¿Para qué planificamos? (parte 2)

 

Buenas tardes!

En la clase de hoy destacamos algunos aspectos que habían quedado pendientes de la clase anterior, y dejamos el ‘campo’ abierto para introducir los dos principales enfoques de planificación que veremos en esta unidad.

Comenzamos la clase retomando los elementos centrales presentes en toda intervención que se jacte de planificada. Además de volver a caracterizar la importancia de definir y conocer con profundidad la situación inicial  y el cambio deseado en el largo plazo, o la situación final a la que se quiere llegar con la intervención, revisamos los postulados centrales detrás de una intervención planificada. Vale destacar, citando a Olga Nirenberg (2014), que “[…] una intervención planificada es un conjunto de actividades entrelazadas y orientadas a un mismo propósito, que reúne las siguientes características básicas:

  • se realiza de manera formal u organizada, es decir, programada, acorde con supuestos conceptuales (o teoría del cambio);
  • responde a las necesidades, disconformidades o situaciones problemáticas, priorizadas y definidas socialmente, que no pueden ser satisfechas o superadas en forma individual;
  • se orientan al cambio, a transformar situaciones insatisfactorias hacia modelos deseables, y
  • aspira a una legitimación pública social”.

Luego, volvimos a caracterizar los elementos básicos de una intervención, entiendo y destacando la importancia de observar los ‘efectos’ de las acciones que realizamos en una intervención y no sólo las ‘acciones’ que realizamos. Es decir, importan comprender el resultado o efectos en diferentes niveles y la relación causal que existe entre estos diferentes niveles. La noción de resultado, en un sentido amplio, refiere a aquellos cambios que pueden atribuirse como una consecuencia de la acción ejecutada por una programa o proyecto. No es suficiente, como señala la OCDE-DAC (2002), la simple existencia de un cambio, para que éste sea considerado como resultado de una intervención, aunque dicho cambio haya formado parte de la planificación del programa o proyecto y de las consecuencias buscadas por el mismo. Solamente en el caso de que exista una relación causal evidente, o al menos plausible, podrá catalogarse el cambio observado como ‘resultado’.  Para muchos autores, los resultados pueden clasificarse en voluntarios, involuntarios, esperados o inesperados, positivos o negativos. Los mismos pueden afectar no solamente al grupo meta, sino también a las contrapartes y a los intermediarios, y éstos no surgen recién cuando ha finalizado un proyecto, sino que pueden presentarse desde su comienzo y a lo largo de todo el periodo de duración del mismo.

Si bien veremos el término con más precisión cuando analicemos el Enfoque del Marco Lógico, vale destacar acá, como lo hicimos en clase, que los distintos niveles de cambio se suceden como una ‘cadena de resultados’. ¿Qué es esto? “Una cadena de resultados es una manera sistemática y sintética de presentar un modelo lógico que relaciona los insumos y las actividades planeadas para su transformación en productos; y los resultados e impactos que se espera lograr como consecuencia de la generación de dichos productos” (Mesa SUIN: Informe IIN). Es decir, un intervención planificada pone en juego variables que dependen de la acción directa de entidades responsables (insumos, actividades y productos), y variables que no están bajo el control de las mismas (resultados e impactos), pero que se espera lograr a partir de la disposición adecuada de las primeras. La ‘cadena de resultados’, en síntesis, busca articular un conjunto de elementos para contribuir a una transformación o cambio de una realidad que se percibe como no deseada construyendo una realidad o situación diferente, supuestamente mejor.

A partir del documental de Misereor ofrecido en la clase anterior , “Los ‘efectos’ en el trabajo de cooperación al desarrollo“, se realizó un análisis, identificando los ejemplos de este caso donde claramente se evidencia esta relación entre actividades que se valen de insumos para lograr productos, los que a su vez contribuyen a un efecto o resultado, y -en el largo plazo- con un cambio de mayor nivel u objetivos generales. No todos había analizado el video, por lo que se insistió en realizar esta actividad para comprender más fácilmente los temas que desarrollaremos más adelante. En la gráfica podemos observar una síntesis de los elementos de una planificación analizados en clase, simulando una ‘cadena de resultados’. Sobre estos elementos volveremos más adelante cuando analicemos la Teoría del Cambio y el Enfoque del Marco Lógico.

Luego de revisar estos conceptos, señalamos que hay dos aspectos que juegan papeles determinantes en una intervención planificada. Por un lado planteamos que existen condiciones que deben darse o supuestos de éxito de una intervención para que sea posible desarrollar la cadena de resultados prevista, es decir, que el conjunto de productos generados por las actividades permita alcanzar el objetivo específico de la intervención o el logro de los resultados y que éstos contribuyan con el cambio global o impacto. Esto no siempre sucede, ya que las condiciones como la disponibilidad de recursos previstos, la real participación de los actores sociales, la metodología ideada y la capacidad de las partes intervinientes, entre otros aspectos, no siempre es la esperada. Por otro lado, en toda intervención existe una amplia gama de factores externos que obstaculizan el desarrollo de los proyectos o programas. El contexto político, social, económico, las emergencias climáticas y tantos otros factores pueden afectar el desarrollo de nuestras acciones, desvirtuando la intervención o afectando el logro causal de los diferentes niveles de cambio. La imagen ilustra esta noción de condiciones y supuestos, así como factores externos, que condicionan una intervención.

Este análisis sirvió para destacar que hay diferentes enfoques de planificación, algunos de los cuales tienen más en cuenta que otros estos factores y condicionantes. Para profundizar este análisis, sugerimos leer el capítulo I del libro “LA GESTIÓN PARA RESULTADOS EN EL DESARROLLO. Avances y desafíos en América Latina y el Caribe“. Este capítulo, denominado ‘La Gestión para resultados en el desarrollo’, aborda la temática en relación con la Crisis y Reforma del Estado en diferentes países de la región, e introduce la noción de Gestión para Resultados en el Desarrollo (GpRD), ofreciendo una suerte de modelo conceptual de la GpRD y una metodología para su comprensión. Si bien puede resultar algo complejo, el trabajo indicado ayudará a comprender las discusiones en torno a la complejidad que supone una intervención planificada en contextos complejos como el de la región latinoamericana. Al respecto de esta discusión, en la segunda parte de esta clase (publicado en el siguiente post), se realizó una introducción a los enfoques de planificación normativa y el enfoque de planificación estratégica. Los mismos serán desarrollados con más profundidad en la próxima clase.

Saludos,

El equipo cátedra.

de planificacionsocialunsj Publicado en Clases

¿Para qué planificamos? (parte 1)

 

Hola gente!

En la clase de ayer miércoles intentamos resumir los puntos centrales tratados con anterioridad respecto a los conceptos de Política Social, Estado y Sociedad Civil. Analizamos también, brevemente y de forma introductoria, los tres tipos de política social que veremos en la materia: focalización, universalismo y políticas de transferencia de ingreso; destacando que sobre estos puntos volveremos con más profundidad más adelante. Hecho este resumen, comenzamos con los temas de la clase, en la cual intentamos responder a las siguientes preguntas: ¿para qué estudiamos trabajo social?, ¿para qué planificamos? ¿qué nos motiva a hacer lo que hacemos? ¿cuáles son los elementos centrales y básicos de una intervención planificada?, entre otras.

En el intento de responder estas preguntas, destacamos que no había una única forma de hacerlo, y explicamos que diferentes tipos de políticas implican diferentes tipos de intervención y, en consecuencia, suponen diferentes enfoques de planificación. Mencionamos, al pasar, los distintos enfoques de planificación que veremos a lo largo de las próximas clases, así como algunos términos clave que nos acompañarán el resto de la materia y a lo largo de nuestras intervenciones profesionales.

Intentamos responder a partir de ejemplos cotidianos a la pregunta ¿para qué planificamos?, abordando las múltiples respuestas y nuevas preguntas que fueron surgiendo. El tema giró en torno a lo que implica una intervención que se jacte de planificada.

Con frases como “No podemos saber dónde vamos, si no sabemos dónde hemos estado” (Proverbio Chino) o  “No es suficiente con imaginar el futuro, tenemos también que construirlo”   (C.K Prajalad), resaltamos la importancia de la planificación en toda intervención social. Como esquema general para ‘entrarle’ al tema, trabajamos sobre los elementos clave que supone una intervención planificada, reflejados en las siguientes imágenes…

Una intervención Planificada

Una intervención Planificada

Esta imagen ilustra la importancia de entender que toda intervención supone un proceso multi-actoral de cambio y transformación, basado en un profundo conocimiento de la situación inicial (que se desea cambiar) y un claro consenso sobre la situación final (que se desea alcanzar); proceso que implica el desarrollo de un conjunto de actividades lógicamente vinculadas y articuladas entre sí en un espacio y tiempo determinado.

Así, empezamos a plantear algunos de los elementos clave que una intervención planificada necesariamente debe tener. Hablamos de los conceptos ‘insumos’, ‘actividades’, ‘productos’, ‘resultados’ e ‘impactos’. Explicamos cómo cada uno de estos elementos está relacionado a determinados niveles de cambio. Dichos cambios los identificamos como de 1º nivel; 2º nivel, y 3º nivel.

Comprender la importancia y la especificidad de cada uno de los niveles de cambio de una intervención es central. Más allá del nombre, resulta clave identificar a qué refiere cada tipo de cambio y la relación que entre ellos existe en un lenguaje lógico de planificación. Si bien en algunas intervenciones los niveles de cambio se desagregan en cuatro y más niveles, la mayoría de los programas y proyectos contemplan estos tres: (a) cambios de primer nivel, referidos básicamente a los productos que son logrados directamente por las actividades mediante el uso de determinados insumos/recursos; (b) cambios de segundo nivel, referidos a los resultados, es decir, el logro de los  objetivos específicos de nuestro programa o proyecto; y (c) cambios de tercer nivel,  referidos al impacto, es decir, al alcance de los objetivos globales/finales de la intervención, o -dicho de otra manera- aquellos logros para los cuales nuestro proyecto o programa contribuye pero no es enteramente responsable.

Las intervenciones no se dan en el vacío sino que están situadas en un tiempo y espacio determinado, lo que las hace singulares y particulares. Al mismo tiempo, una intervención planificada supone un proceso, con diferentes tiempos, de corto, mediano y largo plazo, donde podemos situar cada uno de los elementos descritos y sus niveles de cambios, tal y como muestra la siguiente imagen.

 

Para comprender la relación y coherencia lógica entre los tres niveles de cambio destacamos la importancia de usar dos preguntas claves, a saber: ¿para qué? y ¿a través de qué? Si revisamos una planificación a partir del primer nivel de cambio, y -en consecuencia- pensamos actividades que se valen de insumos/recursos para lograr productos, la pregunta que nos ayudará a pensar es el ‘¿para qué?’ de estas actividades, y su respuesta nos ayudará a saber si las mismas apuntan o no al objetivo específico. De igual modo, con la misma pregunta, pero ahora sobre el objetivo específico o cambio de segundo nivel, podremos revisar si el logro de ellos contribuye o no al impacto o cambio general deseado (3º nivel de cambio). Si, por el contrario, revisamos la planificación partiendo de los niveles de cambio general, es decir el impacto deseado, entonces la pregunta que nos ayudará a construir una intervención lógica será ‘a través de qué’ resultados es posible contribuir a ese impacto. De igual modo, podemos relacionar los resultados (objetivos específicos) con los productos, preguntando a través de qué productos sería posible lograr el resultado deseado o el objetivo específico del proyecto.

Para ejemplificar esto, aprovechamos la experiencia impulsada por la Agencia para la Acción Social y la Cooperación Internacional de Colombia, en una de sus iniciativas para superar la pobreza extrema. Volvimos a analizar el caso presentado en la clase anterior referido al proyecto Red de Seguridad Alimentaria (ReSA), cuyo propósito fue el de impulsar proyectos de generación de alimentos para el autoconsumo de la población radicada en asentamientos marginales de los centros urbanos. El proyecto focalizó sobre la población más vulnerable de estos centros urbanos, donde se concentra la población más pobre del país. El documental caracteriza el desarrollo de este proyecto, donde todo el grupo familiar participa de manera activa en la dinámica productiva, fortaleciendo sus destrezas y articulando diferentes grupos familiares para contribuir al desarrollo de la comunidad. Una experiencia interesante para aprender de esta particular iniciativa para enfrentar la pobreza urbana.

Como se muestra en la gráfica de abajo, pudimos identificar de la experiencia analizada los diferentes niveles de cambio y su relación. Esto, que inicialmente suena complejo y difícil, resulta más sencillo cuando diferenciamos los niveles de cambio teniendo en cuenta lo siguiente. Los cambios de primer nivel, son los generados directamente por las actividades, lo que podríamos denominar productos (semillas entregadas, capacitación realizada, asesoramiento técnico brindado, huertas realizadas, conservas elaboradas, mejor organización comunitaria, etc.). Los cambios de segundo nivel son aquellos que son responsabilidad del proyecto, aquellos objetivos que son la razón de ser el mismo, los que responden al problema central que da sentido a la intervención. En este ejemplo, lograr un mejor nivel nutricional, ahorrar dinero a partir de una mayor autoproducción de alimentos y reducir el estrés o lograr una ocupación en personas adulto-mayores.  Finalmente, el tercer nivel de cambio refiere a aquellos cambios a los que la intervención contribuye pero no es enteramente responsable de lograr, es decir, los cambios a largo plazo, objetivos generales del proyecto o programa. Dicho de otra manera, son los efectos que los resultados de la intervención (cambios de segundo nivel) tienen en la zona y las familias en el largo plazo comparando la situación ‘sin’ intervención con la situación ‘con’ intervención. En el ejemplo, identificamos mejor calidad de vida y organización social, mayor sostenibilidad y autodependencia de las familias que participaron de la experiencia.

niveles de cambio ejemplo seguridad alimentaria

Esta clase comenzó preguntando el porqué de nuestra vocación de Trabajadores Sociales, y el para qué de este tipo de intervención en lo social. La mayoría de las respuestas iniciales hacían referencia a ‘ayudar’, ‘asesorar’, ‘informar’, ‘educar’, ‘concientizar’, etc, es decir actividades o acciones, pero no los resultados de las mismas. Inicialmente costó identificar el ‘por qué’ (justificación) y el ‘para qué’ (fundamentación) de estas actividades. De a poco fue surgiendo en la reflexión colectiva la importancia de visualizar los niveles de cambio, los diferentes tipos de efectos a corto, mediano y largo plazo que nuestra intervención puede tener. Comenzamos entonces a hablar de ‘lograr mayor equidad’, ‘distribuir riqueza’, ‘lograr sujetos de derecho’, ‘empoderar a las comunidades’, y ‘satisfacer necesidades básicas’ (educación, vivienda, trabajo), etc.

Este tema, y estas dificultades de identificar no sólo lo que hacemos sino el resultado que queremos lograr, dificultades que son recurrentes en el campo de las políticas y programas sociales, se ilustra de manera precisa en la experiencia de la Agencia de Cooperación Alemana Misereor, una de las agencias que mayor cantidad de programas y proyectos sociales desarrollo en África, Asia y América Latina. El video que compartimos acá desarrolla lo que entiende MISEREOR por ‘efectos’ en el trabajo de cooperación al desarrollo y cómo se pueden analizar los mismos. Tomando como base ejemplos concretos del trabajo en proyectos, la película ofrece explicaciones al respecto.

Sugerimos analicen, para la próxima clase, este video documental, identificando ejemplos donde claramente se evidencia esta relación entre actividades que se valen de insumos para lograr productos, los que a su vez contribuyen a un efecto o resultado, y -en el largo plazo- con un cambio de mayor nivel u objetivos generales. En la próxima clase reflexionaremos acerca de aquellos elementos identificados en el video, las dudas que nos generó y nos adentraremos en los tipos de planificación más usados, así como sus ventajas y desventajas.

Saludos…!

El equipo cátedra.

de planificacionsocialunsj Publicado en Clases

POLÍTICA SOCIAL Y PLANIFICACIÓN

 

Hola a tod@s!

En la clase de hoy lunes, primera clase del ciclo lectivo 2017, intentamos introducir el tema central de la unidad IPOLÍTICAS SOCIALES Y PLANIFICACIÓN. Revisión de los principales enfoques contemporáneos sobre las políticas sociales: universalismo, focalización y políticas de transferencias de ingresos.

Si bien la Asignatura Planificación Social es de carácter metodológico-instrumental en tanto se ubica en el Área Técnico Operativa del Plan de Estudios y tiene como propósito principal la capacitación en el manejo de conocimiento instrumental para la intervención profesional, creemos necesario partir del supuesto de que toda planificación se enmarca en una mirada o visión de lo social. Es decir, no se trata solamente de “aprender a aplicar enfoques o modelos de planificación” sino además contextualizar y ubicar esa planificación en el escenario de la política social, definida por un tipo de Estado particular que, a su vez, impulsa  determinado modelo de desarrollo en un momento histórico.

Siendo esta una clase introductoria, comenzaremos con una breve noción de Políticas Públicas y Sociales, las que iremos profundizando durante el desarrollo de la materia. Comenzamos analizando un breve video animado que intenta responder a la pregunta ¿Qué son las Políticas Públicas?

Luego, los participantes generaron preguntas, comentarios, y tomaron nota de términos clave usados en el video. A partir de esta primer ronda de intercambio, analizamos un segundo video, que profundiza un poco más en las Criterios básicos las Políticas Públicas, el que compartimos a continuación.

A partir de analizar estos dos videos, las preguntas y comentarios de los participantes, ofrecimos un simple concepto, como punto de partida, según lo presenta Ernesto Aldo isuani (2007). Comenzamos por una lluvia de ideas/nociones que tenían los participantes respecto a qué es una política social. En la discusión, apareció desdibujada la noción de Estado, Sociedad Civil y Políticas sociales. usamos el siguiente gráfico para comprender la relación entre estos términos, y dar sentido al concepto utilizado de Isuani.

A partir de este concepto, brindamos muchos ejemplos, relacionando las preguntas de los participantes y los elementos que ofrecen los dos videos analizado con anterioridad.

Abordar el tema de las políticas sociales es partir de la tensión entre  el principio de igualdad como reconocimiento de derechos sociales universales y expansión de la ciudadanía y la desigualdad producida por el capitalismo. Una distinción que es necesario realizar es la que existe entre los conceptos de pobreza y el de desigualdad social. Pobreza refiere a la definición de un estado en el que se encuentra grupo poblacional en relación a indicadores: NBI, Línea de pobreza y otros. Desigualdad es un concepto relacional que refiere a la distribución de la riqueza y oportunidades en el acceso a bienes y servicios. Ambas problemáticas sociales no pueden abordarse sólo desde la política social sino también desde la política económica (política tributaria, de empleo, salarial). A su vez, no existe sólo una forma de definir y de explicar estos fenómenos sociales. Las diferentes miradas sobre los mismos se traducen luego en distintas formas de abordarlo, es decir en distintas políticas económicas y sociales definidas en ese sentido.

Destacamos que, en el fondo, son dos grandes principios que giran en torno a la forma en que se deciden e implementan las políticas sociales: principios de igualdad y de equidad. Mediante la siguiente gráfica, intentamos ilustrar cómo juegan estos principios mediante la siguiente gráfica. Por un lado analizamos cómo el modelo capitalista y la economía de mercado han ido sesgando una realidad caracterizada por las grandes desigualdades sociales (una mayor brecha entre pobres y ricos). Luego, imaginamos qué ofrecería en esta situación (a la izquierda de la gráfica) una política que privilegia principios de igualdad y qué una que privilegie principios de equidad.

Analizamos, siguiendo la analogía de la gráfica, situaciones y tipos de política en Argentina que podrían privilegiar ambos principios. En torno a ello, introducimos brevemente la noción de políticas universales, políticas focalizadas y políticas de transferencia de ingresos, a saber:

  • UNIVERSALISMO: se funda en la necesidad de obtener diferentes resultados en la relación entre política social y ciudadanía, contribuyendo a transformar positivamente aquello que representa posiblemente la mayor debilidad respecto a las reformas de los veinte años recientes, esto es, la reducción de las desigualdades y la construcción de ciudadanía.
  • FOCALIZACIÓN: las políticas sociales focalizadas son aquellas que se proponen beneficiar exclusivamente a sectores poblacionales que se hallan por debajo de cierto umbral de pobreza o riesgo social. Es decir, tiene como objetivo fundamental concentrar los recursos disponibles en una población de beneficiarios potenciales, claramente identificada, y luego diseñar el programa o proyecto con que se pretende atender un determinado problema o necesidad insatisfecha, teniendo en cuenta las características de esa población, a fin de elevar el impacto o beneficio potencial per cápita. Se formulan pensando en un grupo o categoría social específica como beneficiario.
  • POLÍTICAS SOCIALES DE TRANSFERENCIA DE INGRESOS: Se trata de políticas sociales cuya modalidad característica es la transferencia de ingresos, por lo general también focalizada en determinados grupos sociales. Esta denominación —adoptada en sentido genérico—, alude a un sistema de protección social pensado para hacer frente al aumento del desempleo y de la pobreza. El mismo consiste en la transferencia de una determinada cantidad de remuneración para que sea utilizada por el ciudadano en el mercado para la resolución de sus necesidades. En este sentido se diferencia de la transferencia de un bien o servicio, característica de las políticas sociales tradicionales.

En futuras clases volveremos sobre estos temas. Analizaremos entonces las ventajas y desventajas de los distintos enfoques, los contextos en los que surgen, enfatizando en la consideración de la política social como una síntesis de la lucha entre las fuerzas políticas y sociales de la Sociedad Civil y del aparato del Estado. En esta primera clase básicamente nos detuvimos en la caracterización de los principales enfoques actuales sobre las políticas sociales: universalismo, focalización [1] y políticas sociales de transferencias de ingresos [2].

Para profundizar en estos temas se recomienda leer los siguientes trabajos:

Universalismo, ciudadanía y Estado en la política social latinoamericana de Luciano Andrenacci y Fabián Repetto.

“Ciudadanía y capacidad estatal: dilemas presentes en la reconstrucción de la política social Argentina”, de Fabián Repetto y Luciano Andrenacci.

¿Quiénes deciden la Política Social? Economía Política de Programas Sociales en América Latina (capítulo 1 y 6), de Boncecchi, Johannsen y Scartassini.

Luego de esta presentación, como se dijo introductoria, analizamos un programa en concreto, como una forma de ir visualizando la llegada a terreno de una política social, en este caso dentro de las conocidas como de Seguridad Alimentaria. Con la intención de ampliar  el horizonte de los alumnos, usamos un caso de colombia:  Red de Seguridad Alimentaria ReSA. Este documental refleja la experiencia de la Agencia para la Acción Social y la Cooperación Internacional de Colombia, en una de sus iniciativas para superar la pobreza extrema. El propósito de la Red de Seguridad Alimentaria ReSA fue impulsar proyectos de generación de alimentos para el autoconsumo de la población radicada en asentamientos marginales de los centros urbanos. El proyecto focalizó sobre la población más vulnerable de estos centros urbanos, donde se concentra la población más pobre del país. El documental caracteriza el desarrollo de estos proyectos, donde todo el grupo familiar participa de manera activa en la dinámica productiva, fortaleciendo sus destrezas y articulando diferentes grupos familiares para contribuir al desarrollo de la comunidad. Una experiencia interesante para aprender de esta particular iniciativa para enfrentar la pobreza urbana.

Este caso, y otros que analizaremos en las próximas clases, la intención de vincular conceptos y nociones teóricas sobre políticas sociales, planificación y evaluación con experiencias prácticas reales. Ojalá sirva para ir comprendiendo mejor los temas centrales de la cátedra. por favor, no dejen de leer las lecturas indicadas!

Hasta la próxima clase! Saludos del equipo cátedra!

———-

Notas:

[1] Enlaces relacionados para ver distintos modelos de programas sociales focalizados en Argentina: (a) documento anlítico sobre el Plan Jefes y Jefas de Hogar desocupados y video documental sobre el Programa Familias por la Inclusión Social

[2] Enlaces relacionados para incursionar sobre casos de políticas sociales de transferencias de ingresos: (a) Análisis de la experiencia argentina en políticas de transferencias monetarias durante la última década, y (b) el Modelo Francés de transferencias de ingresos: principios, organización y funcionamiento del RMI

de planificacionsocialunsj Publicado en Clases