Al respecto, señalamos que durante los dos primeros momentos, el agente externo tiene una función principalmente de animador y promotor, asesorando para identificar correctamente los problemas a enfrentar con el proyecto y orientando en la formulación del mismo. Luego, en la evaluación ex ante, el agente externo torna hacia una función crítica, de revisión, adoptando un rol de ‘abogado del diablo’, cuya finalidad es poner a prueba el proyecto antes de comenzar su ejecución. Finalmente, una vez que el proyecto fue aprobado y comenzó su ejecución, el agente externo apoya ese proceso, para lo cual es imprescindible un claro compromiso con la gestión del mismo.

¿En qué consiste y qué se espera de cada momento? profundicemos un poco más!

1. ANÁLISIS DE SITUACIÓN O DIAGNÓSTICO.

Como dijimos, el análisis de situación o diagnóstico es un proceso de búsqueda, recolección, selección, ordenamiento, valoración, análisis e interpretación de información que nos permite conocer y comprender la realidad donde queremos intervenir, o algunos aspectos de ella, para sustentar la intervención en esa realidad. También nos permite valorar críticamente lo que diferentes actores sociales, organizaciones y empresas están desarrollando en la zona.

Algunas cuestiones a tener en cuenta son las siguientes:

– Es necesario primero definir los límites del área a ser estudiada. Esto incluye una delimitación geográfica y temática, dependiendo de los objetivos de la intervención, y supone también describir aspectos socio-económicos y ambientales del área. Si existen límites administrativos (por ejemplo: distritos, departamentales o municipios), es más sencillo el uso de fuentes secundarias de información. Pero, si no hay fuentes secundarias disponibles, es necesario realizar nosotros mismos la recolección de los datos.

– El diagnóstico debiera permitirnos describir y conocer el estado actual y las condiciones de la gente en el área. Para esto es necesario definir los indicadores apropiados para el tipo de intervención, y aquellos aspectos más significativos para cada dimensión o nivel. Cuando sea posible, es necesario usar indicadores específicos (ej: tasa analfabetismo, expectativa de vida, % población urbana/rural, NBI, línea de pobreza/indigencia, PBI, tasa desempleo, etc.).

– Además de conocer el estado actual, es muy importante identificar tendencias y respuestas frente a las condiciones a nivel local, nacional o internacional. Es decir, conocer cómo fue evolucionando en el tiempo la situación. Al respecto nos preguntamos ¿cómo han cambiado las cosas en los años recientes?, ¿la situación está mejor, peor o igual que años atrás?, ¿qué se está haciendo la gente frente a estas tendencias?, ¿quiénes están haciendo qué cosas?, ¿qué resultados están teniendo?, ¿qué temas o situaciones deben ser atendidas para un cambio positivo?, etc.

– El diagnóstico debe también identificar los temas o asuntos más significativos que requieran atención. En este momento es muy importante lograr consenso entre los actores con los que vamos a trabajar sobre los temas prioritarios a atender.

– Una cuestión de suma relevancia del diagnóstico es poder identificar los actores claves, incluyendo las instituciones que están trabajando sobre esos temas o en la zona. Esto supone analizar cómo los diferentes actores (individuos, grupos, instituciones) serán potencialmente afectados (positiva o negativamente) por la intervención. También es necesario categorizar los actores e identificar sus intereses y roles relacionados con la intervención. Para ello es posible utilizar herramientas como el mapeo de los actores más relevantes, el análisis FODA, y otras herramientas propias del enfoque estratégico. Estas herramientas están disponibles en la biblioteca virtual del blog.

– Finalmente, el diagnóstico debiera permitirnos conocer el interés e involucramiento de los actores sociales con la intervención en cuestión. Al respecto, vale señalar que mientras mayor cercanía exista entre las necesidades priorizadas por los actores locales y los objetivos de nuestra intervención, mayor la probabilidad de éxito del o los proyectos. Para ello, es importante facilitar la participación de los actores en el proceso de toma de decisiones, particularmente de aquellos más vulnerables y potenciales beneficiarios.

En síntesis, podemos decir que para que sea un diagnóstico debieran contemplarse, al menos, los siguientes criterios.

diagnostico

2. IDENTIFICACIÓN Y DISEÑO DEL PROYECTO

Habiendo analizado ya el primer momento del ciclo (análisis de situación o diagnóstico), avanzamos en el mismo y nos concentramos en este segundo momento: identificación y diseño del proyecto.

Como señalamos en clase, este es un momento constructivo por naturaleza, en el cual la creatividad de los diferentes actores involucrados es fundamental. También es importante recordar, que la identificación y diseño de un proyecto es mucho más que simplemente completar un formulario, una solicitud de fondos o armar una carpeta prolija y bien redactada.

Este momento supone una clara priorización del o los problema/s a solucionar con el proyecto, así como una identificación y priorización de las principales ideas de acción. Es imprescindible el consenso, el acuerdo, entre todos los actores involucrados respecto de cuál es el problema y cuál la mejor solución posible.

Como señalamos, existen varias maneras de diseñar un proyecto. Una de las opciones es utilizando la perspectiva de modelos lógicos, aplicando -por ejemplo- el enfoque del Marco Lógico, el cual ya hemos analizado en clases precedentes.

Otra opción, quizás más sencilla y participativa, es utilizar una guía de preguntas que ayudan a definir las principales ideas y acciones que el proyecto reflejará en la práctica. Sobre este enfoque, adjuntamos en la imagen una síntesis de las preguntas más frecuentes, las que pueden ser profundizadas en la bibliografía de referencia para esta unidad.

3. EVALUACIÓN EX ANTE O ANÁLISIS DE FACTIBILIDAD DEL PROYECTO.

En este momento del ciclo, luego del diseño o formulación, se realiza la evaluación ex-ante o análisis de factibilidad, que sirve fundamentalmente para:

  • Analizar la coherencia lógica de la propuesta, sus debilidades y vacíos
  • Analizar factibilidad de la propuesta según sus fortalezas y debilidades y desde diferentes variables internas y externas
  • Justificar la aceptación, modificación o rechazo del proyecto
  • Orientar y brindar elementos concretos para re-formular la propuesta

Este tema, que es parte de los temas de la unidad 4 dedicada a evaluación, desarrollado con profundidad en una clase dedicada exclusivamente a ello.

 4. EJECUCIÓN U OPERACIÓN.

Este es el cuarto momento del ciclo. Una vez que el proyecto ha sido aprobado, normalmente comienza la ejecución del mismo o momento de operación. Es el momento en el cual las acciones y principales actividades buscan producir los cambios esperados en sus diferentes niveles. Es el momento de la acción, donde se pretenden transformar las situaciones que dieron origen al proyecto. Esta implementación suele ser guiada por los planes de trabajo basados en una Matriz del Marco Lógico o bien una simple tabla de actividades o cronograma. En el ejemplo, la matriz de actividades (en verde) va debajo de la base de la Matriz del Marco Lógico, uniendo la columna de resultados y objetivos específicos con sus respectivos indicadores, y estos con los productos de cada una de las actividades.

Como hemos señalado en clase, es muy extraño que un proyecto se se desarrolle tal cual fue diseñado, existiendo siempre desviaciones e imprevistos. Por ello, es fundamental resaltar acá la importancia de uno de los principios centrales de la planificación estratégica, a saber: los proyectos no son viables en sí mismo, sino que hay que construirles viabilidad en el día a día. Esto supone la adopción de diferentes estrategias para poder poner el objetivo al alcance. Al respecto, se recomienda analizar una interesante entrevista brindada por Carlos Matus, el ideólogo de la Planificación Estratégica Situacional, sobre la importancia de este momento.

También, frente a eventuales cambios e imprevistos, es necesario destacar la importancia de la toma de decisiones oportunas para poder corregir el rumbo de un proyecto. Para esto, es imprescindible diseñar un adecuado sistema de monitoreo y seguimiento del proyecto.

5. EVALUACIÓN DURANTE, MONITOREO Y/O SEGUIMIENTO.

Si bien planteamos éste como un quinto momento del ciclo, se trata de una función constante en la gestión de un proyecto. Como hemos destacado en clase, este es un tipo de evaluación concurrente, es decir, que acompaña a todo el ciclo del proyecto. Es un proceso continuo y sistemático de recolección, análisis y uso de información sobre la ejecución del proyecto para el control de la gestión y la toma de decisiones que contribuyan al logro de los objetivos del proyecto. Si bien se desarrolla durante todo el proceso, adquiere relevancia en el momento de la ejecución, ya que es cuando se llevan a la práctica las principales acciones y cuando surgen los imprevistos y situaciones no deseadas que obligan a redireccionar el proyecto.

Dada la relevancia de este tema, el mismo se desarrolla en profundidad en la Unidad IV, dedicada enteramente a evaluación. No obstante, vale destacar acá los principales propósitos del seguimiento o evaluación durante, a saber: (a) rastrear la implementación, progreso, productos y resultados parciales del proyecto, (b) generar información oportuna para la toma de decisiones correctivas del proyecto, (c) generar información básica para la evaluación ex post e instancias de aprendizaje, (d) concentrarse en el uso de los recursos, actividades, productos y resultados parciales del proyecto, (e) motivar a los actores claves a continuar la acción aún cuando ciertas situaciones parezcan condicionar el éxito del proyecto, y (f) fomentar el apoyo público y privado, así como múltiples actores que pudieran contribuir con la viabilidad real del mismo.

Finalmente, como señalamos en clase, hay que tener en cuanta las siguientes consideraciones prácticas para un buen seguimiento de proyecto. Es importante trabajar con información de la línea de base y/o diagnóstico (según qué tipo de proyecto se esté monitoreando, pero siempre hay que procurar trabajar con información directa y simple. Quien hace seguimiento debe focalizar en lo que los gestores del proyecto pueden necesitar para tomar decisiones. También es importante tener en cuenta que hay que hacer lo que se dijo se iba a hacer y en los momentos oportunos. Es decir, si se le dijo a la gente que se los visitaría para observar la marcha del proyecto, pues hay que hacerlo…! De lo contrario, la gente asume que el principal desinteresado respecto de la marcha del proyecto es la propia institución de apoyo.

El seguimiento obliga a mantenerse ‘enfocado’ en las cuestiones más importantes a monitorear. Hay que tener en cuenta que siempre es mejor tener ‘algo’ de información en el momento justo que tener toda la información cuando ya es demasiado tarde.

5. EVALUACIÓN FINAL.

Como hemos señalado, la evaluación es un análisis valorativo para determinar la medida en que el proyecto alcanza sus objetivos. Este momento supone un análisis sistemático y objetivo de un proyecto en función de sus objetivos y basado en diferentes variables o aspectos. La evaluación implica investigar, analizar, interpretar y comunicar información y recomendaciones basadas en datos creíbles.

En el caso del ciclo de vida del proyecto, la evaluación final puede referir a diferentes tipos, por ejemplo, evaluación de resultadosevaluación de procesos y/o sistematizaciónevaluación de impacto, entre otros. Estos temas forman parte de la unidad IV, y serán desarrollados con profundidad en las próximas clases.

Hasta la próxima!!

El equipo cátedra.

de planificacionsocialunsj Publicado en Clases

Consignas para el Trabajo Práctico

Estimados/as,

Tal y como se les mencionó en la clase de hoy, en el siguiente link y en la biblioteca digital del blog podrán encontrar las consignas para realizar el Trabajo Práctico a presentar el 17 de Octubre de 2016.

Ante cualquier duda, usar la sección correspondiente en ‘Preguntas Frecuentes’. De este modo, se solidarizan con el resto del grupo, ya que pueden tener las mismas dudas.

Saludos cordiales,

El equipo.

Preguntas para el Parcial. Año 2016

Hola gente!

A modo de orientación y contribuyendo a la organización de los temas de la Unidad I y II que deben estudiar, presentamos preguntas que concentran los principales tópicos que se evaluarán en el parcial el miércoles 05 de octubre.

Para cada pregunta les recomendamos la bibliografía principal que deben utilizar. Cualquier duda, pueden usar el servicio de preguntas frecuentes de este blog.

PREGUNTAS:

1. ¿Qué es el “universalismo del nuevo tipo”? ¿Qué papel juega en la reducción de las desigualdades y la construcción de ciudadanía?

Ver apuntes síntesis de la clase y bibliografía 1

2. ¿Qué es la Asignación Universal por Hijo? Caracterizarla como política social. Analizar sus ventajas y limitaciones. 

Ver apuntes síntesis de la clase y bibliografía 1

3. ¿Qué es la planificación Estratégica? Describa su proceso o metodología.

Ver apuntes síntesis de la clase y bibliografía 1

4. En Planificación social usamos reiteradamente los siguientes términos: ‘eficacia’, ‘eficiencia’, ‘equidad’ y ‘sostenibilidad’. Explique a qué refiere cada uno.

Ver apuntes síntesis de la clase y bibliografía 1

5. El Banco Mundial impulsó a finales de los ochenta y principios de los noventa las políticas focalizadas en la pobreza. ¿Qué características tienen estas políticas sociales? ¿Cuáles son sus ventajas y cuáles sus desventajas o errores más frecuentes?

Ver apuntes síntesis de la clase y bibliografía 1

6. ¿Cuáles son las principales críticas a las políticas sociales del neoliberalismo de los 90’s?leer mas 16

Ver apuntes síntesis de la clase y bibliografía 1

7. ¿Qué es el gerenciamiento social de programas y proyectos? ¿Por qué surge como disciplina importante en los noventa y cuáles son sus propósitos?

Ver apuntes síntesis de la clase y bibliografía 1

8. ¿Qué es la planificación estratégica? ¿Por qué es necesaria y qué alcance tiene? ¿Cuál es el marco ideológico que sustenta este enfoque de planificación?

Ver apuntes síntesis de la clase y bibliografía 1 y 2

9. ¿Qué es la teoría del cambio? ¿Cuáles son los elementos centrales? Brinde un ejemplo

Ver apuntes síntesis de la clase y bibliografía 1 y 2

10. ¿Cuáles son los principios que orientan/guían una intervención planificada? Elija uno de ellos y profundice con ejemplos.

Ver apuntes síntesis de la clase

11. ¿Qué implica reconocer la influencia de diferentes actores sociales en una intervención? ¿Cuáles son los actores directos y los indirectos que podrían estar vinculados a un programa o proyecto? ¿Qué tipo de influencias pueden tener esos actores en un proyecto?

Ver apuntes síntesis de la clase

12. ¿Qué es el enfoque del marco lógico y para qué sirve? ¿Cuáles son sus ventajas y desventajas como enfoque de planificación? 

Ver apuntes síntesis de la clase y bibliografía 1,  2 y 3

13. ¿En qué consiste el momento de Análisis de Situación o Diagnóstico participativo?. ¿Cómo se priorizan los problemas de intervención? ¿Qué es el árbol de problemas y soluciones?

Ver apuntes síntesis de la clase y bibliografía 1

14. ¿Cuáles son los elementos de la matriz del marco lógico? Diseñe la matriz, caracterice cada elemento y brinde un ejemplo.

Ver apuntes síntesis de la clase y bibliografía 1 

De estas catorce preguntas, el día del parcial elegiremos ocho (cuatro de cada unidad). De esas ocho, cada estudiante podrá elegir dos a responder, una de cada unidad. Es decir, cada estudiante tiene que responder correctamente y en profundidad dos de las ocho preguntas disponibles (a elección) el día del parcial. Si estudian, utilizando las preguntas que acá entregamos, no habría razón para que a alguien le vaya mal.

leer mas 15

Nota: no se responderán preguntas enviadas a los e mails particulares de los miembros del equipo cátedra. Escriba su pregunta en comentarios a esta entrada, o use la sección preguntas frecuentes.

Saludos…!

El equipo.

Hoy Clase de Consulta

RECORDATORIO: Hoy desde las 17.30 Hs. a las 19.00 Hs. se dará clase de  consulta en sala de profesores del Dpto. de Trabajo Social. Unidades I y II.

Mariana.-

Matriz del Marco Lógico. Supuestos y Riesgos, Medios de Verificación e Indicadores. Lecturas de la Matriz.

 

Buenas noches!

Hoy continuamos trabajando en la construcción de la Matriz del Enfoque de Marco Lógico (EML), más específicamente en la columna de análisis de supuestos y riesgos, correspondiente al cuarto paso, del segundo momento, del modelo lógico de un proyecto.

marco logico supuestos y riesgos

Después de conceptualizar estos elementos y brindar algunos ejemplos, señalamos un camino sencillo para identificar los riesgos y supuestos en diferentes niveles. Así, comenzando por lo más operativo, se dijo que (a) para cada actividad, se debe identificar qué tiene que estar dado o suceder para que las actividades se desarrollen con éxito; (b) para cada objetivo específico, se debe analizar qué tiene que estar dado o suceder para que las actividades lleven hacia los productos; (c) para cada objetivo intermedio, hay que identificar qué factores externos o internos deben estar dados o suceder para que los productos cumplan con los objetivos intermedios; y (d) para los objetivos a largo plazo (impactos), se debe identificar factores externos e internos que deben estar dados para que objetivos intermedios contribuyan con el impacto esperado.

Una vez que revisamos, en líneas generales, los componentes de la matriz trabajados hasta el momento, continuamos con el análisis con la columna de indicadores y medios de verificación. Dicho en otros términos, abordamos el quinto y último paso del EML, recordando que diferentes autores identifican distintas etapas, aunque en el fondo el proceso es muy similar.

Este quinto paso refiere al Desarrollo de Indicadores y Medios de Verificación.

marco logico indicadores y medios de verificacion

En cuanto a los indicadores, se resaltó que los mismos constituyen un medio para medir hechos en comparación con lo planificado en términos de calidad, cantidad y puntualidad. Los indicadores son una evidencia objetiva, verificable e independientemente de los cambios del proyecto en diferentes niveles. Los indicadores pueden ser cuantitativos (medido y contados), cualitativos (sentimientos, percepciones, juicios de valor), directos (% de empleo) e indirectos o proxy (medida indirecta, ej. cohesión grupal). La combinación de indicadores cualitativos y cuantitativos suele ser la regla más que la excepción.

Para identificar los indicadores apropiados, es recomendable tener en cuenta los siguientes criterios: (a) tienen que ser ‘medibles’, (b) tienen que ser ‘relevantes’ para los productos y objetivos identificados, (c) tienen que ser suficientemente ‘específicos’ para cada nivel de resultados, (d) deben existir datos e información disponible a costos y esfuerzo razonable. Algunas preguntas que pueden orientarnos a la hora de identificar los indicadores son las siguientes:

– ¿Cómo sabremos (o demostraremos a otros) que los cambios anunciados en los resultados se alcanzarán satisfactoriamente?

–  ¿Quién cambiará como consecuencia de los resultados de las actividades del proyecto?

–  ¿Qué cambiará a causa del proyecto?

En cuanto a los medios de verificación, además de conceptualizarlos y brindar algunos ejemplos, destacamos la importancia de identificar medios apropiados a los indicadores y accesibles, es decir, que podamos efectivamente utilizarlos.

marco logico medios de verificacion

Finalmente nos referimos a las actividades del proyecto. Luego de definir objetivos específicos del proyecto, y no antes, se identifican las actividades. Estas responden –entre otras- a las siguientes preguntas ¿cómo lo hacemos? ¿con quiénes? ¿con qué recursos?, etc. las actividades son entendidas como acciones o tareas del proyecto orientadas a producir productos específicos mediante el uso de insumos y diferentes recursos.

Una tabla como la siguiente, puede ser una herramienta útil a la hora de diseñar un plan de actividades y relacionarlo con el nivel de los resultados y objetivos específicos.

marco logico actividades

Para concluir el desarrollo del EML, revisamos la lógica vertical y horizontal para la revisión o lectura de la matriz.

Como muestra la imagen (ver debajo) la lógica vertical funciona en dos direcciones. Comienza desde la base de la columna (lógica de ‘ejecución’) y continúa con las actividades hasta llegar al fin. La revisión supone pensar así: si se llevan a cabo las actividades, se generarán entonces los productos o resultados de corto plazo; si se generan los productos, entonces debería lograrse el propósito del proyecto o resultados de mediano plazo; y si se logra el propósito, el proyecto contribuirá entonces significativamente al fin o los resultados de largo plazo. Asimismo, la lógica vertical funciona a la inversa (como una lógica de ‘planificación’), desde el fin o ‘para qué’ del proyecto, pasando por el propósito ‘qué’, el cual a su vez justifica la elección de los productos, el ‘cómo’, y finalmente las actividades, las cuales son necesarias para generar los productos.

Por su parte, la lógica horizontal se basa en relaciones de causa-efecto entre los distintos niveles de objetivo de la MML y postula lo siguiente: si se realizan las actividades se logran los productos, siempre y cuando los supuestos identificados sean confirmados en la realidad de la ejecución del proyecto. Las actividades necesarias y suficientes para producir un producto, junto con los supuestos a este nivel, confluyen al éxito de la ejecución del mismo. Si se producen estos productos y los supuestos de este nivel se ratifican, se logrará el propósito. Los productos, junto con los supuestos a este nivel, describen las condiciones necesarias y suficientes para lograr el propósito. Si se logra el propósito, y se confirman los supuestos de este nivel, se habrá contribuido de manera significativa a alcanzar el fin. El propósito, junto con los supuestos a este nivel, describen las condiciones necesarias, aún cuando no sean suficientes, para lograr el fin.

marco lógico lógica de verificacion

Para ejercitar la construcción de la matriz, compartimos la experiencia de Banco de Agua en Etiopía, y  la Matriz de Marco Lógico construida en torno a dicho proyecto. Esto nos permitió verificar la lógica y completitud de los elementos que conforman la matriz, pudiendo realizar un análisis crítico sobre la construcción de indicadores, por ejemplo, visibilizando que algunos de estos no reúnen los criterios de calidad, cantidad y/o tiempo. Asimismo, se diferenció la narración de los objetivos con la identificación y explicitación de las actividades.

De este modo, damos por concluida la Unidad II de la materia. A los efectos de estudiar este tema central en el programa, se recomienda utilizar la siguiente guía de lectura y estudio. A través de las preguntas, típicas preguntas de examen, es más sencillo abordar la bibliografía de referencia.

marco logico preguntas de revision

Saludos.-

Equipo Cátedra

Enfoque de Marco Lógico. Procedimiento-Momentos de Identificación y Diseño del Proyecto

 

Buenas noches!

A continuación compartimos la clase desarrollada en el día de ayer, lunes 12 de septiembre. Inicialmente retomamos lo visto en la presentación del Enfoque del Marco Lógico, destacando que es un enfoque de planificación orientada por resultados, que algunos autores lo conceptualizan como una herramienta de la planificación y otros lo conciben como un enfoque de planificación en sí mismo,y que este puede estar presente en cualquier momento del ciclo de vida del proyecto.

El Enfoque de Marco Lógico implica la estructuración de los resultados de un análisis para presentar, de forma sistemática y lógica, los objetivos de un programa o proyecto. Ofrece herramientas para la identificación, formulación y ejecución, seguimiento y evaluación de proyectos sociales. Otra parte importante es que el enfoque unifica, a partir de aspectos básicos, el proceso del proyecto, por parte de los responsables y facilita la labor de seguimiento y evaluación de los mismos.

De igual modo, el enfoque promueve una planificación participativa, por lo tanto permite una comunicación entre los diferentes actores vinculados a una intervención, a saber: (1) las comunidades beneficiarias del proyecto (quienes viven y conocen las situaciones problemas), (2) los agentes externos (quienes conocen y dominan aspectos técnicos), (3) los financiadores (quienes poseen los recursos necesarios para operativizar el proyecto), y (4) los evaluadores (quienes propician condiciones para un óptimo desarrollo de los proyectos).

Momenos

Se mencionó que existen diferentes posturas respecto al procedimiento o proceso de aplicación del EML. Se indicó que en nuestro caso revisaremos 5 pasos básicos, organizados en dos grandes momentos: identificación del proyecto y diseño del proyecto. Para comenzar, trabajamos los dos primeros momentos referidos a la identificación del problema y las soluciones. Para ello, revisamos las técnicas más conocidas al respecto: árbol de problemas y árbol de soluciones.

Definimos la ya conocida técnica del árbol de problemas y soluciones como un proceso de identificación gráfica de los principales problemas y las relaciones causa-efecto entre ellos, para que nuestra intervención procure atender las causas y no los síntomas a manifestaciones del problema. En esta técnica, luego de analizar las relaciones causales entre los problemas identificados, se establecen posibles soluciones a los problemas.

Según el tipo, alcance y cobertura de la intervención se priorizan las soluciones a ofrecer para revertir los problemas priorizados. Se resaltó también que si se la usa como una metodología participativa, esta herramienta puede resultar un procedimiento flexible que permite crear consenso de opiniones e incorporar la percepción de diferentes agentes involucrados en el problema. La misma, consta básicamente de dos momentos, una referida al problema y otra a las soluciones, según ilustramos a continuación.

árbol problema

árbol soluciones

Trabajamos con un ejemplo concreto, donde pudimos visualizar lo hasta aquí trabajado tanto lo correspondiente al árbol de problemas como al árbol de soluciones.

arbol-de-problemas

arbol-de-soluciones

Luego continuamos trabajando en el tercer paso, correspondiente al segundo momento (Diseño del proyecto), analizando la conversión de una simple cadena de resultados a un lenguaje de planificación, según el EML.

Para ello, y para no perdernos en esta jungla de nuevos términos, revisamos algunos de los elementos básicos de una planificación. En primer lugar, como muestra la imagen, resaltamos la importancia de diferenciar el ¿cómo? de una intervención (insumos o recursos y  actividades), el ¿qué? de la misma (los productos) y el ¿para qué? de un programa o proyecto (los resultados e impacto).

cadena-de-resultados

El impacto o impactos de una intervención se relaciona con los fines u objetivos generales y refieren a grandes transformaciones, cambios a largo plazo, al que nuestra intervención contribuye pero no es enteramente responsable. El impacto representa una situación ideal en el futuro. Se trata de cambios intencionados o no, positivos o negativos, esperados o no en la zona respecto de la situación inicial.

Los resultados, por su parte, refieren a cambios intermedios, a mediano plazo, bajo total responsabilidad de la intervención. Tienen que ver con objetivos directos del plan o programa. Suelen expresarse en pasado, como “ha mejorado”, “ha fortalecido” o “incrementado”. Destacamos respecto a ello que ante la declaración de efectos deseados u objetivos debieran evitarse frases como “asistir, apoyar, desarrollar, monitorear, identificar, supervisar o preparar X o Y”, en tanto esto refleja acciones pero no cambios a alcanzar. También señalamos que los resultados deben ser específicos (describir una condición futura clara), medibles (cualitativa o cuantitativamente), asequibles (al alcance de la intervención), pertinentes (en función de la situación y el programa) y limitados en el tiempo (hay una fecha para alcanzarlos)

A diferencia de los resultados, los productos son el efecto más inmediato de las actividades y deben contribuir al logro de los resultados. Para definir los productos, o analizar si está suficientemente claro, es conveniente realizar las siguiente preguntas clave: ¿son alcanzables y están bajo nuestro control directo?, ¿hay una relación causa-efecto adecuada?, ¿necesitamos algún otro producto adicional para lograr el resultado? También, como para el caso de los resultados, los productos deben ser específicos, medibles, asequibles, pertinentes y estar limitados en el tiempo.

Por su parte, las actividades, describen las acciones que se necesitan para obtener los productos planteados. Normalmente, muchas actividades conducen a un producto. Por ejemplo: coordinación, asistencia técnica, reuniones informativas, capacitación, gestión de recursos o difusión. Algunas preguntas importante a la hora de definir actividades para un proyecto, son las siguientes: ¿qué acciones necesitamos para obtener ese producto?, ¿conseguirán las diversas acciones combinadas asegurar que se tenga el producto?, ¿qué recursos (insumos) se necesitan para emprender estas actividades?, ¿cuánto tiempo?, ¿quiénes participan?

Finalmente, los insumos o recursos representan todo aquello que debe existir o en lo que hay que invertir para llevar a cabo las actividades. Incluyen el tiempo del personal, las partes interesadas y voluntarios, el dinero, los consultores, los equipamientos, la tecnología y los materiales.

Una vez revisados los elementos básicos de una planificación, destacamos dos conceptos que van de la mano al EML. Uno de ellos es la noción de Cadena de Resultados y el otro es la noción de Modelos Lógicos. La Cadena de Resultados es una herramienta visual que ayuda a hacer explícito la conversión de insumos en productos, llevando resultados y cambios a niveles más altos. Esto tiene directa relación con la Teoría del Cambio o Teoría de la Acción, que ya desarrollamos hace algunas clases. Por su parte, un Modelo Lógico es una representación gráfica de la teoría de cambio o teoría de la acción de un proyecto. Se dice que es  lógico en tanto es razonable de ser esperado; y se dice que es un modelo en tanto representa la realidad pero no es la realidad.

La expresión más simple de lo antes dicho es la siguiente: Si tenemos ‘A’, y hacemos ‘B’, luego ‘C’ debiera ocurrir, pero sólo si ‘D’ se mantiene constante. Llevado esto a un proyecto concreto, la cadena de resultados nos obliga pensar que si disponemos los insumos, cadena de resultadosentonces es posible desarrollar las actividades, siempre que se den las condiciones planeadas… Entonces, si desarrollamos las actividades, podremos obtener los productos, siempre que se den las condiciones planeadas, y así sucesivamente, como lo ilustra la imagen.

Luego de estructurar los elementos del proyecto en una cadena de resultados, tarea que supone tener una clara teoría del cambio del proyecto, es necesario convertirla en un lenguaje de planificación según lo adopta el EML. Para ello, simplemente pusimos la cadena de resultados en posición vertical y combinamos los principales elementos de la misma con la estructura básica de la matriz del marco lógico, ‘traduciendo’ la cadena de resultados en un lenguaje de planificación lógico, como lo ilustra la siguiente imagen.

cadena de resultados a lenguaje de planificacion

A continuación, hicimos la siguiente distinción, aclarando lo que propone en Enfoque de Marco Lógico y la Matriz que lo representa.

enfoque-y-matriz-eml

Esta matriz es una tabla de doble entrada que presenta la información básica del proyecto de manera estructurada y sintética. El enfoque en su conjunto, y particularmente la matriz, representa una herramienta clave para (a) la negociación, aprobación y financiamiento del proyecto, (b) la implementación del mismo, (c) la realización del seguimiento y evaluación, y (d) la organización y comunicación de la información más importante del proyecto. La siguiente imagen ilustra una matriz clásica en el EML, existiendo diferentes variantes, algunas más complejas que otras.

 matriz del marco logico

Habiendo compartido a qué refiere cada columna y cada línea de esta matriz, profundizamos en la primera columna que refiere a la descripción narrativa de los diferentes niveles de cambio esperados, es decir el interés del programa o proyecto.

matriz objetivos concepto

La siguiente imagen  sintetiza los conceptos que vimos en clase, referidos a los distintos niveles de objetivos, los que fueron ejemplificados según el caso de la Comunidad el Seibal. 

ejemplo-descripcion-narrativa

De este modo dimos por concluida la clase, aclarando que este enfoque requiere de ejercitación para poner en práctica los conceptos trabajados.

Aprovechamos el espacio para informarles que el miércoles 14/09/2016 no habrá clases dado que, a partir de las 17 Hs., se realizará una reunión de Claustro Departamental a la cual debemos asistir todos los docentes de la unidad académica. Por lo tanto, el lunes 19/09/2016, culminaremos el dictado del Enfoque de Marco Lógico.

Muchas gracias por la asistencia y participación!

Equipo Cátedra.-

Enfoque de Marco Lógico. Presentación

 

Buenas noches gente!

Hoy comenzamos a trabajar el último tema de la Unidad II. Se trata del Enfoque de Marco Lógico (EML), uno de los enfoques más adoptados en los programas y proyectos sociales basados en intervenciones para el desarrollo.

En un primer momento se reflexionó acerca de la importancia de incluir este tema en el programa de estudio, ya que constituye una herramienta fundamental para tod@s aquell@s profesionales que quieran desempeñarse en el campo de la gestión del desarrollo social. Seguidamente, se compartieron algunos de los documentos ubicados en la Biblioteca Digital del Blog (Unidad II), aclarando que pueden acceder a otro material si lo requieren, resguardando siempre la fuente de origen del mismo.

Bibliografia EML

A lo largo de la clase se destacó la importancia del enfoque, en tanto propone una serie de momentos a través de los cuales se puede identificar el problema, plantear las estrategias para su solución, llevar a cabo las mismas y evaluarlas, convirtiéndose en una herramienta de planificación útil en todo el proceso que implica un proyecto.

Para comenzar a trabajar sobre el tema respondimos las siguientes preguntas:

– ¿Cómo surge y qué es el EML?
– ¿Cuáles son sus ventajas y desventajas?
– ¿Cómo se aplica el enfoque?

3 problemasRespecto a los factores que contribuyeron con el origen del enfoque, se hizo referencia a las principales dificultades que atravesaron los procesos de identificación, diseño, ejecución y evaluación de proyectos que a pesar de contar con las inversiones necesarias no lograban los resultados esperados en materia de desarrollo. Esto, marcó un antecedente en el marco de la planificación orientada por objetivos.

Se destacó que el EML es una herramienta que permite elaborar diseños que satisfacen tres requerimientos de ´calidad´ en un proyecto: coherencia – viabilidad – evaluavilidad.

Entre otros aspectos trabajados, presentamos dos conceptos sobre el EML. Señalamos que hay quienes ven al EML como un instrumento dentro de un proceso mayor, y en tal caso lo definen como “…una herramienta analítica para la identificación, planificación y gestión de proyectos orientada por objetivos”.

Por otro lado, señalamos, hay quienes lo ven como un método de planificación en sí mismo, y lo definen como “…el método de planificación orientado por resultados que sirve para conceptualizar, diseñar, implementar, monitorear y evaluar proyectos sociales o productivos”.

Ambos criterios son válidos, según el tipo de intervención, la institución que lo lleva adelante y el tipo de proyectos y procesos que se desarrollen con los sectores con que se trabaje. Vale explorar la bibliografía específica para adoptar la postura que el estudiante quiera, siempre que justifique tal decisión.

lazosMás allá del concepto, resaltamos que detrás del EML existen ciertas ideas básicas, a saber: (1) el uso del enfoque requiere claridad sobre qué se trata de lograr y cómo se hará; (2) supone decidir acerca de cómo sabremos si se están logrando los objetivos, es decir es necesario el monitoreo y/o seguimiento; y (3) requiere hacer explícitos las condiciones externas (supuestos) que son críticas para que el proyecto sea exitoso, así como analizar el/los riesgos de que estos supuestos no se cumplan.

De igual modo, el enfoque promueve una planificación participativa, por lo tanto permite una comunicación entre los diferentes actores vinculados a una intervención, a saber: (1) las comunidades beneficiarias del proyecto (quienes viven y conocen las situaciones problemas), (2) los agentes externos (quienes conocen y dominan aspectos técnicos), (3) los financiadores (quienes poseen los recursos necesarios para operativizar el proyecto), y (4) los evaluadores (quienes propician condiciones para un óptimo desarrollo de los proyectos).

Por último, trabajamos acerca de las Ventajas y la Limitaciones que tiene este enfoque, en tanto las características que reúne pueden implicar una potencialidad o un obstáculo para la intervención, según el problema, el contexto, las estrategias de solución, los recursos disponibles y los actores de que se trate.

ventajas

limitaciones

Este tema requiere una lectura comprensiva del material propuesto para facilitar su entendimiento y así poder luego ejercitar sobre el enfoque. Se sugiere ver el siguiente video orientador respecto a cómo se trabaja la metodología del EML.

 nati-vargas

Muchas gracias por la asistencia.

Saludos.-

Equipo Cátedra

Teoría del Cambio. Definiciones y Elementos del enfoque.

 

Buenas, gente linda!

En el día de hoy continuamos trabajando sobre el tema de Teoría del Cambio, abordándolo conceptualmente para clarificar cuál es su esencia en función de lo que propone el enfoque de planificación orientada por resultados. También se identificaron y analizaron los elementos que hacen posible una teoría del cambio en sus tres niveles de alcance, respecto a las transformaciones que este enfoque permite alcanzar–cambios de primer, segundo y tercer nivel-.

Cuando referimos al enfoque de planificación orientada por resultados, hacemos alusión a un enfoque más amplio, o paradigma, que sostiene diferentes enfoques de planificación que buscan lograr o efectivizar los cambios y transformaciones futuras visibilizadas, tal como es la teoría del cambio, mediante una intervención que contempla los ocho principios orientadores trabajados en encuentros pasados.

Los cambios que se desean alcanzar, desde las intervenciones basadas en las teorías de modelos lógicos, pueden visualizarse en diferentes momentos y a medida que se va desarrollando el proyecto; se trata de los ´productos´ (cambio de primer nivel), los ´resultados´ (cambio de segundo nivel) y el ´impacto´ (cambio de tercer nivel).

De acuerdo a la experiencia compartida sobre el Proyecto de Seguridad Alimentaria (RESA) de Colombia, los diferentes cambios que pudieron identificarse responden a lo siguiente:

niveles de cambio ejemplo seguridad alimentaria

La experiencia nos permite comprender cómo es posible llevar a cabo una intervención eficiente cuando ésta se gesta y desarrolla en un espacio y en un tiempo determinado, en un escenario donde no sólo se identifican las necesidades y problemas sino que también se reconocen los recursos disponibles.

La gráfica intenta reflejar cómo la intervención va logrando cambios a medida que se van articulando los insumos, las actividades, los productos, los resultados y el impacto, para llevar a cabo acciones que buscan lograr los objetivos definidos previamente. Esos objetivos que cumplen la función de orientar al proyecto hacia el logro de las transformaciones. Allí es posible hacer una lectura de la relación lógica que contengan los diferentes niveles de cambio, mediante la aplicación de dos preguntas claves: ¿para qué? y ¿a través de qué?; es decir, ¿para qué haremos esto? (hacia dónde nos lleva lo planificado) Y ¿a través de qué lograremos esto? (cómo llegamos a concretar estos cambios)

Asimismo, se aclaró que de acuerdo a los diferentes niveles de cambio el proyecto va adquiriendo diferentes grados de responsabilidad respecto al logro de los mismos. De los cambios del primer y segundo nivel, el proyecto es enteramente responsable de que se cumplan; en cuanto al cambio de tercer nivel, el proyecto contribuye para su concreción pero no es el único responsable en tanto se trata de transformaciones a gran escala que requieren de otras intervenciones y cambios sobre los que el proyecto no tiene injerencia.

Seguidamente, nos adentramos en el concepto mismo de Teoría del Cambio, definiéndola a esta como un mapa de ruta para leer y navegar por los procesos de cambio social, el cual orienta a los técnicos de campo, profesionales, donantes, y a los actores locales de los procesos de desarrollo.

Toda intervención de desarrollo es alimentada por teorías del cambio, si bien es claro que muchas veces los individuos y las organizaciones no las hacen explícitas. Para los actores involucrados en la práctica del desarrollo, el riesgo de ello implica no ser conscientes de la medida en que las decisiones estratégicas, así como diversas discusiones y debates, están siendo informados por razonamientos dispares respecto al cambio social y al papel de las intervenciones intencionales para un cambio social positivo.

La experiencia de los profesionales de campo, cuyos aprendizajes podría producir valiosas y ricas perspectivas para teorizar acerca de cómo ocurre el cambio social, rara vez encuentran el espacio y el tiempo para analizar lo que se está haciendo, lo que lleva a que sea el pensamiento y las teorías implícitas de otros (funcionarios, donantes, etc.) los que dominen su práctica. Al mismo tiempo, si las teorías del cambio de la organización y sus visiones del mundo no están debatidas, las visiones lineales que asumen que el mundo es simple y controlable tendrán el terreno abierto para seguir dominando la escena.

Pero, ¿qué es entonces una Teoría del Cambio?

La Teoría del Cambio no es simplemente una herramienta para hacer explícita la lógica de las estrategias existentes en una organización. Es más bien el fruto de un proceso creativo y liberador de potencialidades que permite ordenar nuestro pensamiento y configurar de manera abstracta, y a partir de nuestro cuerpo de conocimiento y experiencia, aquellas condiciones necesarias para lograr el cambio deseado en un contexto determinado. En tal sentido, la Teoría del Cambio ayuda a ver más allá de los marcos y hábitos familiares y cotidianos -aunque estos fueran muy eficaces-, abordando la complejidad de los cambios que se desean alcanzar, e imaginando soluciones en una dinámica de diálogo con otros actores.

La teoría del Cambio, también es mencionada, por otros autores, como ‘Ruta de cambio’, ‘Teoría de la Acción’, ‘Motor del cambio’, ‘Hipótesis de acción’ y ‘Modelo lógico’. En el fondo, todos responden más o menos a lo mismo, e implican un ejercicio de visualización creativa y consciente para concentrar nuestra energía en la construcción de realidades futuras deseables, posibles y probables.

La Teoría del Cambio se expresa como un conjunto de supuestos y proyecciones sobre cómo creemos que se puede llegar a desplegar la realidad en un futuro próximo, especialmente a partir de una intervención determinada. Es un enfoque de pensamiento-acción que nos ayuda a identificar hitos y condiciones que han de darse en la senda del cambio deseado. En la práctica, se comporta como un ejercicio de aprendizaje colaborativo y multiactoral que incentiva a comprender la lógica flexible y compleja de los procesos de cambio social.

Elementos principales de una Teoría del Cambio

Luego de un desarrollo conceptual, profundizamos el enfoque analizando los cinco elementos centrales que componen una Teoría del Cambio, los que se ilustran en la siguiente imagen.

elementos de la teoría del cambio

El cambio deseado es una visualización creativa y positiva que hacemos de una situación que se quiere alcanzar en el futuro. Esta visualización de futuro funciona como horizonte y motivación de nuestra acción presente.

Para pensar en el cambio deseado a la hora de desarrollar una Teoría del Cambio, vale realizar preguntas tales como:

  • ¿Cuál es el cambio al que queremos contribuir que ocurra?
  • ¿Cuáles son los temas/situaciones que queremos contribuir a que cambien?
  • ¿Qué cambios debemos lograr con anterioridad para lograr el cambio final?
  • ¿Qué periodo de tiempo estamos visualizando?
  • ¿En qué nivel estamos visualizando el cambio (corto, mediano, largo plazo)?

La situación o contexto refiere a aquellos aspectos sociales, económicos, políticos, culturales que deseamos transformar. Es lo que da sentido a la intervención. Algunas preguntas que nos orientan en su definición son:

  • ¿Qué situaciones justifican el cambio deseado?
  • ¿Cuál es el antecedente histórico del proceso?
  • ¿Cuáles son las condiciones políticas, sociales y económicas que afectan o son afectadas por el proceso de cambio?
  • ¿Cuáles son los puntos de conflicto y cuáles son sus causas?
  • ¿Qué tipo de relaciones se dan entre los actores involucrados?
  • ¿Qué instituciones formales e informales debemos considerar en nuestro análisis, y cómo inciden en el proceso?
  • ¿Qué otras iniciativas están en marcha y podrían sumar fuerzas al proceso de cambio?

Por su parte, la ruta de cambio o estrategia tiene que ver con la identificación de los hitos a alcanzar (niveles de cambio) y pre-requisitos para lograr avanzar con certeza suficiente en medio de la complejidad en que ocurre todo proceso de cambio. Dicho de otra forma, consiste en pensar en lo que debe suceder para que la visión de cambio deseado se logre. Para definir la ruta de cambio, es posible ayudarse con las siguientes preguntas:

  • ¿Cuáles son las áreas estratégicas sobre las que vamos a concentrar nuestra acción?
  • ¿Qué condiciones (a corto, mediano y largo plazo, simultáneas o no) se deben dar para lograr así el cambio deseado?
  • ¿Qué condiciones y factores favorecen o obstaculizan la ruta del cambio deseado?
  • ¿Cuáles son las alianzas estratégicas?
  • ¿Qué nuevos actores hay que incorporar?
  • ¿Qué otros espacios hay que abrir para lograr una mayor inclusión y participación de los actores clave?

Los supuestos y condiciones tienen que ver con los valores, pasiones y creencias acerca de cómo el cambio puede o debiera suceder. Dicho de otra manera, son los pre-requisitos para lograr el cambio. Para definirlos, se puede usar a modo de guía, las siguientes preguntas:

  • ¿Cuáles son la situaciones que ya existen y no es problemático mantener para el caminar hacia el cambio deseado (supuestos)?
  • ¿Cuáles son los resultados o alcances intermedios que nos llevarán al resultado a largo plazo? Es decir ¿cuáles son las precondiciones a ser provocadas / generadas a fin de alcanzar ese fin último?
  • ¿Cómo nos aseguramos que esos supuestos son válidos y certeros a la hora de formularlos?
  • ¿En qué medida los supuestos iniciales han cambiado? Revisión constante

Finalmente, un quinto elemento de la Teoría del Cambio refiere a los indicadores de monitoreo, los cuales sirve para hacer observables los cambios. Hacen referencia a fenómenos mensurables, y ayudan a entender en qué grado y de qué manera se están alcanzando logros/resultados. Algunas preguntas que nos ayudan, pueden ser:

  • ¿Cuáles son las evidencias que nos permiten saber si estamos contribuyendo al cambio deseado?
  • ¿Qué utilidad le damos a estos indicadores y a las evidencias recogidas?
  • ¿Quién participa en el diseño e implementación del sistema de monitoreo?
  • ¿Cómo integramos las lecciones aprendidas y hacemos ajustes a nuestro accionar?
  • ¿Cuáles son las implicaciones para nuestra organización a la hora de gestionar este tipo de sistemas más participativos y complejos?

Para profundizar en este tema, recomendamos la siguiente bibliografía. Como una lectura central, sugerimos revisar el libro de Retolaza-Eguren (2010) “Teoría del Cambio. Un enfoque de pensamiento-acción para navegar en la complejidad de los procesos de cambio social”, y la introducción del libro de Vela Mantilla y Sierra Vásquez (2007) ‘Planeación, Seguimiento, Evaluación y Sistematización. Un sistema para el cambio, el aprendizaje y la efectividad de las organizaciones comunitarias’ (disponible en las dos fotocopiadoras). Destacamos que en la biblioteca virtual hay otros documentos, muy buenos, sobre este tema, y que su uso es opcional o complementario, por ejemplo, Desmitificando la Teoría del Cambio, es cual es de muy simple comprensión y ofrece ejemplos prácticos.

Con la intención de revisar la comprensión del concepto, se desarrolló un ejercicio práctico grupal sobre la experiencia de RESA, y se respondieron las siguientes preguntas.

Consigna

Las producciones grupales fueron pertinentes para clarificar algunos conceptos y reconocer la necesidad de la ejercitación del enfoque, en ejemplos de situaciones concretas, para aplicar el mismo.

Muchas gracias por su asistencia y participación.

El miércoles comenzamos con el Tema de Enfoque del Marco Lógico.

Saludos.-

Equipo Cátedra

 

 

Teoría del Cambio. Niveles de cambio.

Buenas noches!

Para continuar trabajando la Unidad II, hoy comenzamos a profundizar en conceptos claves de uno de los temas troncales de la unidad, como es la Teoría del Cambio. Este enfoque esta presente en el primero de los 8 principios que orientan una intervención que se jacta de ser ´planificada´.

intervención planificada

Esta imagen ilustra la importancia de entender que toda intervención supone un proceso multi-actoral de cambio y transformación, basado en un profundo conocimiento de la situación inicial (que se desea cambiar) y un claro consenso sobre la situación final (que se desea alcanzar); proceso que implica el desarrollo de un conjunto de actividades lógicamente vinculadas y articuladas entre sí en un espacio y tiempo determinado.

Sin título

Así, empezamos a plantear algunos de los elementos clave que una intervención planificada necesariamente debe tener. Hablamos de los conceptos ‘insumos’, ‘actividades’, ‘productos’, ‘resultados’, e ‘impactos’. Cada uno de estos elementos está relacionado a determinados niveles de cambios. Dichos cambios los identificamos como de 1º nivel; 2º nivel, y 3º nivel. Ello a su vez nos conduce a tener en cuenta que las intervenciones no se dan en el vacío sino que están situadas en un tiempo y espacio determinados.

Dentro del proceso de planificación hablamos entonces de tiempos de corto, mediano y largo plazo en donde podemos situar cada uno de los elementos descritos y sus niveles de cambios, tal y como muestra la imagen debajo.

niveles de cambio

Cuando hablamos de los diferentes niveles de cambio, hacemos alusión a lo siguiente:

(a) cambios de primer nivel, referidos básicamente a los productos que son logrados directamente por las actividades mediante el uso de determinados insumos;

(b) cambios de segundo nivel, referidos a los resultados, es decir, el logro de los objetivos específicos de nuestro programa o proyecto; y

(c) cambios de tercer nivel, referidos al impacto, es decir, al alcance de los objetivos globales/finales de la intervención, es decir aquellos logros para los cuales nuestro proyecto o programa contribuye pero no es enteramente responsable.

Un recurso de suma importancia que se usa para construir o revisar la coherencia o relación lógica entre los diferentes niveles de cambio, son dos preguntas claves: ¿para qué? y ¿a través de qué? El siguiente gráfico ilustra los niveles de cambio de una intervención, destacando la relación entre insumos, actividades, productos, resultados e impacto, con cada nivel de cambio, reflejando la dirección de ambas preguntas, con la intensión de explicitar el orden lógico de las transformaciones.

niveles

Una vez trabajado esto, logramos compartir un video sobre una experiencia en la cual es posible visibilizar el enfoque de teoría del cambio y los diferentes elementos que la conforman.

niveles de cambio ejemplo seguridad alimentaria

Resultaría oportuno que vean nuevamente el video, para poder trabajar en la próxima clase los contenidos hasta aquí trabajados mediante un ejercicio.

Es un gusto compartir este espacio de formación con ustedes.

Saludos.-

Equipo Cátedra.

Unidad II. Principios que orientan una intervención planificada.

Buenas noches!

A continuación compartimos el comienzo del desarrollo de la Unidad II, la cual se trabaja en torno al enfoque de Planificación Orientada por Resultados. Primero presentamos la bibliografía a la que pueden acceder para trabajar en mayor profundidad los conceptos de la unidad, la relación que puede darse entre estos y tomar algunos ejemplos prácticos que reflejen la aplicabilidad de los contenidos en experiencias concretas.

Sin título

Comenzamos trabajando sobre la pregunta ¿Consideramos importante y necesario planificar el logro de nuestros objetivos?, pretendiendo comprender la presencia e importancia de la planificación desde el logro de objetivos en nuestra cotidianeidad, para luego adentrarnos en el análisis de aspectos más específicos referidos a la intervención profesional junto a los actores sociales. Para ello, tratamos de encontrar respuesta a los siguientes interrogantes: ¿Una intervención debe planificarse? ¿Qué es una intervención planificada? Las respuestas fueron diversas pero orientadas en algún punto al impacto que pretende lograr una intervención que se jacte de ser planificada.

Seguidamente, reflexionamos acerca de las siguientes frases que destacan en algún punto, la importancia y necesidad de planificar el recorrido a transitar para llegar a la meta deseada: “No podemos saber dónde vamos, si no sabemos dónde hemos estado” (Proverbio Chino) y “No es suficiente con imaginar el futuro, tenemos también que construirlo” (C.K. Prajalad).

Asimismo, retomamos una imagen trabajada anteriormente, de la cual destacamos conceptos claves que se hacen presentes cuando referimos a una intervención planificada.

intervención planificada

En esta gráfica de la realidad se reconoció la importancia de definir la situación inicial e identificar la situación final, como así también se caracterizó el proceso de intervención que debe desarrollarse para transitar el camino que permita alcanzar el cambio deseado, como dinámico, complejo, cambiante, pero sobre todo, transformador. Se mencionó que los cambios se producen desde el primer momento en que el técnico toma contacto con la realidad sobre la que va a intervenir, al modificar la cotidianeidad de la gente con quienes construyen y reconstruyen el contexto a lo largo de la intervención.

Luego, la clase se concentró en la explicación y comprensión de 8 principios básicos que se corresponden con criterios personales, profesionales, institucionales y hasta ideológicos de cómo se aborda una intervención planificada que propenda al desarrollo social y se caracterice por ser democrática y participativa. Dichos principios fueron definidos por la cátedra, y se considera necesario tenerlos presente al momento de planificar y dar curso a nuestras intervenciones.

8 Principios

El primer principio refiere a los que detrás de cada intervención hay  una Teoría del cambio o teoría de la acción.

Lograr el desarrollo y el cambio social implica abordar procesos complejos. Esto conlleva una atención especial al riesgo de usar herramientas en exceso simplificadoras para abordar dichas dificultades. Resulta claro que es profundamente disfuncional la división convencional entre los hacedores de programas y políticas (y sus respectivas teorías) y los practicantes del desarrollo. Como profesionales del desarrollo social necesitamos de la teoría para hacernos buenas preguntas, y hacerlas de manera más sistemática y rigurosa, como así también diseñar soluciones efectivas que generen soluciones verdaderas. Este es el papel que juega en una intervención lo que llamaremos Teoría del Cambio.

El rol de una buena teoría es el de guiar para entender, el descubrir el trabajo a realizar y el ayudar a las comunidades y sus organizaciones a comprender y dar forma a sus propias realidades. Necesitamos buenas teorías del cambio social que guíen el pensamiento y la acción de todos los involucrados en los procesos de desarrollo, ya sea como individuos, comunidades, organizaciones, movimientos sociales o como donantes.

Pero, ¿qué es entonces una Teoría del Cambio?

La Teoría del Cambio no es simplemente una herramienta para hacer explícita la lógica de las estrategias existentes en una organización. Es más bien el fruto de un proceso creativo y liberador de potencialidades que permite ordenar nuestro pensamiento y configurar de manera abstracta, y a partir de nuestro cuerpo de conocimiento y experiencia, aquellas condiciones necesarias para lograr el cambio deseado en un contexto determinado.  En tal sentido, la Teoría del Cambio ayuda a ver más allá de los marcos y hábitos familiares y cotidianos -aunque estos fueran muy eficaces-, abordando la complejidad de los cambios que se desean alcanzar, e imaginando soluciones en una dinámica de diálogo con otros actores.

La Teoría del Cambio se expresa como un conjunto de supuestos y proyecciones sobre cómo creemos que se puede llegar a desplegar la realidad en un futuro próximo, especialmente a partir de una intervención determinada. Es un enfoque de pensamiento-acción que nos ayuda a identificar hitos y condiciones que han de darse en la senda del cambio deseado. En la práctica, se comporta como un ejercicio de aprendizaje colaborativo y multiactoral que incentiva a comprender la lógica flexible y compleja de los procesos de cambio social.

Para ilustrar esto, utilizamos dos ejemplos muy sencillos. En el primero, imaginamos un pequeño agricultor que se plantea, frente a sus problemas de producción, cuáles podrían ser los mecanismos y supuestos para alcanzar una mejor producción e ingreso, es decir, alcanzar el cambio respecto de su situación. El segundo caso, usando prácticamente la misma lógica, usamos el caso de un trabajador social que se desempeña en un municipio, quien plantea para un proyecto concreto algunos de los elementos centrales de su Teoría del Cambio. Adjuntamos ambos ejemplos a continuación.

Ejemplo 1

ejemplo 01 teoría del cambio

Ejemplo 2

teoría del cambio

Elementos principales de una Teoría del Cambio

Luego de un desarrollo conceptual, profundizamos el enfoque analizando los cinco elementos centrales que componen una Teoría del Cambio, los que se ilustran en la siguiente imagen.

  1. Una idea de cambio deseado
  2. Creencias acerca de la naturaleza del problema
  3. Concepción sobre qué intervención es necesaria para resolver el problema (ruta del cambio).
  4. Conjunto de condiciones y supuestos para que sea posible el cambio
  5. Indicadores para verificar que estamos logrando el cambio

Para profundizar en este tema, recomendamos la siguiente bibliografía. Como una lectura central, sugerimos revisar el libro de Retolaza-Eguren (2010) “Teoría del Cambio. Un enfoque de pensamiento-acción para navegar en la complejidad de los procesos de cambio social , y la introducción del libro de Vela Mantilla y Sierra Vásquez (2007) ‘Planeación, Seguimiento, Evaluación y Sistematización, (disponible en las dos fotocopiadoras).

El segundo principio analizado tiene que ver con la idea que toda intervención debiera basarse en una profunda comprensión de la realidad que se quiere transformar con nuestra intervención.

principios-intervenc-plan-nc2ba2

Para ello, se resaltó la importancia de diversas metodologías de análisis situacional y diagnóstico, tales como el Sondeo Rápido, el Diagnóstico Participativo, el Autodiagnóstico, etc. De igual modo se mencionaron las habilidades que debe adquirir y desarrollar el profesionales para adentrarse en un contexto desconocido y reconstruir la historia de un grupo, barrio o comunidad.

Se destacó la importancia de comprender no sólo la situación actual, sino cómo ésta ha venido cambiando con el tiempo, así como las respuestas que la misma gente fue dando a sus problemas en tanto va a determinar el curso de nuestra intervención. También se resaltó la importancia de identificar los diferentes actores sociales (individuos, grupos e instituciones) que podrían estar interesados y afectar (positiva o negativamente) nuestra intervención. Al mismo tiempo se reflexionó sobre las implicancias que tiene planificar una intervención adoptando una visión sesgada sobre la realidad, sin contemplar las narrativas de los principales actores involucrados en la situación a transformar.

Tratándose de un tema central en la gestión de todo proyecto, este principio será profundizado al analizar el enfoque del Marco Lógico y el Ciclo de Vida de Proyectos, tanto en la Unidad II como Unidad III.

Luego analizamos el tercer principio de una intervención, el cual justamente tiene que ver con reconocer que en un programa o proyecto son múltiples los actores sociales que pueden estar involucrados directa o indirectamente y afectar el proceso de cambio que nuestra acción pretende generar.

principios-intervenc-plan-nc2ba31

En este caso diferenciamos aquellos actores directos (beneficiarios, usuarios o sujetos/titulares de derecho, instituciones de apoyo y agentes de financiamiento) de aquellos indirectos (como ONGs, gobierno local, organizaciones de la comunidad, empresas, iglesias, entre otros), destacando que todos -de alguna manera- tienen un interés en el proyecto, el cual no siempre será coincidente con el objetivo de la intervención.

Además, señalamos que esta clasificación se corresponde con la de actores aliados, oponentes, neutros que retomaremos en las próximas clases. Mencionamos la importancia de manejar herramientas como el Mapeo de Actores Sociales Claves para conocer estos diferentes actores, las formas de relaciones entre ellos y saber cómo articularse con ellos, logrando el establecimiento de lazos favorecedores al logro de los objetivos que persigue el proyecto. Esto también constituye un puntapié central en una intervención planificada. Desconocer la presencia de múltiples actores que real o potencialmente afectarán la intervención, llevará a errores y dificultades futuras que seguramente condicionarán el éxito del programa o proyecto.

El cuarto principio tiene que ver con “Reconocer las ventajas de los procesos participativos”. Al respecto, revisamos críticamente aquellas intervenciones donde prima una noción ‘asistencialista’ y ‘paternalista’ del desarrollo social, identificando el lugar que ocupan los actores desde dichos enfoques. También, se planteó la necesidad de repensar aquellas intervenciones que se realizan ‘desde arriba’ y ‘desde afuera’ de la comunidad, y se resaltó la importancia de reconocer el saber y la experiencia local, creando espacios de intercambio y construcción colectiva del conocimiento.

proyecto

En relación con esto, analizamos cómo es que el poder atraviesa las relaciones humanas y, puntualmente, cómo puede darse esta relación entre actores sociales en un proceso de intervención. En este sentido, destacamos lo determinante que puede ser la influencia de las organizaciones de apoyo y las entidades financieras como así también de los beneficiarios en el éxito o fracaso de un proyecto.

Mientras mayor sea la proporción de participación de los beneficiarios, usuarios o titulares de derecho de un proyecto en la priorización de las necesidades y la toma de decisiones sobre el proyecto/programa a implementar, mayores serán las chances de éxito de dicha intervención y continuidad de las acciones una vez que el programa o proyecto finalice. Asimismo, mientras mayor sea la determinación de los destinos del proyecto por parte de las instituciones de apoyo, donantes y otras entidades, menores las probabilidades de éxito de la intervención. Resaltamos, en conclusión, que la apropiación de un proyecto por parte de los usuarios depende en gran medida del protagonismo que ellos tengan durante todo el ciclo de vida del proyecto; siendo este protagonismo una de los principales aspectos que llevan a buenos resultados y la continuidad de la intervención.

Relacionado con el principio anterior y con este, recomendamos el uso del Mapeo de Actores Claves o Actores más Relevantes, como una herramienta muy útil en toda intervención, no sólo para identificar diferentes actores sociales vinculados real o potencialmente al programa o proyecto, sino para comprender su posición respecto de nuestra intervención. Resaltamos además que es muy importante actualizar este mapa de actores claves teniendo en cuenta que la realidad es dinámica y, por lo tanto, las relaciones y su lugar en el campo puede modificarse. Este tema también lo pueden ampliar, además de la bibliografía recomendada en la clase anterior, con el capítulo 3 del Manual de Planificación de Politicas, Programas y Proyectos disponible en la Biblioteca Digital de este blog.

El quinto principio de una intervención que se jacte de ser planificada sostiene que “las intervenciones no son o no debieran entenderse como un proceso mecánico de progresión lineal”. Se resalta que los procesos de desarrollo social son más complejos y suponen (a) una re-interpretación de los programas durante la intervención, (b) comprender que los resultados no sólo dependen de la ‘intervención’, sino de los actores locales y sus propios intereses, y (c) que usualmente se interviene en escenarios inciertos, multi-actorales y diversos, con contradicciones que condicionan las interacciones humanas.

5to Principio

Por ello, este principio sostiene que las intervenciones basadas en programa o proyectos debieran adoptar la noción de ciclo de vida de proyectos, entendiendo por tal el conjunto de momentos por los que atraviesa un proyecto desde la idea inicial hasta la ejecución y evaluación final. Los momentos están vinculados y articulados entre si y el procesos sigue una progresión lógica; no obstante, no se trata de un proceso lineal en un solo sentido. Por el contrario, es común el retorno a momentos previos mientras el proceso se hace más detallado. Es un proceso iterativo (es decir, repetitivo pero incremental). A medida que se avanza en el ciclo se analizan los diferentes asuntos con distintos niveles de detalle. Este tema se profundizará en la Unidad III cuando tratemos Ciclo de Vida de los Proyectos.

El sexto principio apunta a “reconocer la influencia de factores externos que afectan el proceso del proyecto y los resultados”. En directa relación con el principio tercero y cuarto (referido a la influencia de múltiples actores en todo proceso de intervención, así como la importancia de la participación social); este sexto principio busca destacar y ser conscientes de que en una intervención existen múltiples factores que pueden condicionar positiva o negativamente la misma.

6to Principio

Junto al análisis de los factores, este principio resalta la importancia de destacar la identificación de los actores, sean éstos aliados, oponentes o neutros, estratégicos o tácticos.

El séptimo principio de una intervención planificada se refiere a la importancia de “definir objetivos claros, lógicos y ‘alcanzables’, y priorizar aquellos que ofrecen contribuciones más significativas”.

7mo Principio

Sobre la base de este principio, es que se promueven acciones que estimulen la participación y fortalezcan la organización de una comunidad (cambio de primer nivel) para que ésta comunidad organizada pueda generar proyectos y conseguir financiamiento para la realización de un centro comunitario de recreación y deportes (cambio de segundo nivel) para contribuir a mejorar la calidad de vida de los pobladores (cambio de tercer nivel). El siguiente gráfico ilustra la ubicación de los diferentes objetivos en un escenario de intervención planificada, destacando a su vez la importancia de tener una misión y visión definidas, así como la necesaria materialización de las acciones mediante una clara estrategia, actividades y tareas.

El octavo principio de una intervención planificada refiere a la importancia de “revisar críticamente la práctica mediante acciones de seguimiento, evaluación y sistematización”. Las metodologías de seguimiento, evaluación (ex ante y ex post) y de sistematización refieren a diferentes enfoques del campo de la evaluación de programas y proyectos. Estos temas, enmarcados en el ciclo de la intervención y aprendizaje (ver figura) serán desarrollados en profundidad en la Unidad 4 del programa de estudio.

8vo Principio

Se mencionó que a lo largo del desarrollo de una intervención es posible llevar a cabo diferentes tipos de evaluaciones que, en todos los casos, suponen un análisis sistemático y objetivo de un proyecto en función de sus objetivos y basado en diferentes variables o aspectos, según el tipo de intervención y evaluación que se trate. Se reconoció que los profesionales debemos ejercitar el análisis crítico sobre nuestras intervenciones de modo que sea posible advertir los puntos que obstaculizan el logro efectivo de los objetivos, como así también los recursos y potencialidades que pueden favorecer a la concreción de los mismos.

Estos serían los 8 principios básicos que orientan una intervención planificada. Los mismo concentran temas centrales de la materia y articulan elementos que se abordan a lo largo del desarrollo del programa. Esperamos que logren captar la relevancia de los mismos y amplíen el contenidos de éstos desde las lecturas recomendadas.

Nos vemos en el próximo encuentro donde profundizaremos el primero de los principios, referido a la Teoría del Cambio.

Muchas gracias por la participación.

Saludos.-

Equipo Cátedra

 

Gestión Social. Alcances de la intervención y desafíos profesionales.

Buenas noches!

Para finalizar el dictado de los contenidos que integran la Unidad I, en el encuentro de hoy abordamos un tema que contribuye a lograr uno de los objetivos generales que persigue la materia como es comprender la especificidad de la gerencia social y la planificación estratégica en la implementación de las nuevas políticas sociales.

En este caso, abordamos los aspectos de la `gestión social´ señalando las especificidades e instrumentos necesarios que favorecen la comprensión del tema. La clase consistió en analizar el campo de fuerzas donde surge la gestión social, pudiendo identificar los elementos de dicho campo, conceptualizar los procesos de tensión, negociación y consenso, distinguir las características de la gestión que responde a las demandas de los contextos más modernos, y referenciar los desafíos que afronta la intervención profesional en un escenario complejo, con actores e intereses diversos y donde se naturalizan ciertos procesos.

Para comenzar a abordar el tema retomamos algunos planteos de la clase anterior respecto al campo en el que se configura e implementa la política social, desde un enfoque de planificación estratégica, para mitigar los efectos de los conflictos en la sociedad. Esto implica para los gestores sociales identificar intervenciones alternativas orientadas a alcanzar el desarrollo social y articular los esfuerzos organizacionales y comunitarios con los dispositivos existentes en pos de lograr los objetivos que persiguen dichas políticas.

Aquellas intervenciones que buscan transformar la realidad, o bien pretenden mejorarla en alguno de sus aspectos, requieren de enfoques de planificación que les confieran sentido crítico, orientación para lograr el desarrollo, pertinencia institucional, reconocimiento de los actores, valoración de la cultura, etc., para poder logra resultados significativos en la vida de las personas involucradas.

¿De qué hablamos cuando referimos al ‘gerenciamiento/gestión social’?

Para comprender mejor el alcance que tiene el concepto nos remitimos a las definiciones vertidas por algunos autores:

gerenciamiento 02

Poder llevar adelante el proceso de gestión implica atravesar por tres grandes momentos, el de Programación, Ejecución y Evaluación, que se retroalimentan, logrando un ciclo iterativo del proceso de cambio. En aportes de Olga Nirenberg, dichos momentos deben darse de manera concatenada de modo que se evidencie un movimiento de enriquecimiento acumulativo.

De acuerdo a lo que plantea la autora, resulta importante distinguir cuáles son los atributos deseables que debería reunir la gestión de una intervención para garantizar su mayor efectividad. Dichos atributos deberían poder permitir los siguientes logros en materia de desarrollo:

  • Intervenciones equitativas que reconozca las potencialidades de los actores.
  • Adopción de enfoques holísticos procurando abordajes integrales.
  • La intersectorialidad superadora al interior de las organizaciones.
  • La interdisciplinariedad cooperativa, continua e intencionada.
  • Gestión asociativa entre las organizaciones estatales y las de la sociedad civil.
  • El trabajo en red como estrategia vinculante entre instituciones y/o personas.
  • Comunicación fluida (entre las partes intervinientes).
  • Enfoques preventivos y promocionales para los actores.
  • La participación de los actores (real y consciente).

¿Cuáles son los problemas y alcances de la participación en la gestión?

Si bien en el imaginario de la profesión se cree que cualquier persona cuya condición de ciudadano se ve amenazada por algún conflicto o dificultad, tiene una razón suficiente para desplegar sus herramientas e involucrarse en procesos orientados a lograr estabilidad y superación en su vida, los hechos nos demuestran que esto no siempre es así.

Tal situación implica un problema para el Estado, que para poder lograr intervenciones eficaces requiere de la participación de los actores, de sus experiencias de vida, de sus capacidades para lograr mejores resultados en materia de gestión. Los aportes que brinda Mario Robirosa en una entrevista refieren a que “el destinatario (de la política) debe ser considerado como un actor crítico ya que de él depende que el proyecto siga adelante y que sea aprovechado. Hay proyectos que fracasaron por no tener en cuenta los reclamos de este actor esencial”.

Desde la Gestión Estratégica, se pretende lograr una  participación genuina, consciente, comprometida con el proceso de transformación, de modo que se geste un espacio de negociación y acuerdos entre los actores. También que permita desterrar la idea de que todo debe provenir del Estado, reforzando la irresponsable consideración de los actores como `pasivos´, meros receptores de las decisiones de otros. Es la clase política también la que debe comprender el término de representatividad de la voz de la mayoría del pueblo, y promulgar acciones que logren la democracia participativa.

Esta situación conlleva a mencionar la necesidad de sistematizar aquellas experiencias de participación comunitaria que hayan sido exitosas, de manera que posibiliten la replicabilidad en otras instancias de participación en la gestión pública.

¿Cuándo comienza a ser necesario un cambio de mirada sobre la gerencia de programas y proyectos sociales?

El escenario que nos ofreció la década del noventa se caracterizó por grandes cambios. Las revoluciones en el campo tecnológico cambiaron la manera de producir, comercializar y consumir bienes y servicios. Surgieron procesos de crisis que generaron impacto a gran escala.

El resultado inmediato de este escenario turbulento es la configuración de un contexto caracterizado por la complejidad, la inestabilidad y la incertidumbre. Es así como se cambia la manera de hacer política social y esta comienza a adquirir nuevas características, buscando dar respuestas a las crecientes demandas de la sociedad, en un escenario donde se advierte una brecha entre el ritmo de los acontecimientos, la generación de estos cambios y la percepción que se construye sobre ellos.

Es en esa realidad compleja donde a la gerencia tradicional le resulta difícil, y a veces imposible, brindar respuestas oportunas y más bien se comienza a reclamar un nuevo tipo de gestión que sea capaz de aportar herramientas a las políticas y programas sociales.

¿Qué es necesario para hacer gestión social?

Lo hastpreguntaa aquí planteado da cuenta del esfuerzo por rescatar conceptos de participación comunitaria, investigación- acción, trabajo en grupo, gestión participativa, autogestión, visión integradora y transformadora de la realidad social desde los aportes que pretende brindar la gestión social hoy en día.

Uno de los principales desafíos es lograr que los técnicos involucrados adquieran nuevas capacidades diferentes y complementarias que les permitan desempeñar su rol desde otro lugar en la realidad, un técnico con conocimientos, actitudes y aptitudes que le otorguen un rol de gestor-planificador/programador de las intervenciones con los ´otros´.

Desde ese nuevo rol que asume el profesional, su trabajo no está regido sólo por los conocimientos técnicos y científicos sino que se combina con muchos otros insumos personales y subjetivos. Este se enfrenta al desafío de tener que desenvolverse en un campo de acción donde hay personas que no son técnicos, que tienen intereses y motivaciones dispares pero que es necesario agruparlos para concertar la solución más apropiada para el problema que los afecta.

En palabras de M. Robirosa “uno de los problemas es que se descansa en el saber del técnico. Sin embargo, los planificadores debemos despegarnos de ese rol ya que, además de opinión académica, tenemos que aportar conocimientos que tienen que ver con la vida y los valores” (…) “Los planificadores no tenemos todas las capacidades de acción ni todos los conocimientos, entonces hay que tratar de ganar las voluntades de los que tienen efectivamente algunos de estos recursos para articularlos en la gestión (…) Implica un trabajo de toma de decisiones en un grupo de actores diferentes”.

El técnico debe ser consciente que también adopta un rol ´político´ en algún momento del proyecto, y que debe actuar con la mayor racionalidad y prudencia posible para garantizar que todos los actores tengan igualdad de oportunidades a la hora de decidir respecto a aquellos que detentan más poder. “En la gestión deben intervenir los distintos actores porque, si no, no se construye el compromiso. Cada actor tiene que participar lo más tempranamente posible para poder convencerse de la importancia de su aporte pero también para comprometerse con la contribución de su recurso en tiempo y forma para que el proyecto avance” (M. Robirosa).

Compartimos un cuadro de Mario Robirosa donde refleja las características que a su criterio debe tener el nuevo rol técnico en gestión de intervenciones.

Rol técnico

A modo de vinculación entre el rol que puede desempeñar un gestor social en escenarios de la administración pública, donde se procura desmitificar la tan nombrada burocracia e ineficiencia, y las posibilidades de intervención que se pueden lograr desde un enfoque de planificación estratégica, se comparte un cuadro de relaciones que pretende visibilizar las situaciones que se experimentan y los desafíos que deben afrontar los actores involucrados en la gestión pública.

3

Para profundizar más estos contenidos, sugerimos trabajar el material bibliográfico que nos ofrece Bernardo Kliksberg al respecto. Asimismo, trabajar con la bibliografía de Olga Nirenberg (Formulación y Evaluación de Intervenciones Sociales. Ed. Noveduc) y Mario Robirosa (Turbulencia y Gestión Planificada. Ed. Eudeba) para actualizar contenidos. Recuerden que la misma se encuentra en fotocopiadora de la FaCSo.

En el siguiente encuentro comenzamos a trabajar en la Unidad II.

Muchas gracias por su asistencia y participación…!

Saludos.

Equipo Cátedra.-

Planificación Normativa y el Enfoque Estratégico

 

Hola, qué tal?

En esta ‘entrada’ compartimos la síntesis de dos clases dedicadas a desarrollar dos de los enfoques de planificación más mencionados en el campo del desarrollo social: el enfoque de planificación normativa (tradicional) y el enfoque de planificación estratégica.

Nos proponemos descubrir y comprender las fortalezas y debilidades de los modelos y formas de planificar presentes en diferentes niveles de formulación y ejecución de políticas sociales y de los gestores y operadores de programas destinados a la situación de pobreza. En principio se intenta descubrir, caracterizar, los elementos centrales de una intervención planificada, para luego rescatar elementos valiosos de un enfoque estratégico de planificación, entendiendo que este enfoque permite acortar la distancia que media entre la reflexión y la acción, entre la investigación y la práctica. Estas dos clases han profundizado sobre uno de los temas centrales de la unidad I del programa de estudio, el de la Planificación Estratégica. Este enfoque se lo compara con la Planificación Normativa o ‘tradicional’, la cual generalmente demarca un límite artificial entre lo técnico y lo político, genera pasividad y bajo compromiso, entre otras desventajas. Se presenta al pensamiento estratégico y su estilo de planificación, como un proceso que se construye colectivamente, orientado a mejorar la cantidad, calidad y cobertura de servicios y bienes para revertir o compensar las carencias estructurales y funcionales de la población y, que en última instancia, apunten a remover las causas que las originan.

¿Qué es planificar y cuáles son los elementos principales de una planificación? 

En términos muy generales, se puede decir que la planificación es el procedimiento mediante el cual se seleccionan, ordenan y  diseñan las acciones que deben realizarse para el logro de determinados propósitos, procurando una utilización racional de los recursos disponibles para contribuir al desarrollo económico, social y cultural de un país; enmarcado ésto en diversas estrategias impulsadas por cada Estado en lo que se conoce como políticas públicas y sociales.

Así, la planificación sería un elemento más específico, constitutivo de las políticas públicas. La planificación se constituye como una herramienta de trabajo orientada a anticiparse a los acontecimientos económicos, culturales, sociales, educacionales y de salud que afectan a la población, pero con una relativa ventaja de encauzarlos en una determinada dirección. En relación a este último punto se debe considerar la activa participación de diversos profesionales con conocimientos técnicos y por sobretodo capacitados para visualizar, criticar y encontrar soluciones factibles a los problemas sociales de contingencia que afectan a la sociedad. Planificar es un proceso que introduce previsión y racionalidad a un curso de acción futuro, por lo tanto, es fundamental para el desarrollo de las funciones del Trabajador Social a niveles macro y micro al interior de una organización.

Una intervención Planificada

Procurando simplificar el proceso de planificación, podemos decir que una intervención planificada supone. (a) una clara noción y conocimiento de la situación que se quiere cambiar (diagnóstico social, análisis situacional, etc.); (b) claridad consensuada sobre el propósito, cambios o situación deseada a la que se quiere alcanzar con la intervención; (c) una estrategia o modo de intervención que explique cómo se va a transitar desde la situación inicial a la deseada; y (d) un período de tiempo en el que transcurrirá el proceso, con claridad en cuanto a recursos necesarios, actores intervinientes, supuestos de acción, etc.

La gráfica ilustra este conjunto de elementos necesarios en una intervención planificada. Frente a ella, nos preguntamos ¿cómo encajan estos elementos en diferentes enfoques planificación? Para responder la pregunta, nos imaginamos un cuadrante que postula y combina extremos posibles entre la situación de contexto donde nos toca intervenir (contexto totalmente estable versus contexto totalmente inestable) y los diferentes grados de planificación y, por contra, improvisación. En este esquema, intentamos a priori identificar cómo y con qué características se podrían ubicar los dos grandes enfoques de planificación que analizamos en la clase.

planificacion improvisacionMientras la planificación normativa, como veremos más adelante, es muy útil para contextos estables, en tanto es rígida, supone un pensamiento lineal, causa-efecto y asume que todos los elementos serán posibles de desarrollarse como se han pensado inicialmente; la planificación estratégica, como también veremos más adelante, es más apropiada a contextos dinámicos, fluctuantes, donde la acción de diferentes actores puede modificar no sólo la intervención sino los supuestos y propósitos de la misma, lo cual supone acciones creativas, constructivas y de búsqueda constante para lograr los propósitos iniciales.

Sobre estos aspectos y elementos de la planificación trata toda este capítulo. Pero vamos por parte. Comencemos a ver algunos conceptos y características de estos enfoques.

La planificación normativa y el enfoque estratégico

En la clase caracterizamos la planificación normativa, llamada también tradicional, y señalamos varias de sus deficiencias o dificultades al momento de dar respuestas pertinentes y oportunas a los requerimientos de la sociedad. Entre estas dificultades mencionamos los siguientes:

  • El tratamiento convencional sobre la incertidumbre genera una planificación desarticulada con la realidad cuando el curso de los acontecimientos no responde a lo que se había predicho.
  • Una restricción de los objetivos que persigue la planificación al progreso económico, con escasa proyección hacia el crecimiento social
  • La planificación se reduce a planes profundos que se apoyan en el discurso, con escasa aplicabilidad real.
  • Uso de herramientas obsoletas para enfrentar las complejidades del sistema social.
  • La incapacidad intelectual y técnica para identificar y definir los problemas que originan los conflictos.
  • La fragmentación entre la planificación como proceso, las actividades que desarrolla el técnico, la ejecución de lo planeado y los decisores políticos.

Estas, y otras características, dejaron entrever que la Planificación Normativa, desde su encuadre teórico-práctico, no logró desarrollos relevantes; muy por el contrario, los problemas se agudizaban cada vez más y las políticas que se diseñaban carecían de la capacidad suficiente para dirigir procesos de cambios estructurales en las sociedades desfavorecidas. Es sobre esta realidad que se gesta la Planificación Estratégica, desde las críticas que alza sobre los supuestos de la Planificación Normativa que no podía dar respuestas concretas a los problemas reales que experimentaba la sociedad producto de las transformaciones aceleradas de la época. En el próximo apartado resumimos estas diferencias.

Diferencias entre la planificación tradicional y la planificación estratégica

Con la intención de diferenciar los enfoques de Planificación Tradicional o Normativa, respecto del Enfoque Estratégico, se utilizó el análisis de “rupturas” y “rearticulaciones” presentado originalmente por Carlos Matus y luego por Mario Robere (ver bibliografía específica en la biblioteca virtual de Planificación Social). Para entender el enfoque estratégico, es importante comprender el pensamiento de su autor, Carlos Matus. Por ello, compartimos acá una introducción  a su mirada sobre la cuestión política y social del contexto chileno, en el cual surge. Bien vale esta entrevista realizada a Matus poco antes de su muerte, organizada en tres videos cortos!

rupturasEn cuanto a las rupturas entre los enfoques de planificación, se priorizan las diferencias en cuanto a su visión de: sujeto; relación entre poder y saber; noción de espacio y tiempo, tal como se visualiza en el siguiente esquema:

Las “rupturas” analizadas, no se presentaron en sentido absoluto y acabado, siempre pueden surgir excepciones según el contexto donde se presenten. Asimismo, si bien acá se presentan las rupturas como actuales, su desarrollo se corresponde con el momento histórico en que surge cada uno de los enfoques.

Teniendo en cuenta lo explicitado en la síntesis del cuadro anterior, se analizó la importancia de poder re-articular lo que la estructura teórico-metodológica del enfoque normativo ha mantenido por separado.

Para ello, se presentó la propuesta de Mario Robere, inspirado en Carlos Matus, respecto a las re-articulaciones entre la Planificación Normativa y la Planificación Estratégica.

Estas re-articulaciones se expresan en tres “pilares”, como menciona Robere, que contribuyen a “refundar” la planificación. como podemos observar en el cuadro comparativo a continuación:

re articulaciones

Finalmente, también con la intención de sintetizar las grandes diferencias entre estos dos enfoques, imaginamos dos trayectorias posibles de una misma intervención. Una planteada desde el imaginario de una planificación normativa o tradicional y otra imaginada desde un enfoque estratégico. A cada tipo de intervención la caracterizamos, intentando con ello destacar las diferencias sustanciales en ambos enfoques. La imágenes debajo, sintetizan estos diferentes enfoques.

pt

pe

¿Qué es el pensamiento estratégico?

La caracterización de estos dos enfoques, nos permitió abordar una pregunta central en planificación estratégica: ¿qué significa pensar y actuar estratégicamente? 

Analizamos diversos ejemplos de la vida real, que nos permiten comprender la idea que subyace al pensamiento estratégico. Utilizamos el siguiente esquema para ilustrar  la idea que subyace en el pensamiento estratégico. Esto es, la búsqueda de un fin (utopía concreta) identificando diferentes caminos posibles, en el corto, mediano y largo plazo, ya sea que se enfrente un escenario optimista, probable o pesimista. En el fondo, el pensamiento estratégico supone diferentes caminos y no simplemente la trayectoria ideal para poner el objetivo al alcance.

pensamiento

¿Qué es la planificación estratégica?

La planificación estratégica, como herramienta para el Trabajo Social, puede definirse como un proceso colectivo orientado a la construcción de una imagen de futuro capaz de comprometer a la acción que le permita proveerle de viabilidad, manteniendo un continuo proceso de aprendizaje. A continuación se presentaron conceptos de lo que significa Planificación Estratégica, según distintos autores:

DibujoEstas definiciones permitieron consignar algunas estimaciones a tener en cuenta cuando se decide planificar desde este nuevo enfoque:

  • Puede existir más de una explicación verdadera respecto a la situación sobre la que se planifica, teniendo en cuenta que todos los actores involucrados pueden participar en la construcción del espacio, y lo hacen desde el lugar que ocupan en el mismo.
  • Está claro que el ‘Saber’ y el ‘Hacer’ tienen autonomía relativa y se entraman estrechamente al momento de construir sobre esa realidad que se planifica.
  • Quien planifica estratégicamente, ante la posibilidad de lograr objetivos inmediatos buenos, prioriza el alcance de objetivos mediatos más importantes y significativos para el logro de los objetivos planteados.
  • Se toma conciencia que las acciones que se desarrollan llevan implícita la relación de los diferentes actores que intervienen (Gobierno, ONGs, Unión Vecinal, otros programas, etc.). Se construye un ‘mapa’ de actores involucrados en situaciones que pueden ser de confrontación, cooperación, negociación, etc.
  • Se entiende que lo ‘estratégico’ del enfoque es generar movilizaciones que pongan el objetivo planeado al alcance.

Luego se analizaron los términos ‘estrategia’ y ‘táctica’ que suelen confundirse y utilizarse como sinónimos.

La estrategia es concebida, según M. Robere, como “un conjunto de decisiones fijadas en un determinado contexto o plano que proceden del proceso organizacional”. Ese curso de acción que se elige parte de la premisa de que es posible lograr una posición futura diferente, que brinde beneficios y ventajas respecto a la situación actual. La táctica, en cambio, es entendida “…como el método para ejecutar o conseguir algo, un algo que tienda a poner los objetivos al alcance”. La táctica pierde sentido si no está inserta en una estructura determinada.

Momentos de la planificación estratégica

Por último, analizamos detenidamente los momentos de la planificación estratégica, relacionándolo con el esquema inicial de una intervención planificada.

momentosComo se ve en la ilustración, el enfoque ofrece la posibilidad de planificar en función de dos distancias al objeto de intervención, una de mayor globalidad el cual permite obtener una visión más panorámica de la realidad y otra de mayor especificidad lo que otorga una visión más específica de la misma. Al mismo tiempo, la secuencia básica de planificación (no necesariamente rígida ni lineal) supone comenzar con un campo lógico analítico (del ver y el ser), luego llegar a un campo proyectivo (del deber ser) y finalmente, un campo constructivo (del poder ser).

El proceso de planificación que propone Mario Rovere, quien toma los aportes de Carlos Matus, se organiza en seis momentos articulados e interdependientes, los cuales se presentan en una matriz que explicita dos ejes de análisis respecto al proceso de planificación construido; la distancia hacia al objeto de intervención y los campos lógicos que orientan el desarrollo de dicho proceso. Lo que sigue desarrolla cada uno de los momentos.

Análisis de la situación

Ubicado en el campo lógico ‘analítico’, cuya distancia al objeto de intervención es de ‘mayor globalidad’, este es un momento donde se obtiene un análisis panorámico de la realidad que se busca transformar, caracterizando la misma. Aquí se pretende responder ¿qué está pasando? ¿porqué y por quiénes está pasando? de modo que sea posible delimitar la situación problemática.

Resulta importante reconocer que las respuestas a dichos interrogantes, se construyen desde las representaciones de los actores que intervienen en la planificación. Esto, no es menor si se considera que los actores configuran tales representaciones de acuerdo al lugar y al rol que desempeñan en su realidad.

Este momento enfrenta ciertas complejidades a considerar. Por un lado, las ‘coordenadas’ de trabajo, que suponen identificar ‘¿quiénes somos nosotros?’ (los actores que planifican), ‘¿cuál es el espacio?’ (donde se va a intervenir) y ‘¿quiénes son los otros?’ (actores a considerar en la planificación). Delimitar el espacio de intervención implica definir su naturaleza, que puede ser, ‘geográfica'(trabajar con un municipio, una ONG, unión vecinal, hospital, por ejemplo), ‘simbólica’ (se define la instancia de gobierno que debe responsabilizarse del problema social identificado, por ejemplo una campaña de prevención sobre determinada patología) o puede tratarse de un espacio ‘mixto’ (supone definir simultáneamente un territorio y un espacio simbólico de responsabilidad, por ejemplo promover estrategias de Atención Primaria de la Salud en el Centro Integrado Comunitario del departamento de Zonda).

Cabe aclarar que la definición de los espacios es provisoria y puede modificarse en la medida que las condiciones del contexto se modifican. Una vez que se define el espacio, resulta más sencillo identificar a los ‘otros’ actores relevantes, reales o potenciales, que intervienen en el territorio y que voluntariamente pueden favorecer o perjudicar el logro de los objetivos de acuerdo a los recursos de poder que poseen y controlan.

Otra de las complejidades tiene que ver con la ‘subjetividad’; rasgo que interviene en el proceso de construcción y reconstrucción de la realidad según la ‘posición’ que ocupan los actores. También es importante identificar el ‘sistema de valores’ que estos poseen, el cual opera como una lente que sobrevalora determinadas situaciones, a la vez que reduce la importancia de otras. Asimismo, tener en cuenta la ‘experiencia’ de quienes participan y la ‘intencionalidad’ de ser parte del proceso de planificación.

La ‘opacidad’ en la construcción e interpretación de la realidad es otra de las complejidades de este momento. Cuando surgen ciertos hechos o acontecimientos que no pueden ser explicados respecto a su constitución, allí se advierte la opacidad, que en ocasiones resulta ser un acto intencional cuando la transparencia pone en peligro el poder de quienes informan. Por otro lado, el ‘devenir’ de las situaciones que se gestan y desarrollan en escenarios dinámicos, es otra de las complejidades; frente a lo cual es necesario realizar un análisis histórico para comprender la manifestación de los acontecimientos en el presente, y un análisis tendencial que posibilite obtener una previsión de la realidad.

Investigación del problema

imagesUbicado en el campo lógico ‘analítico’ cuya distancia al objeto de intervención es de mayor especificidad. Es un momento en el que se estudia de forma detallada una porción de la situación que fue problematizada, identificando el problema que explicita la brecha entre la situación actual y la situación deseada a la que se pretende llegar.

El tipo de problema que se trate, puede definirse en función de ciertos criterios a saber:

  • Ubicación del problema en el espacio. Los actores que planifican tienen la percepción de estar trabajando desde un ‘afuera’ (la realidad) y un ‘adentro’ (la organización). Ante esto, hay problemas que se presentan, o se perciben, en el afuera y son llamados ‘problemas terminales’; como así también hay problemas que surgen en el adentro y son llamados ‘problemas intermedios’.
  • Ubicación del problema en el tiempo. La preocupación por encontrar una respuesta puede surgir a partir de problemas ‘actuales’ o problemas ‘potenciales’ los cuales pueden manifestarse en el futuro.
  • Grado de ‘estructuración’ del problema. Los problemas ‘estructurados’, reconocen una estructura explicativa que explicita las causas que lo generan (por ejemplo, aumento de casos de cáncer de cuello uterino debido a la baja cantidad de controles ginecológicos en la zona X –existe una relación determinista entre la causa y el problema). Los problemas ‘inestructurados’, reconocen una red explicativa que no define claramente cuáles son las causas del problema, lo que dificulta definir el curso de la intervención (por ejemplo, escasez de obras barriales debido a la corrupción del municipio de la comuna no hay una relación determinista entre la causa y el problema). El grado de estructura de un problema no es estático, puede variar de acuerdo a la ocurrencia de los hechos. En lo que respecta a la ‘explicación’ del problema , se puede configurar una estructura o red explicativa que expliciten la profundidad, desde los planos , o la extensión del problema, desde el espacio

Los ‘planos de explicación de un problema’ se distinguen en:

Un plano funcional (es la manifestación del problema ante los sentidos, de la cual surgen las primeras explicaciones más funcionales del mismo), un plano estructural (es el problema propiamente dicho, que refleja los recursos o elementos que lo generan) y un plano genoestructural (son las causas que dan explicación al problema).

En cuanto a los ‘espacios de explicación de un problema’, puede darse en un espacio singular (el problema puede explicarse desde las decisiones o responsabilidades del actor que planifica; por ejemplo, la gente de la comunidad plantea que la escasez de controles ginecológicos se debe a la ausencia de un centro de salud en el lugar), en un espacio particular (el problema es de la misma naturaleza que en el espacio anterior pero excede las decisiones de quien planifica; por ejemplo, los escasos controles se deben a la falta de campañas de prevención en la zona), y un espacio general (intervienen otros campos de explicación al problema; por ejemplo, el nivel cultural de la población contribuye a la gestación del problema).

Identificación de la Visión

visiónUbicado en el campo lógico ‘proyectivo’, del deber ser, cuya distancia al objeto de intervención es de ‘mayor globalidad’. Este momento se caracteriza por movilizar valores, deseos y compromisos de los involucrados en la planificación, quienes identifican y expresan con la mayor precisión posible lo que quieren lograr en el futuro.

La visión es una descripción del futuro deseable, realista, creíble y comunicable; y su nivel de abstracción varía en función de los intereses y deseos de los actores que planifican.

En la gráfica que presentáramos en párrafos anteriores sobre pensamiento estratégico (desde una situación actual hacia una utopía concreta)  se explicita cómo la construcción de la visión es lo que contribuye a direccionar la trayectoria a seguir para poner el objetivo al alcance.

La ‘utopía concreta’ refiere a todas las expectativas que por más difícil e inaccesible que parezca lograrlas, existe alguna trayectoria posible para alcanzarlas. La imagen permite advertir cómo desde la situación actual, definida en el momento de análisis de la situación, se construyen tres caminos posibles a corto, mediano y largo plazo; los que pueden gestarse en un escenario probable, pesimista u optimista, de acuerdo a las variantes que se presenten a la planificación.

La trayectoria ideal, representada en las flechas que unen las situaciones objetivos de los diferentes plazos establecidos, sería seguida en el caso que no existieran obstáculos o actores con intereses opuestos a los definidos inicialmente.

Las flechas en sentido inverso, reflejan cómo las representaciones del futuro influyen en las representaciones que configura en las prácticas cotidianas del presente. Para ello resulta útil realizar un ‘análisis prospectivo’ que, una vez definido ese futuro al que se quiere llegar, nos permite establecer qué hay que hacer para lograrlo.

Diseño de Programas

diseñoUbicado en el campo lógico ‘proyectivo’ cuya distancia al objeto de intervención es de ‘mayor especificidad’. Es un momento en el que se establece una relación entre medios y fines, definiendo actividades concretas, identificando recursos disponibles y potenciales. En esta instancia se diseña la estructura general y detallada de los programas a través de los cuales se va a ejecutar la intervención planificada, mediante operaciones definidas y organizadas de forma modular, constituyendo un sistema de relaciones entre recursos, productos y resultados.

De acuerdo a la tipología que adquieren los programas, se advierte la respuesta que brindan a las demandas de la población. Estos pueden distinguirse en programas verticales, horizontales, universales o focalizados. Por ello es que resulta importante sustentar el diseño de los programas en la investigación de los problemas, lo que otorga precisión a las decisiones orientadas al alcance de los objetivos.

Otra de las características de la planificación que contribuye al diseño de programas, tiene que ver con la ‘apertura programática’ que favorece la convergencia entre programas, los cuales se agrupan a los fines de lograr resultados más globales.

Respecto a los criterios considerados al momento de seleccionar un programa, se tiene en cuenta el ‘potencia direccional’ del programa para lograr la situación objetivo, también la consistencia del mismo respecto a las políticas sociales vigentes, el grado de transferencia de recursos que se logre hacia los sectores desfavorecidos, el grado de autonomía posible desde las operaciones diseñadas, entre otros.

Construcción de Viabilidad

viabilidadUbicado en el campo lógico ‘constructivo’, del poder ser, cuya distancia al objeto de intervención es de ‘mayor globalidad’. En este momento se identifican, se definen y diseñan las estrategias apropiadas que le otorgarán viabilidad a los programas diseñados, de modo que aporten al logro de los objetivos seleccionados.

La lógica del momento responde a la construcción de viabilidad sobre aquello que se considere como imprescindible, ya sea que se trate de la Visión identificada o de un programa, a través del diseño de estrategias. Como vimos anteriormente, la estrategia es el uso de los movimientos tácticos que direccionan los esfuerzos hacia el objetivo que se pretende alcanzar.

Ahora bien, en este momento es importante definir el desarrollo instrumental de la planificación estratégica a desarrollar. Por un lado, referir a la ‘instrumentación de los objetivos’ definiendo cómo éstos se van a lograr; también tener en cuenta el ‘aprovechamiento de las coyunturas’, es decir, detectar obstáculos y facilidades en el ambiente al momento de intervenir. Asimismo, considerar que surgen actores relevantes en el campo de intervención, y que éstos actores se interrelacionan en espacios donde las reglas que regulan el intercambio no están claramente establecidas, o bien están en disputa.

Las relaciones de poder que desarrollan estos actores pueden caracterizarse como relaciones de coacción (el poder circula de forma vertical), de confrontación (surge la competencia y el conflicto de acuerdo a la existencia o no de reglas), y de cooperación (se construyen acuerdos, se establecen alianzas, se negocia).

Este tema será profundizado en la Unidad II y Unidad III, cuando aborden tema de Ciclo de Vida de los Proyectos.

Programa Táctico Operativo

ptoUbicado en el campo lógico ‘constructivo’, del poder ser,  cuya distancia al objeto de intervención es de ‘mayor especificidad’.

Este momento se caracteriza como ‘Táctico’ porque debe instrumentar las estrategias identificadas en la construcción de viabilidad. Es ‘Operativo’ en la medida que operacionaliza los programa diseñados.

En esta instancia se pretende obtener herramientas que posibiliten la intervención directa sobre la realidad, no sólo desde operaciones precisas que indiquen qué hacer sino también desplegando estrategias concretas en espacios poco previsibles y en problemas poco estructurados.

Respecto a las complejidades que pueden presentarse en esta instancia, es necesario considerar el nivel de estructuración o desestructuración de los problemas que se enfrentan, lo que condiciona el impacto de la intervención, la escala, el tamaño y diversidad de las variables de los programas que se desarrollen, a medida que los programas se amplifican se requiere de herramientas más complejas que aborden las nuevas manifestaciones, y el nivel de presión en la toma de decisiones, que ejercen algunos actores o circunstancias y que incrementan el riesgo de cometer errores en nuestras intervenciones.

Para abordar o contener este nivel de complejidad, es posible acudir a ciertas herramientas que permitan amortiguar el impacto de las dificultades.

La organización por resultados permite distribuir los recursos disponibles para lograr los resultados establecidos.  El presupuesto por resultado tiene la finalidad de clarificar cuántos recursos se asignan para alcanzar los resultados previstos, evaluando el costo que ello implica en la intervención. La evaluación por resultados brinda información confiable, comparable y comunicable respecto a las actividades desarrolladas, el uso de los recursos y los resultados obtenidos.

Para concluir, volvimos a los gráficos que ilustran las principales diferencias entre la planificación normativa o tradicional, la que puede ser representada como un camino en línea recta y como una única alternativa, y la planificación estratégica, la cual alude a distintos caminos o alternativas para llegar al objetivo claramente definido, en función del cual se decidirá por la estrategia más adecuada.

Para profundizar sobre el tema recuerden acudir a la bibliografía específica contenida en la Biblioteca Digital del Blog ya que lo plasmado aquí constituye una síntesis del mismo. Así mismo, recuerden que esta página ofrece un espacio para plantear Preguntas Frecuentes que surjan a medida que van profundizando en la lectura.

Saludos,

Equipo cátedra.

Política Social y Planificación

Hola a tod@s!

En las clases del lunes y de ayer analizamos algunos conceptos claves sobre Política Social  y Planificación, para luego introducir una revisión de los principales enfoques contemporáneos sobre las políticas sociales:  Universalismo, Focalización y Políticas de Transferencias de Ingresos

Las clases se divideron en tres momentos:

  1. Una introducción donde se desarrolló el encuadre de la unidad
  2. Una segunda parte donde se analizó la relación de la Planificación con la Política Social
  3. Una tercera parte donde se analizaron los principales enfoques contemporáneos sobre las políticas sociales: universalismo, focalización y políticas de transferencias de ingresos

1) ENCUADRE QUE LE DIMOS A LA UNIDAD

 Si bien la Asignatura Planificación Social es de carácter metodológico-instrumental en tanto se ubica en el Area Técnico Operativa del Plan de Estudios y tiene como propósito principal la capacitación en el manejo de conocimiento instrumental para la intervención profesional, creemos necesario partir del supuesto de que toda planificación se enmarca en una mirada o visión de lo social.

Es decir, no se trata solamente de “aprender a aplicar enfoques o modelos de planificación” sino además contextualizar y ubicar esa planificación en el escenario de la política social, definida por un tipo de Estado particular que, a su vez, impulsa  determinado modelo de desarrollo en un momento histórico.

Por ejemplo, uno de los mayores desafíos de las sociedades contemporáneas es reducir las desigualdades sociales y, por lo tanto, disminuir los niveles de pobreza.

Abordar el tema de las políticas sociales es partir de la tensión entre  el principio de igualdad como reconocimiento de derechos sociales universales y expansión de la ciudadanía y la desigualdad producida por el capitalismo.

Una distinción que es necesario realizar es la que existe entre los conceptos de pobreza y el de desigualdad social.

  • Pobreza: refiere a la definición de un estado en el que se encuentra grupo poblacional en relación a indicadores:
    • NBI
    • Ingresos
    • otros
  • Desigualdad: es un concepto relacional que refiere a:
    • distribución de la riqueza
    • oportunidades en el acceso a bienes y servicios

Ambas problemáticas sociales no pueden abordarse sólo desde la política social sino también desde la política económica (política tributaria, de empleo, salarial)

A su vez, no existe sólo una forma de definir y de explicar estos fenómenos sociales. Las diferentes miradas sobre los mismos se traducen luego en distintas formas de abordarlo, es decir en distintas políticas económicas y sociales definidas en ese sentido.

 2) POLÍTICAS SOCIALES Y PLANIFICACIÓN

 Analizamos una serie de aspectos a tener en cuenta al abordar este tema:

  •  Mirada analítica de la planificación social en el escenario de las políticas sociales
  • Enfoque de la política social estrechamente vinculada a la ciudadanía y a los derechos
  • Carácter no sólo instrumental de la planificación sino desde una perspectiva teórico-política-ética

 Cualquier enfoque de planificación:

  • Enmarca en una mirada sobre lo social
  • Se despliega en escenarios políticos de consensos, alianzas y disputas sobre:
  • Las intervenciones del Estado
  • Las demandas sociales

 Luego analizamos las tendencias y estilos de la Política Social y de la Planificación en relación a los Modelos de Estado y de Desarrollo en Argentina desde una perspectiva histórica. Aquí recuperamos algunos conceptos vistos en otras asignaturas como Realidad Social Argentina y Política Social del Estado.

2014 cuadro 1ra clase

3)PRINCIPALES ENFOQUES CONTEMPORÁNEOS SOBRE LAS POLÍTICAS SOCIALES

En este momento de la clase nos detuvimos en la caracterización de los principales enfoques actuales sobre las políticas sociales: universalismo, focalización[1] y políticas sociales de transferencias de ingresos[2]. Analizamos ventajas y desventajas de los distintos enfoques, contextos en los que surgen, enfatizando en la consideración de la política social como una síntesis de la lucha entre las fuerzas políticas y sociales de la Sociedad Civil y del aparato del Estado.

  • UNIVERSALISMO: se funda en la necesidad de obtener diferentes resultados en la relación entre política social y ciudadanía, contribuyendo a transformar positivamente aquello que representa posiblemente la mayor debilidad respecto a las reformas de los veinte años recientes, esto es, la reducción de las desigualdades y la construcción de ciudadanía.
  • FOCALIZACIÓN: las políticas sociales focalizadas son aquellas que se proponen beneficiar exclusivamente a sectores poblacionales que se hallan por debajo de cierto umbral de pobreza o riesgo social. Es decir, tiene como objetivo fundamental concentrar los recursos disponibles en una población de beneficiarios potenciales, claramente identificada, y luego diseñar el programa o proyecto con que se pretende atender un determinado problema o necesidad insatisfecha, teniendo en cuenta las características de esa población, a fin de elevar el impacto o beneficio potencial per cápita. Se formulan pensando en un grupo o categoría social específica como beneficiario.

Tipos de Focalización:

  1. De demanda: La selección se realiza sobre los potenciales beneficiarios directos, sean éstos personas, hogares, unidades productivas, etc. Requiere definiciones técnicas precisas sobre la población objetivo, para llegar exactamente a ella; exige mayor capacidad técnica; tiene mayor costo administrativo; privilegia una relación individual entre el beneficiario y el programa o servicio; se identifica a la población en base a indicadores de pobreza (LP, NBI) combinados con otros indicadores específicos (edad, ocupación, etc.)
  2. De oferta: La selección no se realiza sobre la población, sino sobre las entidades que prestan los servicios. Se identifican los establecimientos o servicios más vulnerables o más necesitados y que atienden preferentemente a la población más pobre. Ejemplo: programas educativos o de alimentación que seleccionan escuelas carenciadas en lugar de discriminar a la población. No requiere definiciones técnicas tan precisas. Los criterios de selección pueden ser la localización geográfica, la modalidad de funcionamiento, el prestigio o status social, el rendimiento educativo, etc. tiene mayor simplicidad y menor costo administrativo que el anterior. Riesgo de atender a población no necesitada y de estigmatización del sector.
  3. Focalización geográfica o grupal: Se basa en diferenciar áreas geográficas o grupos poblacionales relativamente homogéneos que presentan una alta incidencia de pobreza. Todos los hogares de una determinada región que califica como pobre tiene el derecho de recibir el servicio o beneficio. No se releva personas ni establecimientos o servicios. Es sumamente simple y tiene costo bajo. La eficacia depende del grado de heterogeneidad de la región. No es exhaustiva, por lo que se recomienda combinarlo con otro mecanismo de focalización.
  4. Mecanismos de Auto-focalización: Cada programa por su diseño promueve que los no beneficiarios se autoexcluyan. Se diseñan programas cuyo beneficio resulta atractivo sólo para los beneficiarios potenciales. Son muy pocos este tipo de programas. Tiene bajo costo administrativo. En algunos casos los propios sistemas “universales” de salud y educación operan como autofocalizantes. Son programas donde la población objetivo tiene particularidades notables por la cual son beneficiarios (discapacidad, enfermedad).
  • POLITICAS SOCIALES DE TRANSFERENCIAS DE INGRESOS: Se trata de políticas sociales cuya modalidad característica es la transferencia de ingresos. Esta denominación —adoptada en sentido genérico—, alude a un sistema de protección social pensado para hacer frente al aumento del desempleo y de la pobreza. El mismo consiste en la transferencia de una determinada cantidad de remuneración para que sea utilizada por el ciudadano en el mercado para la resolución de sus necesidades. En este sentido se diferencia de la transferencia de un bien o servicio, característica de las políticas sociales tradicionales.

Modelos de Políticas sociales de transferencias de ingresos:

1. Modelo Fuerte: Ej: Ingreso Ciudadano

– Individual: se concede a personas y no a flias.

– Universal: para todos los ciudadanos y no contributivo

– Incondicional: es independiente del nivel de ingresos y sin ninguna relación con el mercado asalariado.

– Financiamiento fundamentalmente con impuestos progresivos (ganancias, bs. personales, operaciones financieras)

2. Modelos débiles o parciales: Ej: Asignación Universal por Hijo; Plan Jefes/as de Hogar

– Concede la RB a una parte de los ciudadanos o a la familia

– Casi siempre por un importe menor que el del umbral de la pobreza

– Exigen contraprestación (son condicionadas)

La condicionalidad de las Políticas Sociales

Lo condicional es aquello que está  sujeto a condición o requisito. En tanto la condición  es un  estado, situación especial de una persona. En el ámbito de las Políticas sociales son  condicionadas aquellas que piden algo a cambio por la obtención del beneficio       distintas perspectivas teóricas, éticas y políticas

Tipos de condicionalidades:

La exigencia de una contraprestación laboral: políticas de workfare de Estados Unidos

La aceptación de actividades alternativas al empleo (actividades comunitarias voluntarias, actividades familiares o reproductivas, acciones de formación o capacitación): políticas de rentas mínimas de inserción de Europa

La demostración de prácticas asociadas al ejercicio de otros derechos como la salud, educación o identidad: una alternativa para los países de América Latina. Ej. Asignación Universal por Hijo

Saludos,

Laura

[1] Enlaces relacionados para ver distintos modelos de programas sociales focalizados en Argentina: Plan Jefes y Jefas de Hogar desocupados; Programa Familias por la Inclusion Social

[2] Enlaces relacionados para ver distintos modelos de políticas sociales de transferencias de ingresos en distintos países: work-fare americano ; RMI francés ; Dividendo del Fondo Permanente de Alaska.

Política Social y Planificación

Hola a tod@s!

En la clase del lunes y de ayer analizamos algunos conceptos claves sobre Política Social  y Planificación, para luego introducir una revisión de los principales enfoques contemporáneos sobre las políticas sociales:  Universalismo, Focalización y Políticas de Transferencias de Ingresos

Las clases se divideron en tres momentos:

  1. Una introducción donde se desarrolló el encuadre de la unidad
  2. Una segunda parte donde se analizó la relación de la Planificación con la Política Social
  3. Una tercera parte donde se analizaron los principales enfoques contemporáneos sobre las políticas sociales: universalismo, focalización y políticas de transferencias de ingresos

1) ENCUADRE QUE LE DIMOS A LA UNIDAD

 Si bien la Asignatura Planificación Social es de carácter metodológico-instrumental en tanto se ubica en el Area Técnico Operativa del Plan de Estudios y tiene como propósito principal la capacitación en el manejo de conocimiento instrumental para la intervención profesional, creemos necesario partir del supuesto de que toda planificación se enmarca en una mirada o visión de lo social.

Es decir, no se trata solamente de “aprender a aplicar enfoques o modelos de planificación” sino además contextualizar y ubicar esa planificación en el escenario de la política social, definida por un tipo de Estado particular que, a su vez, impulsa  determinado modelo de desarrollo en un momento histórico.

Por ejemplo, uno de los mayores desafíos de las sociedades contemporáneas es reducir las desigualdades sociales y, por lo tanto, disminuir los niveles de pobreza.

Abordar el tema de las políticas sociales es partir de la tensión entre  el principio de igualdad como reconocimiento de derechos sociales universales y expansión de la ciudadanía y la desigualdad producida por el capitalismo.

Una distinción que es necesario realizar es la que existe entre los conceptos de pobreza y el de desigualdad social.

  • Pobreza: refiere a la definición de un estado en el que se encuentra grupo poblacional en relación a indicadores:
    • NBI
    • Ingresos
    • otros
  • Desigualdad: es un concepto relacional que refiere a:
    • distribución de la riqueza
    • oportunidades en el acceso a bienes y servicios

Ambas problemáticas sociales no pueden abordarse sólo desde la política social sino también desde la política económica (política tributaria, de empleo, salarial)

A su vez, no existe sólo una forma de definir y de explicar estos fenómenos sociales. Las diferentes miradas sobre los mismos se traducen luego en distintas formas de abordarlo, es decir en distintas políticas económicas y sociales definidas en ese sentido.

 2) POLÍTICAS SOCIALES Y PLANIFICACIÓN

 Analizamos una serie de aspectos a tener en cuenta al abordar este tema:

  •  Mirada analítica de la planificación social en el escenario de las políticas sociales
  • Enfoque de la política social estrechamente vinculada a la ciudadanía y a los derechos
  • Carácter no sólo instrumental de la planificación sino desde una perspectiva teórico-política-ética

 Cualquier enfoque de planificación:

  • Enmarca en una mirada sobre lo social
  • Se despliega en escenarios políticos de consensos, alianzas y disputas sobre:
  • Las intervenciones del Estado
  • Las demandas sociales

 Luego analizamos las tendencias y estilos de la Política Social y de la Planificación en relación a los Modelos de Estado y de Desarrollo en Argentina desde una perspectiva histórica. Aquí recuperamos algunos conceptos vistos en otras asignaturas como Realidad Social Argentina y Política Social del Estado.

2014 cuadro 1ra clase

3)PRINCIPALES ENFOQUES CONTEMPORÁNEOS SOBRE LAS POLÍTICAS SOCIALES

En este momento de la clase nos detuvimos en la caracterización de los principales enfoques actuales sobre las políticas sociales: universalismo, focalización[1] y políticas sociales de transferencias de ingresos[2]. Analizamos ventajas y desventajas de los distintos enfoques, contextos en los que surgen, enfatizando en la consideración de la política social como una síntesis de la lucha entre las fuerzas políticas y sociales de la Sociedad Civil y del aparato del Estado.

  • UNIVERSALISMO: se funda en la necesidad de obtener diferentes resultados en la relación entre política social y ciudadanía, contribuyendo a transformar positivamente aquello que representa posiblemente la mayor debilidad respecto a las reformas de los veinte años recientes, esto es, la reducción de las desigualdades y la construcción de ciudadanía.
  • FOCALIZACIÓN: las políticas sociales focalizadas son aquellas que se proponen beneficiar exclusivamente a sectores poblacionales que se hallan por debajo de cierto umbral de pobreza o riesgo social. Es decir, tiene como objetivo fundamental concentrar los recursos disponibles en una población de beneficiarios potenciales, claramente identificada, y luego diseñar el programa o proyecto con que se pretende atender un determinado problema o necesidad insatisfecha, teniendo en cuenta las características de esa población, a fin de elevar el impacto o beneficio potencial per cápita. Se formulan pensando en un grupo o categoría social específica como beneficiario.

Tipos de Focalización:

  1. De demanda: La selección se realiza sobre los potenciales beneficiarios directos, sean éstos personas, hogares, unidades productivas, etc. Requiere definiciones técnicas precisas sobre la población objetivo, para llegar exactamente a ella; exige mayor capacidad técnica; tiene mayor costo administrativo; privilegia una relación individual entre el beneficiario y el programa o servicio; se identifica a la población en base a indicadores de pobreza (LP, NBI) combinados con otros indicadores específicos (edad, ocupación, etc.)
  2. De oferta: La selección no se realiza sobre la población, sino sobre las entidades que prestan los servicios. Se identifican los establecimientos o servicios más vulnerables o más necesitados y que atienden preferentemente a la población más pobre. Ejemplo: programas educativos o de alimentación que seleccionan escuelas carenciadas en lugar de discriminar a la población. No requiere definiciones técnicas tan precisas. Los criterios de selección pueden ser la localización geográfica, la modalidad de funcionamiento, el prestigio o status social, el rendimiento educativo, etc. tiene mayor simplicidad y menor costo administrativo que el anterior. Riesgo de atender a población no necesitada y de estigmatización del sector.
  3. Focalización geográfica o grupal: Se basa en diferenciar áreas geográficas o grupos poblacionales relativamente homogéneos que presentan una alta incidencia de pobreza. Todos los hogares de una determinada región que califica como pobre tiene el derecho de recibir el servicio o beneficio. No se releva personas ni establecimientos o servicios. Es sumamente simple y tiene costo bajo. La eficacia depende del grado de heterogeneidad de la región. No es exhaustiva, por lo que se recomienda combinarlo con otro mecanismo de focalización.
  4. Mecanismos de Auto-focalización: Cada programa por su diseño promueve que los no beneficiarios se autoexcluyan. Se diseñan programas cuyo beneficio resulta atractivo sólo para los beneficiarios potenciales. Son muy pocos este tipo de programas. Tiene bajo costo administrativo. En algunos casos los propios sistemas “universales” de salud y educación operan como autofocalizantes. Son programas donde la población objetivo tiene particularidades notables por la cual son beneficiarios (discapacidad, enfermedad).
  • POLITICAS SOCIALES DE TRANSFERENCIAS DE INGRESOS: Se trata de políticas sociales cuya modalidad característica es la transferencia de ingresos. Esta denominación —adoptada en sentido genérico—, alude a un sistema de protección social pensado para hacer frente al aumento del desempleo y de la pobreza. El mismo consiste en la transferencia de una determinada cantidad de remuneración para que sea utilizada por el ciudadano en el mercado para la resolución de sus necesidades. En este sentido se diferencia de la transferencia de un bien o servicio, característica de las políticas sociales tradicionales.

Modelos de Políticas sociales de transferencias de ingresos:

1. Modelo Fuerte: Ej: Ingreso Ciudadano

– Individual: se concede a personas y no a flias.

– Universal: para todos los ciudadanos y no contributivo

– Incondicional: es independiente del nivel de ingresos y sin ninguna relación con el mercado asalariado.

– Financiamiento fundamentalmente con impuestos progresivos (ganancias, bs. personales, operaciones financieras)

2. Modelos débiles o parciales: Ej: Asignación Universal por Hijo; Plan Jefes/as de Hogar

– Concede la RB a una parte de los ciudadanos o a la familia

– Casi siempre por un importe menor que el del umbral de la pobreza

– Exigen contraprestación (son condicionadas)

La condicionalidad de las Políticas Sociales

Lo condicional es aquello que está  sujeto a condición o requisito. En tanto la condición  es un  estado, situación especial de una persona. En el ámbito de las Políticas sociales son  condicionadas aquellas que piden algo a cambio por la obtención del beneficio       distintas perspectivas teóricas, éticas y políticas

Tipos de condicionalidades:

La exigencia de una contraprestación laboral: políticas de workfare de Estados Unidos

La aceptación de actividades alternativas al empleo (actividades comunitarias voluntarias, actividades familiares o reproductivas, acciones de formación o capacitación): políticas de rentas mínimas de inserción de Europa

La demostración de prácticas asociadas al ejercicio de otros derechos como la salud, educación o identidad: una alternativa para los países de América Latina. Ej. Asignación Universal por Hijo

Saludos,

Laura

[1] Enlaces relacionados para ver distintos modelos de programas sociales focalizados en Argentina: Plan Jefes y Jefas de Hogar desocupados; Programa Familias por la Inclusion Social

[2] Enlaces relacionados para ver distintos modelos de políticas sociales de transferencias de ingresos en distintos países: work-fare americano ; RMI francés ; Dividendo del Fondo Permanente de Alaska.

Bienvenidas y bienvenidos a Planificación Social

El día de hoy comenzamos el cursado de Planificación Social correspondiente al año 2016.

Como es ya una costumbre de la cátedra, usaremos este medio para compartir una síntesis de cada clase, destacando en ella los principales temas desarrollados.

Comenzamos compartiendo las expectativas del equipo cátedra respecto al año lectivo y clarificando el objetivo de las clases que desarrollaremos a lo largo del cuatrimestre.

bienvenidos 2014

Luego presentamos los contenidos centrales de la materia. Se señaló que el programa de estudio de Planificación Social ha sido diseñado en función de la formación profesional y experiencia en gestión y evaluación de programas y proyectos del equipo cátedra, respondiendo a su vez a lo estipulado en el Plan de Estudio de la Licenciatura en Trabajo Social, siendo esta materia principalmente instrumental y operativa.

Los contenidos y metodología de esta cátedra están orientados a formar a los futuros Trabajadores Sociales principalmente en torno a la formulación, ejecución y evaluación de las programas y proyectos sociales. Los principales objetivos de la asignatura son:

  • Reconocer y comprender las tendencias y estilos de política social y planificación con relación a los modelos de Estado históricos y actuales.
  • Incorporar marcos analíticos que permitan ampliar la comprensión sobre la especificidad de la gerencia social y la planificación estratégica en la implementación de las nuevas políticas sociales.
  • Conocer y manejar los principios metodológicos y técnicos básicos de la planificación, como insumo crítico para el diseño, gestión, seguimiento, evaluación y sistematización de programas y proyectos sociales.

Luego de introducir los principales contenidos, se destacó aquellos aspectos centrales a la hora de cursar y preparar la materia. Los cuales se ilustran en el siguiente cuadro:

prepara la materiaFinalmente, se explicó el uso del blog, el cual se creó con el propósito de generar un espacio en el que l@s y los alumn@s de Planificación Social puedan acceder a todo el material digital y los contenidos de la asignatura, así como otros documentos, experiencias y videos vinculados a la planificación social. El blog es también una herramienta para facilitar la participación y el debate sobre los temas de planificación, seguimiento, evaluación y sistematización, así como un espacio de intercambio e información sobre temas de actualidad relacionados con las políticas sociales y la planificación social. Para facilitar su acceso, se ha escrito la guía paso a paso, la que les  permitirá sacar el mejor provecho de nuestro blog.

En la imagen las principales fechas a tener en cuenta. Sin título-2

Finalizamos así la introducción a la materia, para dar lugar a la primera clase de la Unidad Nº 1, la cual se desarrolla en una nueva entrada del blog.

Saludos, y nos estamos viendo….!
Equipo cátedra.

Evaluación ex-ante o Análisis de factibilidad de los proyectos

 

Hola!

En la primera parte de la clase de hoy Alejandra y Vanesa explicaron las consignas del práctico del lunes 17, repasando las consignas y respondiendo dudas. En la segunda parte de la clase de analizamos el último tema de la Unidad III: EVALUACIÓN EX ANTE O ANÁLISIS DE FACTIBILIDAD DEL PROYECTO

Como se mencionó en clase, los proyectos constituyen herramientas útiles que permiten organizar una secuencia de actividades, articulándolas en forma lógica para alcanzar objetivos previamente determinados. Con la intención de disminuir el riesgo de fracaso de un proyecto, se realiza el análisis este tipo de evaluación o análisis de factibilidades.

Este es un momento clave para el éxito de un proyecto, ya que permite identificar la existencia de posibles factores que podrían obstaculizar el logro de los objetivos. La evaluación ex ante o análisis de factibilidad tiene la finalidad de analizar la coherencia lógica del proyecto, sus debilidades y vacíos antes de poner en marcha el mismo.

Este tipo de evaluación también permite justificar la aceptación del proyecto cuando el mismo brinda las mayores garantías posibles de éxito, o modificar el mismo enviándolo a reformular en caso de que algunos de los aspectos no estén suficientemente claros o no garanticen el alcance de los objetivos.

También es posible que determinados proyecto sean totalmente rechazados cuando no hay posibilidad alguna de reformulación.

En este momento se analiza la viabilidad del proyecto desde el punto de vista social y cultural, técnico, económico, financiero, organizacional, institucional y ambiental, entre otros aspectos…

Diapositiva5Diapositiva6  Diapositiva7 Diapositiva8 Diapositiva9

 

Este tema es central en el estudio de la materia, por lo que recomendamos leer el trabajo ¿por qué fracasan los proyectos?, disponible en la biblioteca virtual del blog. Por tratarse de un tipo de evaluación, este tema se profundiza en la Unidad IV, dedicada exclusivamente a seguimiento, evaluación y sistematización de experiencias.

 

El equipo cátedra

 

Evaluación ex-ante o Análisis de factibilidad de los proyectos

 

Hola!

En el primer momento de la clase de hoy Alejandra y Vanesa explicaron la modalidad del práctico del día lunes 17 haciendo un breve repaso de las consignas y respondiendo dudas. En la segunda parte de la clase analizamos el último tema de la Unidad III: EVALUACIÓN EX ANTE O ANÁLISIS DE FACTIBILIDAD DEL PROYECTO

Como se mencionó en clase, los proyectos constituyen herramientas útiles que permiten organizar una secuencia de actividades, articulándolas en forma lógica para alcanzar objetivos previamente determinados. Con la intención de disminuir el riesgo de fracaso de un proyecto, se realiza el análisis este tipo de evaluación o análisis de factibilidades.

Este es un momento clave para el éxito de un proyecto, ya que permite identificar la existencia de posibles factores que podrían obstaculizar el logro de los objetivos. La evaluación ex ante o análisis de factibilidad tiene la finalidad de analizar la coherencia lógica del proyecto, sus debilidades y vacíos antes de poner en marcha el mismo.

Este tipo de evaluación también permite justificar la aceptación del proyecto cuando el mismo brinda las mayores garantías posibles de éxito, o modificar el mismo enviándolo a reformular en caso de que algunos de los aspectos no estén suficientemente claros o no garanticen el alcance de los objetivos.

También es posible que determinados proyecto sean totalmente rechazados cuando no hay posibilidad alguna de reformulación.

En este momento se analiza la viabilidad del proyecto desde el punto de vista social y cultural, técnico, económico, financiero, organizacional, institucional y ambiental, entre otros aspectos…

Diapositiva5Diapositiva6  Diapositiva7 Diapositiva8 Diapositiva9

 

Este tema es central en el estudio de la materia, por lo que recomendamos leer el trabajo ¿por qué fracasan los proyectos?, disponible en la biblioteca virtual del blog. Por tratarse de un tipo de evaluación, este tema se profundiza en la Unidad IV, dedicada exclusivamente a seguimiento, evaluación y sistematización de experiencias.

 

El equipo cátedra